Uncommon Finance ¿Qué está pasando?

Suscríbete gratis a nuestra Newsletter

Recibirás semanalmente artículos, herramientas y novedades

BTC. Volatilidad en mínimos, correlación en máximos.

La volatilidad de Bitcoin se encuentra en mínimos no vistos desde marzo de 2019. En aquel periodo Bitcoin permaneció estable en la linea de los $5,000 para luego ascender lentamente hasta los $10,000.

Tras la caída inicial generada por la crisis del Covid-19 en Marzo 2020, durante la cual hubo una gran caída seguida de una rapidísima recuperación, de ahí el pico enorme de volatilidad.

A día de hoy, Bitcoin se encuentra en una situación de calma que no suele ser tan normal, será esta la calma que precede a la tormenta? Lo que desconocemos es qué dirección llevará dicha tormenta.

Lo que sí podemos afirmar es que la crisis del Covid-19 ha disparado la correlación entre Bitcoin y el S&P500 que es cada vez mayor y se encuentra en el periodo más alto, por tanto no sería de extrañar que ambos activos se vieran afectados de manera proporcional si la correlación continua de esta manera.

Correlación BTC – S&P500

Los peligros del trading para novatos

Durante esta confinamiento las plataformas de trading como Robinhood se han popularizado y su número de usuarios ha crecido de manera increíble. Inversores muy jóvenes han comenzado a operar durante la crisis del coronavirus (link), atraídos por motivos varios: la falta de comisiones, una nueva forma de entretenimiento / ocio en ausencia de ligas deportivas y apuestas o “gurús” que predicaban que con el trading cualquiera puede ganar dinero.

Esto ha provocado una avalancha de nuevos inversores con bajos o nulos conocimientos financieros hacia productos complejos y arriesgados, todo un despropósito. Al final estos “cantos de sirena” para ganar dinero fácil acaban chocando con la realidad. Según un estudio reciente, las rentabilidades obtenidas por los inversores en estas plataformas de social trading son muy pobres. Según Burton Malkiel (link), economista de Princeton, los traders de Charles Schwab obtuvieron una rentabilidad media de 1,59% en un período de 6 años y en el caso de otra plataforma brasileña sólo el 3% de los usuarios obtuvieron beneficios.

En la imagen podemos ver las rentabilidades de las estrategias “follow the leader” de las plataformas Ayondo y Wikifolio. Esta estrategia consiste básicamente en replicar las operaciones de los “mejores” traders, el problema es que tras ser elegidos los mejores sus rentabilidades son desastrosas, pérdidas de hasta el 100%, lo que evidencia que sus resultados no son consistentes en el largo plazo. Me temo que es probable que en los próximos meses los nuevos traders sufran las consecuencias de la locura que estamos viviendo ahora.

Fuente: Market Watch

El poder predictivo de la bolsa sobre las elecciones en EEUU

Si no tuviéramos bastante con el paupérrimo panorama económico dejado atrás por la pandemia pronto tendremos que sumar las expectativas generadas por las elecciones en EEUU. Será en noviembre y podréis pensar que todavía queda casi medio año para ello pero la bolsa en ésto tiene la última palabra.

En el gráfico aparece el comportamiento del SP 500 en el año de elecciones americanas. Arriba en naranja aparece el comportamiento de éste cuando hubo reelección del presidente en activo. Abajo en azul aparece el comportamiento del citado índice cuando gana el otro candidato.

Es curioso observar el patrón que se suele repetir. El 87 % de las veces desde el año 1928 el mercado predijo la reelección del presidente en activo con una subida de la bolsa que empezó a producirse tres meses antes de la fecha de la elección. Al revés pasa cuando es elegido el candidato, las bolsas empiezan a caer también tres meses antes de la fecha de la elección.

No son las meigas es la bolsa, así que anden pendiente a partir del 1 de agosto a ver que nos pronostican las bolsas.

