Si tienes menos de 50 años preocúpate mucho de tu pensión

¡Últimas plazas!

Hemos abierto convocatoria para la tercera edición de PROGRAMA FIRE presencial y online en directo.
Solo 15 plazas en total. Parcialmente completado.

Esta afirmación no es mía, sino de Pablo Fernández (Profesor de Finanzas del IESE) en su último informe sobre la Rentabilidad de los Fondos de Pensiones en España.

Todo hace pensar que la pensión pública no va a durar muchos años más, al menos tal y como la conocemos. Una tasa de natalidad bajísima que hace que nuestra pirámide de población parezca un champiñón, aumento progresivo de la deuda consolidada del Estado, reducción anual de la “hucha de las pensiones”, descenso continuado del número de afiliados a la seguridad social mientras el número de pensionistas continúa aumentando… En fin, un futuro nada halagüeño.

Es evidente que tarde o temprano habrá que modificar el sistema actual, bien con un impuesto específico a las pensiones, subida de las cotizaciones, incentivos al ahorro de los ciudadanos o cualquier otra solución que se les ocurra a los expertos.

Con este panorama en el horizonte muchos se plantearán abrir su plan de pensiones privado para complementar la pensión pública, y ese es el objeto de de estudio de Pablo Fernández. Al leer las conclusiones sobre el análisis de la rentabilidad de este producto en el período 2003–2018 le entran a uno las ganas de llorar. Ahí van las principales:

– La rentabilidad media anualizada de los fondos de pensiones fue de 2,11%, por debajo de la rentabilidad media de los bonos del Estado a 15 años (4,55%).

– Sólo 12 de los 385 fondos de pensiones con 15 años de historia obtuvieron una rentabilidad superior a los bonos del Estado.

– 4 de los fondos obtuvieron rentabilidad negativa en dicho período.

– A diciembre de 2018 los fondos de pensiones gestionaban 72.237 millones de euros de 7,6 millones de partícipes.

– A pesar de las comisiones explícitas (gestión, depósito, de suscripción y reembolso) una parte importante se dirige a gastos de comercialización, y en muchos casos los comerciales perciben retribuciones superiores a los gestores.

Pues así están las cosas. Si además tenemos en cuenta que las aportaciones a los planes de pensiones no suponen una exención fiscal, sino un diferimiento, y en el futuro habrá que tributar por dichas aportaciones como rendimientos del trabajo, apaga y vámonos.

Considerando la situación futura de las pensiones públicas y la rentabilidad de los fondos de pensiones privados, parece razonable que tengamos que comenzar a preocuparnos por nuestras finanzas personales y crear nuestra propia cartera de inversión. Y tú, ¿cómo gestionas tus ahorros?

¡Últimas plazas!

Hemos abierto convocatoria para la tercera edición de PROGRAMA FIRE presencial y online en directo.
Solo 15 plazas en total. Parcialmente completado.