Tasa de gasto y tasa de ahorro

A estas alturas, estamos bastante concienciados sobre la importancia de ahorrar de cara a nuestra jubilación, y probablemente la mayoría de nosotros hayamos escuchado que una tasa de ahorro mínima se sitúa en torno al 10%-20% sobre nuestros ingresos, dependiendo de nuestra situación personal.

Sin embargo, el problema que se puede dar es que no haya dinero disponible para ahorrar debido a un nivel de gasto muy elevado, y muchas personas ven como sus ingresos se van en los gastos del día a día, incapaces de generar ahorros para un futuro.

Recomendaciones de ahorro de cara a la jubilación

La regla clásica establece que debemos de ahorrar al menos el 15% de nuestros ingresos para disfrutar de una buena jubilación, siempre dando por hecho que comenzaremos a ahorrar en una etapa temprana y con un largo horizonte temporal que nos permitirá invertir y rentabilizar esos ahorros. (Ver este otro estudio)

Algunos estudios, como el National Savings Rate Guidelines elaborado por el FPA Journal (ver el estudio en pdf que adjuntamos al final), establecen unas tasas de ahorro en función de la edad, horizonte temporal o nivel de ingresos, las cuales podemos observar en el siguiente gráfico:

Fuente: https://www.kitces.com/

Lamentablemente, los datos recabados por el INE en España muestran que las cifras reales distan mucho de esas tasas recomendadas. Actualmente, en España la tasa de ahorro de los hogares españoles se sitúa en un 5,7% de la renta disponible, la cual ha ido cayendo en la última década desde el año 2009 en la que se situaba cercana al 14%.

Es evidente que en los hogares españoles no se está ahorrando lo suficiente para estar preparados para la jubilación.

 

Lo que realmente importa es nuestra tasa de ahorro

La realidad es que las personas sólo podemos ahorrar aquello que no nos hayamos gastado previamente, por lo que no tiene sentido estudiar la tasa de ahorro de forma aislada, sin considerar las principales partidas de gasto.

La situación ideal es gastar menos de lo que ingresamos, lo que nos permite generar un ahorro, además de que si nos adaptamos a gastar de una forma moderada en un futuro necesitaremos menores ingresos en nuestra jubilación debido a un estilo de vida modesto.

La cuestión es que una gran parte de nuestros gastos son fijos o poco flexibles (comida, vivienda, ropa…). Sin embargo, una vez que los ingresos son suficientes para cubrir los gastos básicos, el resto de los gastos son más flexibles y tenemos capacidad de decisión para gastar menos y ahorrar más.

Por este motivo, no es la tasa de ahorro la que marca un plan de ahorro exitoso, si no la tasa de gasto, ya que las personas no podemos decidir muchas veces cuánto ahorrar, pero sí cuanto gastar una vez que nuestros gastos fijos están cubiertos.

 

La tasa de gasto es una función del gasto e ingreso

La tasa de gasto no es más que el porcentaje obtenido de la división de nuestros gastos entre nuestros ingresos. Por ello, si queremos aumentar la misma tenemos dos opciones: (i) disminuir nuestros gastos o (ii) aumentar nuestros ingresos sin aumentar nuestros gastos.

Esto que parece una obviedad, es muy importante ya que muchas personas no tienen la capacidad de disminuir sus gastos fijos, por lo que no tiene sentido centrarse en la reducción del gasto, si no en tratar de aumentar los ingresos (obtener otro trabajo, realizar horas extra, crear una nueva fuente de ingresos…) lo que tendrá un efecto directo y positivo en la tasa de ahorro.

Fuente: https://www.kitces.com/

De hecho, algunas tendencias como la llamada “FIRE”(Financial Independence, Retire Early) consideran que la estrategia óptima para una jubilación temprana es la combinación de altos ingresos con un modo de vida austero, lo que permitiría obtener tasas de ahorro incluso del 50%.

 

Poner el foco en los gastos relevantes

Una vez que hemos puesto el foco en la tasa de gasto, una referencia que podemos usar es la distribución media del gasto en los hogares españoles:

Fuente: INE

Tal y como podemos observar en el gráfico anterior extraído del INE, en el año 2017, los principales gastos que soportamos son el de vivienda (30,06%), alimentos (14,07%), y transporte (12,56%) y restaurantes (10,29%). Por tanto, debemos tratar de centrarnos en reducir estas partidas más relevantes, y no tanto en otros gastos que representan un porcentaje mucho menor como son la sanidad, vestimenta o comunicaciones..

Por supuesto, en algunos casos, sobre todos si se reside en grandes ciudades como Madrid o Barcelona, los gastos de transporte y vivienda son difícilmente reducibles ya que escapan a nuestro control.

La buena noticia es que existen “economías de escala” en estos gastos, ya que a medida que nuestros ingresos van aumentando este tipo de gastos no lo hacen o lo hacen en menor medida. A modo de ejemplo, en el caso de España, la vivienda supone un 40% de gasto para la población que se sitúa en el primer quintil, mientras que baja hasta el 25% para aquellas personas situadas en el último quintil. Esto demuestra que las personas con rentas más altas tienen una mayor flexibilidad para decidir cómo asignar sus ingresos.