Fuente: thereformedbroker.com

La bolsa descuentan un escenario con gran crecimiento del PIB para 2021

Las bolsas están descontando una destrucción de la economía fuerte pero breve y una recuperación “asombrosa” para el 2021 algo muy parecido a lo que nos muestra este gráfico.

En él se muestra el crecimiento del PIB para el mundo y para China en porcentaje. Los valores para el presente año y el que viene son estimaciones. Este año la economía China acabaría creciendo un 1,2 % y la mundial sólo descendería a fin de año un 3 %. Para el año que viene las estimaciones son aun más optimistas China crecería a un 9,2%, mucho más de lo que venía hacia años anteriores donde se notaba una clara desaceleración en su economía y el mundo registraría un crecimiento de un 5,8% que doblaría el crecimiento presentado en años precedentes.

Fuente: Credit Suisse (vía FMI).

La realidad del S&P 500

Desde los mínimos de marzo, la bolsa americana ha experimentado un rebote espectacular que ha hecho que prácticamente haya recuperado toda la caída y en lo que va de año sólo pierde un 0,7%, increíble si tenemos en cuenta que llegó a caer 34%. Algo que no deja de sorprender teniendo en cuenta la situación de la economía global y con la pandemia descontrolada en EEUU.

Sin embargo, cuando estudiamos la composición del índice, sale a la luz la realidad, por eso es tan interesante la tabla superior. Como ya hemos explicado otras veces el S&P 500, como la mayoría de índices, está ponderado por captialización, por lo que las empresas más grandes tienen más peso. En la última década está liderado por las grandes tecnológicas, las cuales las 5 primeras representan más del 20% del mismo.

Como podemos observar el top 10 de índice, que son las compañías más sobrevaloradas, con un PER (ratio precio-beneficio) de 31, acumulan una rentabilidad de 9,6% en lo que va de año. Sin embargo, salvo las 50 primeras empresas, el resto del índice (450 compañías) están en rentabilidad negativa que va desde -5,7% al -38,5% y con una valoración muy inferior. La brecha entre la empresas growth (crecimiento) y value sigue aumentando.

Este es uno de los problemas de los índices, que distorsionan la realidad y en ocasiones no es representativo. La inmensa mayoría de las empresas no han recuperado los precios de inicio de año, pero un puñado de tecnológicas no paran de subir, como es el caso de Amazon que ya está valorada en más de 1,5 trillones de dolares.

Fuente: A wealth of common sense

Casi todo el pescado del SP 500 se vendió en 5 sesiones de mercado

Este tumultuoso año bursátil nos deja infinidad de datos y sucesos dignos de estudio. Hechos vividos en un periodo en las bolsas único en la historia que nos debería dejar muchas enseñanzas que aprovechar para ser mejores inversores que es de lo que se trata.

Como podemos ver en el gráfico si descontamos las cinco mejores sesiones del SP 500 en el año (no hubiéramos estado invertidos en el afamado índice esos días) ahora nuestro hipotético índice cotizaría en los 2200, mil puntos por debajo de donde está cotizando en la actualidad (está cotizando cerca de los 3200). Concretando, el inversor que se hubiera perdido estos cinco días estaría en la actualidad con perdidas del 30 %, por contra de quien se hubiera atado los machos y hubiere permanecido todos los días en el mercado que estaría apunto de recuperar lo perdido.

Podemos extraer conclusiones interesantes sobre lo anterior:

Hay que tener un plan de inversión y cumplirlo a rajatabla más si cabe en momentos de pánico en los mercados. Si tu plan de inversión te dice que hagas “rebalanceo” en tu cartera (trasvases de un activo a otro para cumplir la cuota de inversión asignado a cada activo al principio), hazlo pero siguiendo el plan preconcebido no vendas llevado por el miedo sin saber porqué, serán perdidas bastantes cuantiosas y difíciles de recuperar.

Tu cartera estará compuesta en las justas proporciones de activos (acciones, bonos, etc) para aguantar los posibles “Drawdowns” (máximas perdidas en un periodo concreto) sin que se te pase por la cabeza la tentación de vender parte de tu cartera en el peor momento posible.

