Categoría: Fintech

En los últimos años cada vez es más habitual escuchar el término fintech en conversaciones relacionadas con el sector bancario y su futuro, cuando se habla de la disrupción que suponen este tipo de compañías o incluso los más atrevidos afirmando que “los bancos van a desaparecer”. No creo que sea el caso, ni mucho menos, a los bancos les queda cuerda para rato, principalmente porque siguen aportando confianza a los clientes.

Sin embargo, las empresas fintech se están consolidando en el sector financiero y las ventajas que aportan a los pequeños ahorradores e inversores son múltiples. Tal es su importancia que en nuestro Programa F.I/R.E de formación en finanzas personales le dedicamos una sesión completa a las nuevas soluciones tecnológicas.

En este artículo vamos a comentar alguno de esos tipos o “verticales” del fintech que comienzan a tener gran aceptación debido a la prestación de servicios gratuitos o a muy bajo coste para los particulares. Antes de nada, ¿qué es el fintech?

Fintech es la combinación de finanzas y tecnología. Agrupa a aquellas empresas que prestan servicios financieros con una base tecnológica muy importante.

A nivel personal, estas aplicaciones resultan de lo más atractivas si queremos gestionar nuestras finanzas de una manera eficiente y comenzar a invertir esos ahorros que están parados en la cuenta corriente.

¿Cuáles son sus características?

  • Especialización en un único servicio de los muchos prestados tradicionalmente por los bancos.
  • Base tecnológica muy importante, ya que es el core del negocio.
  • El cliente es el centro del negocio (customer centricity), ya que todo gira alrededor del mismo.
  • Capacidad de adaptación (agilidad). No pierden el tiempo, todo se basa en una filosofía de prueba y error.

Como ya hemos explicado, existen varias verticales dentro del sector, tanto las enfocadas al ahorro como las enfocadas a la inversión. Aquí van algunas de la que están más desarrolladas y comienzan a gozar de cierto “éxito”:

Ahorro

  • Marketplace de depósitos bancarios. A través de una única plataforma tenemos la posibilidad de invertir en depósitos de diferentes bancos a nivel europeo. Es el caso de Raisin.
  • Agregadores y PFM (Personal financial management). Nos permiten visualizar las cuentas bancarias e inversiones que tengamos en diversos bancos y gestoras, además de realizar un presupuesto y hacer un seguimiento del mismo. Este servicio está disponible en diferentes apps bancarias, pero existen algunas independientes como Fintonic o Afterbanks.

Inversión

  • Lending. Plataformas que actúan como intermediarios y que permiten prestar dinero entre particulares o particulares y empresas, con una cantidad mínima de inversión muy baja. Es el caso de Funding Circle, Mintos o October a nivel europeo y Circulantis (descuento de pagarés) a nivel particular.
  • Inmobiliario. Estas empresas nos permiten participar del mercado inmobiliario desde 50 euros, en diferentes modalidades de inversión. A nivel internacional están Property Partners y Fundrise, en España la principal es Housers.
  • Gestores automatizados. Los llamados “robo-advisors” ayudan a seleccionar una cartera modelo con base en el perfil de riesgo del inversor y permiten una inversión automatizada a bajo coste. El más popular a nivel mundial es Betterment, en España tenemos Indexa Capital y Finnabest, entre otros.
  • Neobancos / challenger banks: Plataformas que vienen prestando casi todos los servicios de la banca tradicional, pero mediante un sistema de marketplace, de manera que no tiene producto propio. Es una banca móvil, ágil, que se comunica de una manera informal con sus inversores. Sus principales exponentes son Revolut, N26, Monzo…

Todo un abanico de soluciones que permiten acercar la inversión a los particulares, gracias a unas cantidades de inversión mínima ridículas, costes muy bajos y un alto nivel de personalización. Y lo mejor de todo es que esto sólo acaba de empezar.

 

Send this to a friend