Por tanto, para aumentar nuestra tasa de ahorro, resulta más efectivo tratar de reducir las principales partidas de gasto, las cuales son potencialmente flexibles a largo plazo. Es decir, tomar una buena decisión en relación a la vivienda o al transporte tendrá un impacto muy relevante en nuestros ahorros.

 

¿Cuál es una tasa de gasto prudente?

Sorprendentemente, existe muy poca información relativa a qué se considera una tasa de gasto recomendable en general o por categoría de gasto. Lo que si existen son unas tasas de gasto en relación a la vivienda o gastos fijos, calculadas por las entidades financieras, que se sitúan en torno al 28% y 36% respectivamente.

Sin embargo, estas tasas no son las prudentes o recomendables, si no aquellas tasas con base en las cuales los bancos consideran que pueden maximizar su beneficio (asumiendo que existe una probabilidad de impago del 5%), a través de los ingresos financieros que cobran con la concesión de hipotecas y préstamos.

Otra alternativa es fijarnos en los datos del INE sobre la distribución del gasto de los hogares españoles que hemos visto anteriormente, pero estos datos simplemente describen lo que están haciendo los hogares españoles, que no quiere decir que sea una distribución de gasto y una tasa de ahorro óptima, ni mucho menos.

 

Conclusión

La conclusión es que la clave para el ahorro no es el ahorro en sí, si no establecer una tasa de gasto razonable y prudente. Para ello no existe una cifra exacta, si no que dependerá de las circunstancias personales de cada individuo, pero siempre poniendo el foco en aquellas partidas de gasto más relevantes.

 

Estudio:

National Savings Rate Guidelines for Individuals_FPA Journal

Nota: el estudio es del año 2007, pero es igualmente válido.

Cuidado con la renta fija

El índice Barclays Global Aggregate Bond Index, la referencia, ha caído un 4% en cuatro días.

Este es al ETF “AGG” la referencia, que sigue el índice anterior. En velas semanales:

Estamos al final de un ciclo expansivo que ha durado 30 años.

Hay una burbuja en renta fija descomunal, alimentada por los Bancos Centrales y en algún momento tiene que explotar. Algunos especialistas comentan que ya podría haberse pinchado.

La cuestión es que la renta fija de gobiernos a corto plazo ni tocar.

En la cartera personal, las aportaciones a este allocation mejor en liquidez o en otra parte de la renta fija.

Como se sabe, todas las crisis bursátiles vienen precedidas por una caída de la renta fija cotizada.

La lección más importante

Vamos a ver algunos datos importantísimos para comprender la importancia de tener bien diversificado el portfolio de inversión personal.

En los últimos tres años la renta variable de Estados Unidos ha sido del 19% (siguiendo el VTI) y la del resto de países desarrollados del 7,12% (siguiendo el EFA).

Esto nos lleva a pensar que la renta variable de USA se va a comportar siempre mejor que la del resto. Es inevitable.

Sin embargo si comparamos la rentabilidad para el periodo pre-crisis, años 2002-2007 tenemos que el VTI tuvo una rentabilidad acumulada de 50,9% y la del EFA del 143%.

Si ampliamos el horizonte de análisis para el periodo 1970-2014 los datos son más esclarecedores:

¡La rentabilidad es practicamente igual!

Es difícil tener un horizonte temporal tan amplio, así que vamos a dividirlo por ciclos:

Cada época tiene entre uno y dos zonas que tienen un muy buen rendimiento.

Estos números nos recuerdan lo importante que es diversificar de manera global y evitar sesgos geográficos (por no hablar de los domésticos o nacionales). No sabemos lo que va a pasar en la próxima década, así que nosotros deberíamos estar en todos.

Un ejemplo de esto es lo que ha ocurrido con el área pacífico, sobre todo por Japón. Atendiendo al MSCI Pacific Index, si lo comparamos con el S&P 500 de USA vemos lo siguiente:

Durante nada menos que dos décadas, el mercado asiático duplicó la rentabilidad de lo que sucedía en el gran Estados Unidos. Una rentabilidad bestial durante un periodo de tiempo enorme.
Si estuviéramos a mitad de los 80 nuestra cartera tendría un % muy significativo del MSCI Pacífico, seguro e inevtiable.

Sin embargo en las siguientes dos décadas la retntabilidad es nula (y con una volatilidad muy alta).

La cartera que hubiéramos diseñado tendría una rentabilidad muy pobre a lo largo de nuestra vida.

He aquí la gran enseñanza que nos muestra la historia. Hay que estar diversificados e invertidos en todos los mercados. De esta forma siempre tendremos un buen rendimiento en cada década, independientemente del ciclo económico y sus cricunstancias.

¿Por qué invertir en oro?

En el mundo hay una gran cantidad de activos financieros y formas de invertir: acciones, bonos, ETFs, fondos,… pero también puedes invertir en objetos y materias primas como el petróleo, el gas natural y los metales preciosos como el cobre, paladio y plata. Aunque el metal más popular para invertir es el oro.

