Cómo invertir en ciberseguridad

Si en el último año has leído algún periódico, visto algún telediario o has escuchado alguna conversación en un bar, probablemente estés al tanto del tema de moda: la ciberseguridad.

Cada vez que Mark Zuckerberg declara, que Donald Trump amenaza o que un directivo de una tecnológica es detenido, el calentómetro de la ciberseguridad salta por las nubes.

Pero más allá del hype, la ciberseguridad es un sector que lleva siendo relevante e innovador desde hace más de 30 años.

Porque es un aspecto esencial de la vida económica y social de todos los agentes que conforman el planeta; personas, empresas, instituciones o gobiernos. Como comer o hablar, tenemos la necesidad de procesar información, comunicarnos con personas, almacenar nuestros trabajos, nuestra información personal… todo está afectado por la seguridad informática.

Según el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) existen cuatro tipos de ataques que impactan en Internet y que perjudican sus usuarios; ciudadanos, empresas, instituciones y gobiernos.

1. Robo de dinero y extorsión cibernética

2. Filtraciones o fuga de datos y ciber espionaje

3. Ataques a servicios importantes (sensibles y/o masivos)

4. Explotación de vulnerabilidades de plataformas, sistemas y protocolos ampliamente utilizados

Supone miles y miles de millones de dólares/euros de costes al año. Bancos centrales, gobiernos, empresas, personas en masa… todos han sido víctimas de delitos (en este caso ciberdelitos) por delincuentes (en este caso ciberdelincuentes) organizados que extraen una cantidad de información y dinero valorados en cantidades astronómicas.

Las empresas que se encargan de esto son las empresas dedicadas a la ciberseguridad. En un sentido más amplio las empresas tecnológicas dedicadas a los sistemas de información, en donde una de las áreas es la seguridad de esos sistemas.

Por lógica es de suponer que esto va a ir en aumento con el paso del tiempo. Más personas conectadas, más dispositivos conectados (IOT), más teletrabajo, más dependencia del sistema-red… más necesidad de seguridad sobre todo esto por sus vulnerabilidades.

No obstante, el sector de la ciberseguridad es complejo y tiene muchos riesgos. Se caracteriza por una alta competitividad. Las empresas se ven sometidas a una feroz competencia tanto en el mercado local como en el internacional. Reduciéndose sus márgenes de beneficios drásticamente. Todo ello provoca un vaivén de las empresas del sector en los mercados financieros.

Podemos invertir directamente en acciones de compañías, como es el caso de CISCO (CSCO), SYMANTEC (SYMC) o FIREEYE (FEYE), o también podemos hacerlo a través de ETFs que siguen índices de empresas de este nicho concreto como el ISE Cyber Security Index (HXR) o Nasdaq CTA Cybersecurity Index (NQCYBR).

Si quieres profundizar en la inversión en ciberseguridad lee nuestro post en estratega Financiero: https://bit.ly/2EbLReV