Fuente del gráfico: Bloomberg (reflexiones de un servidor).

Búsquedas en Google vs S&P 500

Mientras en Europa estamos viviendo la “nueva normalidad” y poco a poco vemos como se reactiva la economía, en EEUU el coronavirus está totalmente descontrolado, con aumento de los casos de manera exponencial.

Esta situación es preocupante, y cada vez más expertos consideran que el comportamiento de las bolsas dependerá en gran medida de la capacidad que tenga EEUU en controlar esta pandemia, ya que las medidas de estímulo fiscales y la inyección de liquidez no serán suficientes.

Por ello, en este situación totalmente anormal que estamos viviendo, cada vez están cobrando más importancia nuevos indicadores de sentimiento, como el que vemos en la imagen, que relaciona las búsquedas en Google de “coronavirus” con el comportamiento del S&P 500, a mayor número de búsquedas mayor la caída de la bolsa. Según el mismo, teniendo en cuenta las búsquedas realizadas en junio (en aumento) deberíamos ver nuevas caídas en bolsa.

Esto estaría en línea con la imagen comentada la semana pasada que relacionaba el S&P 500 con el número de nuevos casos de covid, aunque como ya hemos dicho en mucha ocasiones, nos encontramos en una nueva realidad en la que cada vez es más complicado interpretar todo lo que está ocurriendo.

Fuente: Nordea

Italia necesita a sus ciudadanos

El Estado italiano continúa preparándose contra las posibles tormentas financieras derivadas del covid-19. Su nueva estrategia es la emisión de bonos exclusivamente para minoristas, de manera que involucren a sus ciudadanos en la protección de las finanzas de la República, algo que intentaron sin éxito en 2012.

Actualmente sólo el 3,1% de los bonos están en manos de ciudadanos italianos, cuando a finales de los años 80 estos tenían más del 60%. Las autoridades consideran que si logran una mayor involucración de sus ciudadanos, la presión que sufriría el Estado sería menor en momentos críticos y no se dispararían los tipos a los que se financia (aumento prima de riesgo), como los ocurrido en el mes de marzo. Las políticas fiscales que están llevando a cabo los gobiernos en Europa son costosas y hay que financiarlas de alguna manera (además de subiendo los impuestos).

Me recuerda a los períodos de guerra en los que los Estados emitía bonos y animaba a sus ciudadanos a comprarlos (los llamados “bonos de guerra”) como un gesto patriótico. Me pregunto si esta estrategia llegará a España.

Fuente: Bloomberg

Los gobiernos tratan de contener las quiebras

La semana pasada comentábamos las quiebras que se podrían producir a lo largo de los próximos meses (link), debido a la profunda crisis que estamos viviendo, la cual afecta a las industrias de manera dispar. En la imagen podemos observar el índice Z-Score, que es un método de análisis de la fortaleza financiera de una empresa, las probabilidades de quiebra de la misma con base en diferentes ratios financieros (a menor calificación, mayor la probabilidad de quiebra). En este caso no es para una empresa en particular, sino a nivel país, y como vemos la situación es grave (sobretodo en Francia).

Sin embargo, a pesar del deterioro de la situación financiera de las empresas, el número de quiebras en muchos países se encuentra en mínimos, esto es debido a las diferentes medidas económicas que están llevando a cabo los gobiernos (como es el caso de los ERTEs en España) y limitaciones / restricciones en la realización de concursos de acreedores. La cuestión es cuánto tiempo se podrá mantener la situación actual, que en muchos casos no es más que una forma de retrasar algo inevitable.

Por otro lado, algunas de las grandes compañías no han podido evitar la quiebra como es el caso de Hertz, Latam airlines o Avianca ya que no disponían del músculo financiero necesario para soportar la desaparición del 100% de la demanda de sus servicios debido al confinamiento.

Fuente: Fathom Research