Durante la historia, el oro ha jugado un papel muy importante en la inversión. Concretamente, los países han utilizado el oro como el estándar de moneda en el pasado. Aunque concretamente, Estados Unidos, dejaron de utilizar este estándar en 1971.

Actualmente el aumento o caída del precio del oro depende mayormente en la demanda del metal. A continuación, te presento distintas ventajas y desventajas de invertir en el oro.

Ventajas de invertir en oro
Hay muchos beneficios por los que invertir en oro. El primero, es que es una gran opción para diversificar la cartera porque no tiene una relación directa con otros activos financieros como las acciones, bonos o el mercado inmobiliario.

Además de invertir en oro a través del material físicamente en lingotes o monedas, también se puede invertir en él a través de acciones y ETFs, además de poder hacerlo con futuros u opciones.

Durante la historia, el oro ha servido como refugio contra el riesgo de inflación, además de servir como red de seguridad buscando refugio cuando el precio del dólar se ha debilitado.

Finalmente, el oro ha servido como una materia prima rentable en tiempos de tensión global e incertidumbre. Se le ha llamado habitualmente “la materia prima durante las crisis”.

Desventajas de invertir en oro
Hay que tener en cuenta que no todo lo que reluce es oro y hay que tener en cuenta las desventajas de invertir en este metal.

Lo primero de todo, el oro tiene un mal historial en rentabilidaddebido a la seguridad que tiene como inversión. Si se compara la rentabilidad con bonos y acciones en el largo plazo el oro tiene unas rentabilidades mucho menores. Así que si lo que estás buscando es generar altos retornos en rentabilidad, seguramente el oro no es el lugar adecuado.

El oro no produce ingresos regulares como dividendos a diferencia de distintos fondos y acciones.

Además, depende de cómo de cómo se invierta, puede tener altos costes de almacenamiento y seguros por custodiar el oro.

¿Deberías invertir en oro?
Depende de los objetivos de cada persona, tendrá presencia o no y cuando la tenga le asignará un allocation (porcentaje) diferente. Tiene menos rentabilidad que los clásicos acciones/bonos pero nos da seguridad en momento de crisis e hiperinflación. El objetivo en este caso no es la rentabilidad sino que aporte seguridad al global de la cartera.

Es esencial saber qué nos aporta y qué no nos aporta el oro.

Phi: La motivación como una variable oculta del rendimiento

El siguiente estudio es un interesante análisis sobre la motivación en el mundo de las finanzas.

Como en la mecánica cuántica, donde una “variable oculta” es un elemento que falta en un modelo que deja el sistema incompleto, ocurre lo mismo en el manejo de las inversiones.

A través de encuesta realizada a 3600 inversores y 3300 profesionales de la inversión de 20 países distintos, ha servido para encontrar la variable “phi” que tiene relación con la rentabilidad a largo plazo basada en la motivación.

Cuando la variable phi de la inversión profesional, de la firma de inversión y de los clientes está alineada, esto representa el máximo potencial para rentabilidades sostenibles a lo largo de los ciclos de los mercados y enfocadas en las metas a largo plazo de los clientes.

Para maximizar phi, primero se deben entender los elementos básicos de la teoría motivacional y cómo esta teoría se aplica al mundo de la industria de la inversión.

Los estudios basados en la teoría de autodeterminación han encontrado que el mejor clima en el trabajo genera habilidades adicionales que nuestra industria necesita para realizar completamente al individuo. En el contexto de las finanzas puede sonar esotérico, pero dadas las disrupciones en el ambiente de hoy en día, es precisamente ahora cuando estas habilidades separarán a los ganadores de los perdedores.

¿Por qué estudiar la motivación?
A primera vista, en la profesión de la inversión, parece difícil estar desmotivado. Pero mirando más a fondo, se puede ver que el tipo de motivación que domina en la industria es precisamente el que trabaja en su contra.

La motivación es el motor que mueve el comportamiento.
Las buenas noticias son que:

  • El 53% de los profesionales de la inversión dijeron que persiguen una carrera en el mundo de la inversión porque son apasionados de los mercados.

Las malas noticias son que:

  • Sólo el 28% dijeron que están en la industria de para ayudar a los clientes a conseguir sus metas financieras.
  • El 5% dijeron que ayudan a contribuir al crecimiento económico.

“La industria dice que está cambiando a mirar más por sistemas de largo plazo, pero creo que todavía confiamos mucho en las estructuras de bonus en el corto plazo. Los managers todavía se enfrentan a presiones externas, como pérdida de dinero si no consiguen rentabilidades en el corto plazo.”

CEO de una empresa de activos

El interés personal todavía prevalece. Casi dos tercios (62%) de los inversores profesionales creen que su organización actúa en su propio beneficio en lugar de en el del cliente.

Se preguntó lo mismo a los pequeños inversores y algo más de la mitad (54%) creen que las instituciones financieras ofrecen productos y servicios en su propio interés.

Como resultado, un tercio (32%) de los pequeños inversores atribuyen el éxito de su plan en el largo plazo a su asesor. El resto, se atribuye el mérito a ellos mismos y el 38% se lo atribuye a amigos y familiares.

