Los neobancos como herramienta de inversión

invertir con neobancos

No lo voy a negar, soy un fan de los neobancos y del mundo fintech en general. Me encantan las posibilidades que nos ofrece invertir con neobancos.

Me parece increíble la cantidad y calidad de plataformas que están surgiendo en este ecosistema, las cuales están democratizando la inversión para los particulares. Está claro que tienen mucho trabajo por delante, pero hasta el momento no lo están haciendo nada mal.

Hace algún tiempo me topé con los llamados neobancos / challenger banks europeos por casualidad (la diferencia es que los segundos tienen licencia bancaria propia) y desde entonces sigo de cerca su evolución, mejoras y servicios que prestan. Supongo que como a la mayoría, me atrajeron por la falta de comisiones.

De repente, se abría un nuevo escenario en el que podía sacar dinero de cualquier cajero en España o en el extranjero sin tener que pagar comisiones o incluso podía tener una cuenta multidivisa que recargaba en euros y posteriormente cambiaba a la moneda que me interesaba. ¿Que me voy de vacaciones a Japón? Pues me llevo la tarjeta del neobanco y voy cambiando euros por yenes según vaya necesitando. Alucinante. Tipo de cambio competitivo y me ahorraba comisiones sorpresa.

Pero si lo que me atrajo fue la ausencia de comisiones, lo que hizo que me quedara fue la experiencia de usuario. Aplicaciones fáciles de usar y divertidas, y una atención al cliente informal, pero profesional.

Invertir con neobancos

Sin embargo, más tarde descubrí la función que me ha resultado más útil hasta el momento, su uso como herramienta para realizar inversiones en el extranjero. Trasteando por la aplicación de uno de estos neobancos con cuenta multidivisa, vi que disponía de una cuenta con IBAN propio desde la que realizar y recibir transferencias internacionales sin coste. Puede que suene raro, pero esto me ha permitido disminuir el coste de mis inversiones en el extranjero.

¿Quiero invertir en una start up de Londres? Fácil. Cambio euros por libras y hago la transferencia en libras a un banco de Reino Unido sin pagar comisiones. ¿Quiero comprar un ETF de USA? Pues cambio euros por dólares y hago la transferencia en dólares.

Esto supone un ahorro importante en comisiones y, sobretodo, sé cuánto me va a costar y cuánto dinero va a llegar a la otra cuenta, que por llamativo que parezca con una transferencia hecha desde mi banco tradicional no pasaba.

A estos neobancos les queda mucho camino por delante y estoy seguro que no pararán de sorprendernos con sus nuevas soluciones. Como hasta ahora, los seguiré de cerca.

Accede al comparador de Neo-bancos, la nueva herramienta de Open banking de Uncommon Finanance.

Send this to a friend