Uncommon Finance ¿Qué está pasando?

Suscríbete gratis a nuestra Newsletter

Recibirás semanalmente artículos, herramientas y novedades

Déjame leerlo primero >

Cómo evaluar Bitcoin

La evaluación de criptoactivos es, hoy día, de lo más complejo en el ámbito de la valoración financiera. Dentro de los criptoactivos, aquellos que son unidades generadoras de dinero se pueden valorar con métodos parecidos a los que aplicamos a las empresas (descuento de flujos de caja, múltiplos etc), pero cuando salimos de esta subcategoría el tema se complica mucho.

Es lo que sucede con las criptomonedas. No existe una metodología, y se mezclan diversas diciplinas, desde las fórmulas de la velocidad y cantidad de dinero, a valorar la propia red (ordenadores, nodos) para ver qué hacen sus participantes. Fundamentalmente (1) oferta monetaria, (2) seguridad y (3) nivel de uso. A ello hay que añadir la complejidad técnica (todavía sigue siendo muy tecnológico, conceptos difíciles de entender, hay una barrera en este sentido).

La imagen muestra un marco interpretativo que me parece muy interesante y clarificador, diferencia el criterio de evaluación de Bitcoin en funciónn del usuario y sus objetivos. En concreto:

1/ Todos aquellos que tienen la criptomoneda en general (Layer 1, la base) -> Evaluar la salid de la red. Ej.: volumen de transacciones, direcciones activas u oferta de dinero.

2/ Inversores y gestores de largo plazo (Layer 2) -> Evaluar el comportamiento de compradores y vendedores. Ej.: posiciones de los compradores, coste de mantenimiento, ventas.

3/ Gestores activos (Layer 3) -> Valoraciones relativas para ver ineficiencias en el precio. Ej.: Velocidad de circulación del dinero.

Hay que señalar que toda esta información, los criterios de los puntos 1, 2 y 3, es completamente pública, se puede analizar toda (posiciones, coste etc), con lo que los métodos de análisis se pueden realizar por cualquiera y están al alcance en muchas páginas.

Un nuevo campo de conocimiento y comprensión se abre ante nosotros.

Fuente imagen: Ark Invest.

Suscríbete gratis a nuestra Newsletter

Recibirás semanalmente artículos, herramientas y novedades

Déjame leerlo primero >

Acciones, bonos y efectivo, cien años de datos

Si nos atenemos a la evidencia en un periodo de 100 años las acciones deberían tener un mejor comportamiento que los bonos y el efectivo.

En el gráfico podemos ver los rendimientos del SP 500 por diferentes periodos. El periodo más próspero fue el de 1978 al 1999 (también el más prolongado) que obtuvo un rendimiento del 17,2% (recuerden son rendimientos anualizados). Pero esto sería mostrar sólo una cara de la moneda ahora vamos a ver la volatilidad de cada periodo.

Como podemos observar las volatilidades de las acciones suelen hacer que uno desee un menor rendimiento si así consigue reducir la volatilidad. El periodo de mayor rendimiento conllevó una volatilidad del 12,5%, que aun no siendo la más destacable en la tabla, produce vértigo. La palma se la lleva, si a volatilidad nos referimos, el periodo de 1928 al 1941 con 31 % de volatilidad. Todos conocemos el crack del 29 y sus prolongadas consecuencias.

Ahora en la siguiente tabla vamos a comparar las acciones con los bonos, el efectivo y también con la inflación.

La década de 1970 fue en realidad peor que la de 1930 en lo que respecta a rendimientos reales una vez restada la deflación al segundo periodo y sumada la inflación al primer periodo. Los rendimientos entre 1969-1977 fueron negativos para las acciones, los bonos y el efectivo una vez descontada la inflación.

Sólo en dos periodos los bonos vencen a las acciones (1928-1941 y 2000-2008).

Para evitar los excesivos vaivenes del mercado se utilizan los bonos como estabilizador de cartera. En la siguiente tabla se comparan los peores días del SP 500 con los peores años de los bonos a 10 años.

Como podemos observar hay sesiones de mercado en el mundo de las acciones que duplican las pérdidas de un año entero de mercado de bonos a 10 años, alucinante.

Fuente: awealthofcommonsense.com

Suscríbete gratis a nuestra Newsletter

Recibirás semanalmente artículos, herramientas y novedades

Déjame leerlo primero >

El resurgir de China

China ha logrado batir expectativas y ha cerrado el 2020 con un crecimiento de 2,3% de su PIB. Como ya comentábamos hace unos meses, es de las pocas economías que ha logrado alcanzar la recuperación en “V”. La segunda economía mundial es la que está liderando el crecimiento, en el último trimestre del año +6,5%, por lo que probablemente superará a EEUU antes de lo previsto.