Realizando cambios en nuestro lugar de trabajo, a través de la cultura y el liderazgo, la pasión por batir los mercados que mueve a tantos profesionales, se podría canalizar en una motivación más sostenible y de más valor.

La variable oculta del rendimiento
La motivación sostenible es phi: un estado de la mente para dar rentabilidad a lo que se mueve por un propósito gracias a los hábitos y los inventivos.

Individuos con un alto phi son movidos por una creencia de que trabajan en el servicio de algo más grande que ellos. Sus metas personales y valores están alineados con los de su empresa y los de sus clientes.

El liderazgo debe recordar constantemente a los managers cuál es su tarea final para entender las metas de los clientes, como puede ser: generar unos ingresos para la jubilación, pagar la educación de sus hijos o comprar una casa.

Para calcular phi, se hicieron preguntas basadas en teoría académica:

  • Propósito: ¿Qué te motiva para buscar rentabilidad?
  • Hábitos: ¿Por qué continuas en la industria del manejo de la inversión?
  • Incentivos: ¿Piensas en tu trabajo como un empleo, una carrera o una llamada?

Sin embargo, sólo el 17% de los profesionales de la inversión tuvieron un alto phi, y un 53% tuvieron un phi bajo o nulo, como se puede ver en la siguiente gráfica:
.

Entender la motivación de los clientes
También es interesante medir la motivación de los pequeños inversores, que están más centrados en el comportamiento para conseguir sus metas a largo plazo.

Estos inversores tienen motivaciones de dos tipos, basadas en el miedo y en las consecuencias negativas y las basadas en conseguir metas y logros.
Se debe trabajar para que el inversor perciba que la industria actúa en el interés de los clientes, hacer conocer todas las tarifas que está pagando y explicar mejor en función de sus metas para que no rechace el uso de un asesor financiero.

Los hábitos de la inversión deben estar motivados desde el propósito y las metas y no por el miedo o las pérdidas.

Las organizaciones de éxito de la industria deberían ser capaces de incrementar el nivel de phi de sus empleados y clientes para conseguir una industria más sostenible.

Cuantificar lo incuantificable
Hay gran potencial para “phi” en el mundo de la inversión porque mide conceptos como la motivación y el propósito que aún no habían sido medidos.

En esta industria que ama tanto los números, hay poco interés en factores que no puedan ser medidos con fiabilidad.

Aun así se ha buscado esa variable oculta que debería sostener a las firmas en tiempos difíciles de los ciclos del mercado. Y a través de “phi” para medir y describir esa diferencia, y quizá con el tiempo pueda tener la fuerza de transformar la industria en una profesión más respetada, segura, con mejores ganancias para los clientes y crear más valor para la sociedad.

Gestión de activos en la era digital

El número de personas con una gran cantidad riqueza neta en el mundo está en un máximo absoluto, pero este crecimiento de la riqueza ha coincidido con una bajada de la rentabilidad de las empresas de gestión de activos.

Uno de los mayores retos de las empresas para conseguir beneficios es hacer uso de forma efectiva de la tecnología digital y la transformación de sus negocios en la nube, para hacer frente a los servicios que esperan estas personas en situación de invertir.

Tiempos emocionantes en la industria de gestión de activos

El crecimiento de la población y la riqueza mundial es indudablemente bueno para las firmas de gestión de activos. Y además, está habiendo una disrupción en la industria por una serie de factores que están transformando la dinámica de beneficios de las empresas, además hay una gran competitividad.

Las causas son innumerables:

  • La influencia de la riqueza de los más jóvenes está creciendo, impactando en las empresas que no están preparadas para su conocimiento tecnológico.
  • Incremento de la presión regulatoria, teniendo que realizar un gran trabajo de papeleo que no produce beneficio.
  • La entrada de nuevos brokers online con gran transparencia, combinado con las turbulencias del mercado, las firmas tienen que diferenciar sus servicios adaptándose a la tecnología FinTech.

 

El futuro de la gestión de activos es digital

Durante años la industria se ha estado resistiendo al cambio de la tecnología digital, utilizando muchas excusas para no avanzar. Éstos son los mitos que están quedando atrás para hacer más trabajo en digital:

  • “Las personas no quieren herramientas digitales, quieren trato personal”. La verdad es que cada vez más se prefieren las herramientas digitales.
  • “La tecnología digital absorverá nuestro negocio”. La realidad es que no invertir lo suficiente en esta tecnología acaba haciendo perder clientes.
  • “Los gestores no utilizarán herramientas digitales”. Cada vez más gestores prefieren esta tecnología por proporcionar mayor rapidez de información y gestión.
  • “Es una baja prioridad comparado con otros temas”. Alrededor del 56% de las firmas, tienen los temas digitales en su top tres de prioridades, así que no avanzar deja atrás a las empresas.

Los clientes cada vez tienen más asumidas estas herramientas en otros sectores, así que no aceptarán algo peor en la gestión de activos.

Nuevas herramientas para satisfacer las necesidades de los clientes

Para avanzar con la estrategia digital, hay que crear un vínculo con el cliente de informar y comprometer que acaba con una transacción.

