Uncommon Finance ¿Qué está pasando?

El MSCI ACWI Equal Weighted Index ha rendido un 1 % al año desde 2007

El índice MSCI ACWI es el índice representativo de los mercados a nivel mundial, contiene también a los países emergentes. Aglutina un total de 23 países desarrollados y 24 países emergentes. El país con mayor ponderación en este índice es EEUU con un 53%.

A continuación podemos ver la totalidad de los mercados donde invierte el índice.

El Índice MSCI ACWI Equal Weighted está basado en el anterior participando en todos sus mercados pero con la significativa diferencia de que pondera a todos los países participantes de igual forma. En el gráfico que encabeza este post se muestra el rendimiento de este índice, como podemos observar ha rendido sólo un 1 % al año desde el año 2007. Si lo comparamos con el rendimiento a diez años del Índice MSCI ACWI que es de un 8,7%, parece un rendimiento ridículo, sobre todo si tenemos en cuenta que en este periodo se ha desarrollado el mercado alcista más potente de la historia. La clave de todo esto reside en la fuerte ponderación que hacen estos índices mundiales de la bolsa preponderante en el orden mundial, en este caso la de Estados Unidos.

Fuente: Bloomberg and MSCI.com.

Gráfico de contracción del PIB con drawdown

Este gráfico es sumamente interesante en la manera de presentar las contracciones y recuperaciones del PIB, en este caso de USA, que vale para cualquier país.

En lugar de poner las variaciones interanuales o trimestrales, que no son muy limpias, lo calcula de la misma manera que el Drawdown en los mercados financieros, es decir, la caida máxima desde el máximo previo (link).

De esta manera tenemos un gráfico tan limpio como explicativo. Tanto para la magnitud de caida real, como su recuperación y esperada evolución.

La caída real es equivalente al riesgo real en los mercados y las carteras de inversión, una medida de riesgo más realista e importante que por ejemplo la volatilidad.

Nos deja dos lecturas interesantes, la primera es que en USA se ha recuperado un 96% desde el “suelo” de la caida…. pero aun así todavía está en el segundo peor momento desde la segunda guerra mundial. La segunda lectura es que todavía quedarían 5 trimestres (final 2021) para salir completamente de la recesión en este país.

Fuente imagen: @biancoresearch

Distorsión de la relación clásica renta variable y fija

Históricamente ha existido una correlación negativa entre la renta variable (acciones) y la renta fija gubernamental (bonos del Estado), por lo que al incluir ambos activos en una cartera de inversión estábamos diversificando el riesgo. De ahí surgen algunas de los portfolios más conocidos, como el clásica 60/40 (60% renta variable y 40% renta fija).

Esta relación clásica se ha ido distorsionando en los últimos años, otra de las consecuencias de las inyecciones masivas de liquidez de los bancos centrales (link). En la imagen podemos ver la correlación histórica entre la renta variable europea (MSCI World) y el bono alemán a 10 años (bund), como vemos esta correlación hasta hace poco era negativa y alta, de forma que en la crisis financiera y años posteriores la renta fija se revalorizaba en momento en los que las acciones caían y viceversa. Sin embargo, en los últimos años esta correlación se ha ido a 0 (sobre todo en 2020) de manera que la relación entre ambos activos parece aleatoria.

La cuestión es si esta distorsión es algo temporal o permanecerá en el tiempo, lo que significaría que la renta fija ya no prestaría una de sus utilidades principales que es la de cobertura frente a la renta variable y tendría implicaciones de gran calado en el diseño de carteras.

Fuente: Nordea

El desplome del sector energético

Durante estos meses hemos comentado en muchas ocasiones que las caídas no han afectado por igual a todos los sectores y en el caso del sector energético está siendo de los que más está sufriendo.

En la imagen puedes ver el máximo drawdown (caída máxima desde un pico) de este sector en relación con el S&P 500, es decir, el máx DD del sector menos el del S&P 500. De manera que se puede observar cuanto más han sufrido los inversores en este sector que los que invierten de manera diversificada en el principal índice americano.

Desde 1928 es dificil ver sectores que pierdan un 35% más que su índice, pero en este caso el sector de energía está perdiendo un 60%, incluso más que el sector tecnológico después de que estallase la burbuja puntocom.

Fuente: Sentiment trader

¿Habrá que sumar una burbuja inmobiliaria en el aterrador panorama económico americano?

El precio medio de las viviendas existentes en EEUU creció un 14,8% en septiembre alcanzando un valor medio de 311.800 dólares. De esta forma continúa la exorbitante escala de precios en el panorama inmobiliario estadounidense tal y como podemos constatar en el gráfico.

A diferencia de en el mercado inmobiliario europeo, parece ser que las incertidumbres económicas generadas por el Covid 19 no han hecho mella en el mercado inmobiliario de EEUU a tenor de las cifras de ventas de viviendas en septiembre que aumentaron en 500.000 con respecto al septiembre del año anterior. Este dato es más significativo si cabe teniendo en cuenta que el fin de verano y principios de otoño suele ser malo para el mercado inmobiliario.

La subida del precio tiene un condicionante claro la escasez en la oferta de vivienda disponible para compra. En el gráfico se muestra la oferta de vivienda en San francisco, pero muchas otras ciudades no le van a la zaga.

Fuente: zerohedge.com

Bitcoin re-testeando su segundo máximo histórico

Bitcoin se encuentra actualmente al pie de los $14,000 ($13,500 en este momento). $14,000 ha sido lo máximo que alcanzó en Junio de 2019 tras la caída desde los $20,000 de finales de 2017 y no ha vuelto a ser alcanzado.

Este nivel es particularmente relevante porque de ser superado, esto pondría a Bitcoin en una posición de muchísima fuerza, considerando que poco a poco, cada vez aumenta la percepción de Bitcoin como un safe-haven asset. La demanda por parte del dinero institucional empieza a crecer y fortalecerse.

La correlación con el S&P500 aún se percibe pero ha disminuido ligeramente. En cualquier caso, cualquier caída en el stock market pondría mucha presión también sobre Bitcoin, como hemos podido ver en los pasados días tras alcanzar los $13,800.

Aunque aún parece muy pronto para que comiencen los fuegos artificiales que anunciaba el Bitcoin Halve, las estadísticas dicen que la gran escalada se produciría de 18 a 24 meses desde el halving, y tan solo llevamos escasos 6 meses. Sabemos que las subidas muy rápidas en Bitcoin, tienden a compensarse con grandes bajadas.

En definitiva, es interesante ver como el dinero institucional cada vez va viendo a Bitcoin como una alternativa más viable y eso da a Bitcoin un futuro muy prometedor a muy largo plazo.