Cómo protegerte de un “crash bursátil”

En la vida hay pocas cosas incuestionables, y una de ellas es que habrá un nuevo crack bursatil.  No sabemos cuándo ocurrirá ni de que magnitud será, pero que lo habrá es seguro.

Historicamente se han ido alternando periodos de bonanza económica con otros de crisis. En los mercados bursátiles se han ido repitiendo de manera cíclica grandes subidas para posteriormente caer con menor o mayor intensidad (cracks bursátiles).

Si observamos el interminable rally alcista de las bolsas actual, que va marcando cada semana  nuevos máximos, cuesta pensar que habrá caidas sgnificativas, y menos aun que pueda ocurrir un descalabro de las mismas. El ser humano está diseñado para olvidar las malas experiencias pasadas, y quedarse con las buenas.
Un optimismo que nos hace poder continuar a pesar de los pesares.

Para evitar este sesgo psicológico es bueno ponerse un gráfico histórico del mercado que estemos estudiando. Nos hace ganar perspectiva y tener un punto de vista más completo de lo que está pasando.

Mira el gráfico del SPY (ETF del SP 500), en temporalidad mensual (cada barra un mes). Observarás los dos crack más cercanos en el tiempo, el del año 2000 y el de 2008.

La tendencia alcista actual parte del mínimo marcado en marzo de 2009 perdurando hasta la actualidad. Es impresionante observar cómo el SPY pasó de 67 puntos el 06/03/2009 a los 245 puntos alcanzados el 09/06/2017.

Con un simple vistazo podemos darnos cuenta de que el mercado no siempre es alcista; y que las bajadas suelen ser rápidas y abruptas. Cuanto más nos desplazamos hacía arriba en el gráfico más sensación de vértigo nos da y más miedo nos sobreviene ante posibles caidas.

Los inversores de largo plazo siempre han tenido la inquietud de proteger sus carteras ante las grandes caidas del mercado. Según el perfil de cada inversor y la idea que tengan de la gestión de sus carteras, se podrá optar por diferentes soluciones.

Aquí tiene 6 posibilidades que te harán tener una mayor seguridad en tus inversiones. Unas son sencillas y otras complejas. Adáptalas a tu nivel de conocimientos.

1. Comprar y mantener (el famoso “buy and hold”)

2. Diversifica, diversifica y vuelve a diversificar

3. Fortalecer tu portfolio con los sectores de consumo básico y utilities

4. Fortalecer y proteger tu flujo de dividendos

5. Media simple móvil de 10 (meses) en el gráfico mensual de un índice de referencia

6. Proteger tu inversión con la compra de una put (cobertura)

Este articulo es para suscriptores de pago.

Accede