  • Se proporciona información y educación sobre noticias y productos, además de información de carteras y rendimientos.
  • Se compromete ofreciendo consejo y servicios de auditoría por parte de los gestores con recurrentes conversaciones y revisiones.
  • Finalmente se termina realizando una transacción y transfiriendo fondos entre cuentas.

Todas estas capacidades pueden ser llevadas a cabo por numerosas vías, como webs, aplicaciones móvil o llamadas de teléfono.

Las interacciones personales han tenido una gran importancia, pero cada vez se diluyen más e irán perdiendo fuerza cuando vayan avanzando las nuevas generaciones.

La mayor disrupción está apareciendo debido a las aplicaciones móviles, redes sociales y vídeo, especialmente cuando se segmenta a los clientes por edad, haciéndose especialmente importante para los menores de 40 años, que además demandan mayor interacción sobre todo por las aplicaciones móviles.

Además, si las firmas no avanzan hacia la tecnología digital, se prevé que haya una gran tasa de abandono de los clientes hacia otras plataformas que sí que la implementen. Y no sólo para los clientes, si no también para los gestores que abandonarían sus empresas. Y como además, el 66% de los clientes seguirían a sus gestores a sus nuevas empresas, el riesgo de no avanzar digitalmente es una gran amenaza para las compañías.

Cuando se trata de capacidades digitales claves, como acceso en tiempo real al perfil del cliente e información del mercado en una misma aplicación, sólo el 53,5% de los gestores dicen estar satisfechos con las herramientas que hay disponibles.

 

Una nueva proposición de valor para la gestión de activos del futuro

A pesar del crecimiento digital, los gestores de activos son y seguirán siendo una pieza necesaria, con los canales digitales como pieza complementaria a la relación con el cliente.

Los clientes necesitan consejo, por lo que los gestores deben entender totalmente las necesidades de sus clientes, como sus preocupaciones y su tolerancia al riesgo, para ofrecer soluciones a través de una plataforma digital donde mostrar los activos que el cliente necesita.

Los jóvenes no están tan contentos con sus gestores como las personas más mayores y tienen menos confianza en ellos. Además, tienen mayor tendencia a relacionarse con varias firmas, por lo que representa un reto y una oportunidad para ofrecer lo que los jóvenes están buscando y diferenciarse de la competencia.

Además, nuevos participantes disruptivos están entrando como los robo-advisors (servicios de asesoría automatizada). Un allocation de activos básico, asesoría sobre la inversión y servicios de perfil de riesgo son propuestas de valor de las firmas de gestión de activos que tienen que proporcionar. Se está cambiando de la selección de acciones y gestión de la inversión a una forma más alternativa de planificación financiera, por lo que los gestores deben adaptarse a este nuevo entorno.

 

Las firmas necesitan incluir la gestión digital a través de la experiencia con el cliente.

Las empresas se enfrentan a un panorama cambiante muy complejo:

  • La parte digital no debe ser una vía, sino una parte integrada de la experiencia del cliente.
  • Se deben identifican indicadores claves del rendimiento para que proporcionen modelos comprensibles del retorno de la inversión.
  • Implementar rápidas victorias para construir momentum. Mantener la energía de la empresa con la transformación digital, por ejemplo ofreciendo tablets a los gestores donde puedan mostrar elementos visuales y atraer clientes.
  • Desarrollar oportunidades en el big data.

Terceras empresas pueden ofrecer una forma más asequible para las firmas de obtener los programas informáticos, además de ser más escalables y mantener el rápido cambio tecnológico, especialmente aquellos que puedan integrarse con el cambiante ecosistema FinTech.

 

Equipar a los gestores para el éxito

Los gestores han identificado ciertas capacidades específicas que son críticas para las necesidades de los clientes:

  • La más importante son las herramientas de planificación y allocation de activos.
  • También es importante tener acceso a expertos incluidos los de aspecto legal y de impuestos.

Estas capacidades deben ser accesibles digitalmente para generar valor y diferenciarse.

Por lo tanto es crítico para las compañías de gestión de activos ser capaces de desarrollar plataformas que integren una interfaz de usuario con herramientas de terceros para que los gestores las puedan adaptar a las necesidades de los clientes.

En la transición hacia una planificación financiera más digital, también es necesario dar una gran importancia a la formación y las iniciativas de cambio. Hacer un seguimiento y soporte de los clientes a través de las herramientas digitales proporcionará un gran valor añadido.

Conclusión: Se necesita reconstruir, las plataformas en la nube son la clave para el éxito digital de las firmas

Haciendo frente a la necesidad de digitalizar y ofrecer a los clientes la forma de dar servicios personalizados y colaborativos, las empresas deben construir sus plataformas tecnológicas. Para hacerlo, deben elegir entre reconstruir sus sistemas desde cero, o realizar una plataforma escalable con bajos costes alojada en la nube, que se pueda integrar con aplicaciones de terceros.

