¿Aprobarías nuestro test financiero?

Coincidiendo con la semana de la educación financiera, desde Uncommon Finance queremos proponerte un reto, un test para poner a prueba tus conocimientos sobre finanzas e inversión. Da igual si es porque quieres hacerte rico, porque quieres llegar a la jubilación con los deberes hechos o simplemente porque quieres comenzar a gestionar tus finanzas, vas a necesitar un conocimiento mínimo en ahorro e inversión.

Sólo son 5 preguntas sobre finanzas, ¿te animas?

1. Si tienes 1.000 euros en una cuenta de ahorro que te ofrece una rentabilidad anual del 1%, después de 3 años, ¿cuánto dinero tendrás?

a) Más de 1.010 euros.

b) Menos de 1.010 euros.

c) Exactamente 1.010 euros.

2. Supón que la rentabilidad que te ofrece tu cuenta de ahorro es del 1% anual y la inflación se sitúa en el 2% anual. Después de un año, ¿con el dinero que tienes en la cuenta podrás comprar más, menos o lo mismo que hoy en día?

a) Más.

b) Lo mismo.

c) Menos.

3. Considerando que solicitas el mismo importe, una hipoteca a 20 años implica pagar unas cuotas mayores que una hipoteca a 30 años, pero los intereses serán menores.

a) Verdadero

b) Falso

4. Comprar acciones de una sola empresa normalmente te ofrece una rentabilidad más segura que un fondo de renta variable.

a) Verdadero

b) Falso

5. Si logras obtener todos los años una rentabilidad del 8% sobre tu inversión inicial de 10.000 euros, ¿cuánto tardarás en doblar la aportación inicial?

a) Menos de 4 años.

b) De 5 a 7 años.

c) De 8 a 10 años.

d) Más de 10 años.

Respuestas

1. Si tienes 1.000 euros en una cuenta de ahorro que te ofrece una rentabilidad anual del 1%, después de 3 años, ¿cuánto dinero tendrás?

a) Más de 1.010 euros.

Si inviertes 1.000 euros al 1% al cabo de un año habrás ganado 10 euros. Después de 3 años habrás ganados al menos 30 euros. Pero no sólo eso, después de un año tienes 1.010 euros, por lo que el interés del 1% se aplicará sobre esos 1.010 euros, no sobre 1.000 euros, así que en el segundo año habrás ganado 20,1 euros.

Es lo que se llama el interés compuesto, a medida que aumentan tus ahorros lo hacen tus ganancias.

Si inviertes 1.000 euros al 1% durante 3 años habrás ganado… ¡30,29 euros! Está bien, pero no te vas a hacer rico. Incluso si obtuvieses un 10% de rentabilidad tus ganancias sólo ascenderían a 330,99 euros.

Por tanto, la cantidad que ahorres es mucho más importante que la rentabilidad que puedas obtener, sobretodo en los primeros años.

La rentabilidad escapa a tu control, en cambio la tasa de ahorro que logres obtener sobre tus ingresos no. Céntrate en ahorrar. Cuanto más ahorres y más temprano, más tendrás en un futuro.

2. Supón que la rentabilidad que te ofrece tu cuenta de ahorro es del 1% anual y la inflación se sitúa en el 2% anual. Después de un año, ¿con el dinero que tienes en la cuenta podrás comprar más, menos o lo mismo que hoy en día?

c) Menos

La inflación es el aumento generalizado y sostenido del nivel de precios. Si la inflación es del 2% quiere decir que el coste medio de los productos aumenta un 2%. Lo que significa que, si tu cuenta de ahorro te remunera un 1%, estás perdiendo un 1% de poder adquisitivo al año.

Lo mismo ocurriría si tu cuenta de ahorro te remunerase un 2% y la inflación se situase en el 3%.

Cuando hablamos de rentabilidad de la inversión, si no consideramos el efecto de la inflación nos estaremos refiriendo a la rentabilidad nominal. Sin embargo, si consideramos la inflación en dicha rentabilidad, es decir, si restamos la inflación a la rentabilidad obtenida, estaremos hablando de rentabilidad real.

Al gestionar tu patrimonio tendrás que tratar de obtener una rentabilidad superior a la inflación, de otro modo estarás perdiendo poder adquisitivo.

3. Considerando que solicitas el mismo importe, una hipoteca a 20 años implica pagar unas cuotas mayores que una hipoteca a 30 años, pero los intereses serán menores.

a) Verdadero

Imagínate que solicitas una hipoteca de 150.000 euros para comprarte un piso. Si solicitas la hipoteca a 30 años, con un tipo fijo del 3% tu cuota mensual será de 632 euros. Después de 30 años habrás pagado un total de 77.675 euros en intereses.

En cambio, si solicitas una hipoteca a 20 años a un 2,75% (el tipo de interés será menor al disminuir el horizonte temporal) tu cuota mensual será de 813 euros. Son 181 euros más al mes. Sin embargo, después de 20 años habrás pagado un total de 45.180 euros en intereses, 32.495 euros menos que en la hipoteca a 30 años.

Esto es así porque en la hipoteca a 20 años la amortización del principal lo realizas a un ritmo superior, de tu cuota mensual un mayor porcentaje va destinada a amortizar el principal que a pagar intereses, especialmente en los primeros años. Durante los primeros años de una hipoteca la mayor parte de la cuota va destinada a pagar intereses (gasto), no a amortizar el principal (deuda).

4. Comprar acciones de una sola empresa normalmente te ofrece una rentabilidad más segura que un fondo de renta variable.

b) Falso

Cuando inviertes a través de un fondo de inversión, indexado o activo, estás invirtiendo en una cesta de acciones, desde una docena hasta cientos de acciones correspondientes a compañías de diversos sectores y geografías. De esta manera estás diversificando el riesgo que asumes, si alguna de estas empresas quebrase, la pérdida se vería compensada con los beneficios de otras empresas.

En cambio, si compramos acciones de una única compañía, estaremos expuestos a perder el 100% de nuestra inversión.

5. Si logras obtener todos los años una rentabilidad del 8% sobre tu inversión inicial de 10.000 euros, ¿cuánto tardarás en doblar la aportación inicial?

c) De 8 a 10 años.

Después de un año tendrás 10.800 euros. Transcurridos dos años, el 8% de rentabilidad se aplicaría a esa cantidad. Lo que significaría que tendrías 11.665 euros…

Si te parece complicado, aquí tienes una regla sencilla, la “regla del 72”. Divide 72 entre la rentabilidad exigida a una inversión y obtendrás la cifra (en años) que tardarás en doblar la inversión inicial.

En este caso, si la rentabilidad anualizada es del 8%, tardarás 9 años en logar doblar la inversión inicial. Si, por ejemplo, la rentabilidad fuese del 6%, tardarías 12 años en doblar la inversión. Con una rentabilidad del 5%, 14,4 años.

Desde Uncommon Finance somos conscientes de la importancia de la educación financiera, por ello decidimos lanzar Programa F.I/R.E, un programa de formación en finanzas personales con fiolosfía taller, para aprender a invertir con criterio y sentido común.