El control de coronavirus, junto a los estímulos fiscales y monetarios han potenciado la inversión en el país asiático. La recuperación ha sido gracias al aumento de la producción y las exportaciones, sin embargo el consumo ha crecido menos de lo esperado, los salarios de los trabajadores todavía no están en los niveles pre-covid y eso ha provocado en una menor demanda interna.

Además de la recuperación económica, China también está experimentando una recuperación en los mercados, y se encuentra en máximos de los últimos 13 años, gracias principalmente a las compañías tecnológicas.

Fuente: Bloomberg

Suscríbete gratis a nuestra Newsletter

Recibirás semanalmente artículos, herramientas y novedades

Déjame leerlo primero >

Confianza de los inversores minoristas vs profesionales

Hace unos días comentábamos la euforia desbocada que están experimentando los inversores. Tras el optimismo inicial, a medida que se iba saliendo del confinamiento y los mercados se comenzaban su recuperación, los inversores se han ido animando.

En línea con esta situación, podemos observar cómo la confianza de los inversores minoristas en el mercado (línea roja) también se encuentra en niveles muy altos. Esta confianza se puede definir como el optimismo de los inversores, la percepción de que la rentabilidad esperada es alta para los próximos meses. A estos inversores minoristas se les suele llama “dumb money” (dinero tonto).

Por contra, a los inversores profesionales e institucionales se les denomina “smart money” (dinero listo), lo curioso es la divergencia que existe entre la opinión de unos y otros y cómo ahora mismo ese dinero listo tiene una confianza muy baja, similar a los meses previos al crash de marzo, y cómo cuando las bolsas estaban en mínimos y la confianza del minorista se había desplomado ellos se encontraban en los niveles opuestos.

Fuente: RIA

Suscríbete gratis a nuestra Newsletter

Recibirás semanalmente artículos, herramientas y novedades

Déjame leerlo primero >

Pronósticos lanzados para el SP 500 a fines de 2021

Es costumbre americana, al igual que la predicción del tiempo por parte de la marmota, que las principales firmas de Wall Street a principios de año lancen sus pronósticos sobre dónde terminará el SP 500 a fin de año.

Este año no ha sido la excepción, en la tabla se muestran las predicciones de las principales casas financieras. Como podemos observar todos se muestran optimistas con el presente año, la media de las predicciones se sitúa en los 4000 puntos para el SP 500, estando en este preciso momento cotizando en 3780 puntos. La firma más optimista es JP Morgan que estima que el SP 500 estará el 31 de diciembre en los 4400 puntos. Los más pesimistas opinan que el índice se quedará más o menos donde está, 3800 puntos (Citi y Bank of America).

Siempre hago propósito de apuntarme estas cifras y ver quién se acerca más al resultado, pero nunca he sido capaz de realizarlo quizás por pereza. A ver si este año cumplo mi promesa.

Fuente de la tabla: realinvesmentadvice.com

Suscríbete gratis a nuestra Newsletter

Recibirás semanalmente artículos, herramientas y novedades

Déjame leerlo primero >

El indicador de Buffett disparado

El indicador de Buffett mide la relación entra la capitalización bursátil y el PIB de un país, generalmente se utiliza en el caso de EEUU. En mayo del año pasado ya comentábamos que este indicador continuaba alcanzando valores máximos históricos debido a la caída del PIB del país americano.

Han pasado 9 meses y el indicador continúa alcanzando niveles nunca vistos, actualmente se encuentra en niveles del 190% (línea verde de la imagen) ¿Cómo se interpreta esto? Aunque analizando este indicador de forma aislada no podemos tener una perspectiva completa de la situación del mercado, de modo orientativo y basándonos en valoraciones históricas:

  • Cuando el indicador se sitúa por debajo del 75% nos encontraríamos en un mercados infravalorado.
  • Si el indicador se encuentra por encima 115% estaríamos en un mercado sobrevalorado.

A modo de ejemplo, antes del estallido de la burbuja puntocom el indicador se situaba en valores del 150% y en los meses previos al comienzo de la crisis financiera en 110%. Actualmente nos situamos en valores del 190%. Una variante de este indicador es la de añadir en el denominador el total de activos de los que dispone la Reserva Federal (línea azul) de manera que los niveles caerían hasta el 141%, igualmente altos.

Fuente: GuruFocus

Suscríbete gratis a nuestra Newsletter

Recibirás semanalmente artículos, herramientas y novedades

Déjame leerlo primero >