Cada vez más firmas eligen plataformas en la nube, debido a que ofrece agilidad, flexibilidad y escalabilidad de sus servicios, lo que les proporciona éxito en la industria disruptiva de hoy en día. Además, les permite tener una plataforma más colaborativa con el cliente, con lo que pueden ofrecer proposiciones más diferenciadas según sus necesidades e ir evolucionando en el tiempo.

A continuación puedes descargar un estudio de 28 páginas donde se analiza con más detalle y gráficas la era digital en la gestión de activos.

 

Descarga del PDF: Wealth Management in the Digital Age

La era de los robo advisors: Asesoramiento digital sobre inversiones

La industria de servicios financieros está teniendo una gran transformación en la forma en la que se está asesorando a los inversores. Esta evolución se está llevando a cabo por una variedad de factores, desde nuevas regulaciones a avances tecnológicos. Estos cambios están ocurriendo a la vez que hay una gran necesidad de asesoramiento financiero, ya que los ahorradores se sienten abrumados ante la inestabilidad global, incluso con tasas de intereses negativas, además de una esperanza de vida mayor. A pesar de este escenario, gracias a las innovaciones, nuevas soluciones están empezando a emerger en numerosas formas.

En este contexto, los asesores digitales (comúnmente llamados roboadvisors) han recibido una atención considerable tanto de los reguladores como de los inversores teniendo en cuenta cómo está cambiando el escenario.
Los asesores digitales todavía son un sector muy pequeño en comparación con la industria tradicional, pero su rápido crecimiento hace necesario un exhaustivo análisis del negocio y sus actividades. Se basan en tecnología basada en ordenadores para manejar los procesos de la cartera a través de algoritmos diseñados para optimizar varios elementos como la selección y allocation de activos o minimizar impuestos y tasas.

Todos los asesores no son iguales, ya que cada uno tiene distintas filosofías y modelos de negocio, además de ofrecer una variedad de servicios ofrecidos. También están sujetos a las mismas regulaciones que los servicios tradicionales.
Las personas necesitan ayuda para ahorrar e invertir y los asesores necesitan nuevas herramientas para asesorar mejor a sus clientes. Las herramientas digitales, cuando se combinan con los asesores humanos, pueden dar una nueva forma de ayuda escalable para tender un puente en el creciente hueco del asesoramiento financiero.

A continuación se dan una serie de observaciones y recomendaciones en el nuevo escenario que está continuamente evolucionando.

Observaciones y recomendaciones claves
Se sugiere que los reguladores se enfoquen en las siguientes áreas claves:

1. Conocer al cliente: Para ofrecer los activos a lo largo del mundo que el cliente necesita, requiere que los asesores hagan recomendaciones de inversión basadas en su conocimiento de las circunstancias del cliente y sus metas, recogidas normalmente a través de formularios.

2. Algoritmos de diseño y vista general: Los asesores digitales deberían asegurar que los profesionales de la inversión con suficiente experiencia estén estrechamente involucrados en el desarrollo y revisión de los algoritmos de manejo de carteras.

3. Estándares de divulgación y coste de transparencia: La divulgación es esencial para que los clientes entiendan los servicios que están recibiendo además de los riesgos que involucran. Como en los asesores tradicionales, se deben mencionar claramente los costes, tarifas y otras formas de compensación anteriormente a proveer los servicios.

4. Prácticas de trading: Los asesores digitales deberían diseñar políticas y procedimientos sobre sus prácticas de trading. Esos procedimientos deberían tener controles y supervisión para mitigar los riesgos asociados. Los riesgos de esas prácticas deberían ser mostrados claramente.

5. Protección de datos y ciberseguridad: Los asesores digitales deben ser minuciosos a la hora de guardar la información de sus clientes y no compartirla con terceros. Deberían utilizar la encriptación más potente, tener seguros de ciberseguridad e implementar manejo de incidentes

Nuevo escenario para el asesoramiento financiero
En el escenario actual de las finanzas personales es más necesario que nunca obtener un asesor debido a los siguientes puntos:

1. Altos niveles de dinero en efectivo: La mayoría de las personas, eligen mantener su dinero en efectivo en lugar de invertirlo en bonos, acciones o activos alternativos. Por ejemplo, en Estados Unidos, se mantiene alrededor del 65% de los ahorros en efectivo, y parecido ocurre en Europa.

2. Incremento de la longevidad: La esperanza de vida ha aumentado mucho en las últimas décadas, lo que provocará que las pensiones no se adecuen satisfactoriamente a las necesidades que se tienen pensadas. Es necesario mejorar en las finanzas y manejo de activos para llegar a la edad de jubilación por nuestros medios.

3. Agujero de las ganancias en la jubilación: Como resultado de los factores anteriores, cada vez hay un hueco mayor en las ganancias durante la jubilación. La tendencia mundial del pago de las pensiones se está cambiando hacia planes personales de contribución durante la jubilación. La garantía de que los estados puedan pagar las pensiones cada vez es menor, haciendo cada vez más grande el agujero entre pensiones y dinero necesario durante esta jubilación.

4. Falta de compromiso, educación financiera y acceso al asesoramiento: En estos tiempos donde la necesidad de asesoramiento es tan grande, los niveles de compromiso con los asesores financieros son decepcionantemente bajos. Aproximadamente el 17% de las personas en Reino Unido y Alemania usan servicios de asesoramiento. Además, más del 25% que utilizaban asesores en el pasado utilizaron estos servicios, dejaron de tomarlos porque se volvieron muy caros.
Esta falta de compromiso, es debida a la falta de educación financiera.
 
Teniendo en cuenta los altos niveles de efectivo, ahorros inadecuados, mayor esperanza de vida y mayor necesidad de tomar la responsabilidad de las ganancias durante la jubilación que significan un gran reto para los usuarios, muchas personas necesitan consejo profesional y desmitificar el proceso de ahorros e inversiones. El número de estas empresas está creciendo en los últimos años.

 

¿Qué es el asesoramiento digital? 
Durante la última década, ha habido un gran incremento de las empresas que han empezado a ofrecer asesoramiento digital sobre inversiones.
Lo que empezó como un pequeño nicho, está empezando a ser cada vez más aceptado con un mayor interés de los consumidores.
Los asesores digitales proveen una gran variedad de servicios a clientes utilizando plataformas vía internet usando algoritmos de estrategias de manejo de carteras.

Los algoritmos ofrecen distintas estrategias, ofreciendo adicionalmente estrategias de minimizar tasas y costes, distribución eficiente de activos…
Es importante entender los distintos grados de sofisticación de los asesores digitales, y los componentes claves son los siguientes:

– Personalización: Basado en la información recogida del cliente, los asesores deben seleccionar el mejor allocation de activos para cada persona, teniendo en cuenta factores como el riesgo que puede asumir cada uno.

– Tratamiento de tasas: Algunos asesores digitales ofrecen estas opciones que incluyen minimizar las tasas e impuestos de los activos sin afectar al riesgo o al allocation de la cartera, incluso para pequeños cantidades.

– Intervención humana: Aunque algunos asesores digitales están totalmente automatizados, muchos ofrecen a los clientes poder comunicarse con un profesional humano mediante un chat, teléfono o videollamada.

 
El afloramiento del FinTech
Algunas de las mayores tendencias del FinTech son las siguientes:

– Peer-to-peer lending: un método de financiar deuda que permite prestar dinero a individuos sin la necesidad de una institución financiera como intermediario.

– Crowdfunding: pequeñas cantidades de capital de un gran número de individuos que gracias a internet financian un proyecto o una empresa.

– Blockchain: tecnología de contabilidad distribuida donde las transacciones se registran para mejorar los pagos, la transparencia, las auditorías o el manejo de los datos de los activos.

– Cartera digital: un sistema que de forma segura registra la información de pagos. Puede utilizarse como Sistema de pago en teléfonos móviles.
 
Incremento en la eficiencia de las comunicaciones con los clientes
Uno de los beneficios del asesoramiento financiero es la habilidad de ayudar a los clientes en sus metas a largo plazo y moderar las conductas para que no mantengan demasiado dinero en efectivo, ya que su valor se deprecia, y minimizar la tendencia de comprar caro y vender barato.
Buenos modelos ayudarán a los clientes en tiempos de gran volatilidad. La tecnología puede ofrecer la habilidad de comunicarse mejor con los clientes, además de poder llegar a un mayor número y desde la comodidad de sus casas. Los modelos en línea pueden ser menos intimidantes que ir a un asesor directamente. Además, muchos consumidores están preocupados por que no tengan suficientes activos para invertir.
 
Desarrollos que se están llevando a cabo: Identidad Digital
El manejo de la información de los clientes es un factor esencial. Cada vez los clientes tienen más cuentas distintas y necesitan un lugar donde poder ver toda la información a la vez. Los asesores digitales tienen la capacidad para ofrecer este servicio ayudando a tener una visión global y tomar mejores decisiones. Aunque es un gran reto unir toda esta información, ya que cada cuenta tiene distintos estándares.

Esto se podría llevar a cabo teniendo una identidad digital que aunara toda la información, sin perder el registro de todas las transacciones y cantidades que se tiene en cada cuenta. Se necesita generar confianza en los clientes para utilizar estos métodos y ofrecer una ciberseguridad robusta.
 
Conclusión 
Los servicios de asesoramiento digital tienen el potencial para mejorar el comportamiento financiero de los clientes, además de proveer las herramientas de inversión personalizada para cada persona a un precio relativamente barato.

Cada inversor necesita diferentes necesidades y requieren distintos niveles de complejidad en su estrategia. Es en los clientes donde se debe poner el foco para mejorar su forma de invertir teniendo en cuenta sus metas a largo plazo.

¿Las acciones realmente superan en rentabilidad a las letras del Tesoro?

Hoy te traigo dos estudios sobre la rentabilidad de las acciones y si realmente superan a las letras del Tesoro.
Algunas cifras desarrolladas más adelante son:

  • La mayoría de las acciones no superan a las letras del Tesoro, el 58% tienen peores rentabilidades
  • La gran rentabilidad de la bolsa, realmente es debida a un pequeño porcentaje de grandes ganadores, concretamente al 4% que más rentabilidad dan
  • Las 86 acciones que más riqueza generan, tienen la mitad de la riqueza creada

En la siguiente tabla se pueden ver las empresas que han creado más riqueza en la historia de las acciones en EEUU:

Las 5 primeras empresas (Exxon, Apple, GE, Microsoft, e IBM) tienen alrededor del 10% de la riqueza creada en la vida del mercado de valores de EEUU. Las 10 primeras empresas tienen el 16.26% de los ingresos generados.

Los riesgos de tener acciones individuales

¿Cuánto riesgo tiene comprar acciones individuales? Ésta es la pregunta que muchos inversores se hacen cuando deciden comprar acciones, sin embargo, muchas personas tienden a creerse la historia de que el valor de la compañía XYZ va a duplicarse durante el siguiente año.

Como inversor instruido, es necesario saber las posibilidades de que eso ocurra. Lo que pretende el estudio es presentar la distribución de rentabilidades que uno hubiese ganado teniendo acciones de empresas individuales.

Análisis de rentabilidades

La distribución generada se separa en dos periodos de tiempo, el primero de 1983 al 2006 y el segundo de 2007 a 2014.

Se seleccionan las 3000 empresas que más capitalización tienen en el mercado de EEUU y se comparan una a una al índice Russell 3000. De esta forma, se examinan las rentabilidades en las que un inversor hubiese ganado superando al índice.

Primer periodo: 1983 a 2006

  • La probabilidad de superar al índice por más de un 100% es sólo del 11%
  • El 39% de las acciones individuales tuvieron rentabilidades negativas. Son inversiones que perdieron dinero.
  • El 18.5% de las acciones, perdieron alrededor del 75% de su valor.
  • Una minoría de acciones sobrepasaron a su índice.

Segundo Periodo: 2007 a 2014

  • Alrededor del 54% de las acciones no superan a su índice, respecto al 46% que sí lo hacen.
  • La probabilidad de superar al índice por más de un 100% es sólo del 10%

Así que cuando las noticias dicen que los últimos años han sido buenos para los inversores que eligen las acciones, la probabilidad dice lo contrario. Otra de las desventajas de seleccionar acciones es que el inversor está a merced de riesgos externos, como malas noticias que puedan hacer caer el valor de forma estrepitosa.

Caídas máximas en periodos de 5 años:

  • Entre 1983 y 2006, alrededor del 73% de las empresas tuvieron una caída superior al 50% (la caída máxima del índice SP500 en ese periodo fue del 44%).
  • De 2007 a 2014, la cifra sube al 82% (la caída máxima del SP500 fue del 50%). Tener acciones de empresas individuales puede tener mucho riesgo.

Comprar acciones individuales puede tener mucho riesgo, y batir al mercado es complicado. Elegir acciones puede llevar a grandes caídas, lo que es peligroso para el patrimonio de cada uno. Hay que tener mucha precaución para conseguir tener una cartera bien diversificada.

La distribución de la rentabilidad
Se trata de una distribución con grandes colas que reflejan las realidades observadas de los retornos de las acciones en el largo plazo.

El siguiente gráfico muestra la rentabilidad de las acciones relativas a la rentabilidad del índice Russell 3000 en el mismo periodo de tiempo.

  • 494 (6.1% del total) acciones, sobrepasaron el índice Russell 3000 por al menos un 500% durante su vida.
  • 316 (3.9% del total) acciones perdieron al menos un 500% comparado con el índice.

El siguiente gráfico muestra la rentabilidad anual para acciones individuales relativas a la correspondiente rentabilidad del índice Russell 3000.


La cola de la izquierda es significante. 1,498 (18.6% del total) acciones dramáticamente tuvo una mala rentabilidad respecto al Russell 3000 durante su vida.

El siguiente gráfico muestra la distribución de la probabilidad acumulada de la rentabilidad anual de las acciones:


A continuación se muestran las acciones ordenadas de las menos rentables a las más rentables para comprobar las ganancias producidas por todas las acciones.

La conclusión es que si un inversor fuese capaz de evitar el 25% de las acciones más rentables y sin embargo invirtiese en el otro 75% del total, sus ganancias desde 1983 a 2007 serían del 0% En otras palabras, una minoría de acciones son responsables de la mayoría de las ganancias del mercado.

Entonces, ¿las letras del Tesoro superan a las acciones?
La cuestión parece no tener mucho sentido. Los mercados de valores dan rentabilidades en el largo plazo que exceden las rentabilidades que dan las inversiones de bajo riesgo, pero la realidad es que la mayoría de las acciones no superan a las letras del Tesoro, el 58% de las acciones tienen peores rentabilidades.

Cuando se mira en términos de creación de riqueza, toda la ganancia de la bolsa desde 1926 se atribuye a un pequeño porcentaje de grandes ganadores, concretamente al mejor 4% de las empresas que cotizan en bolsa.

El resultado ayuda a explicar por qué las estrategias activas, que tienden a estar diversificados de una forma errónea, la mayoría de ellas tiene baja rentabilidad, de hecho la estrategia de acciones individuales, tiene peor rentabilidad que el mercado en el 96% de los casos. La probabilidad de elegir acciones superen a las letras del Tesoro es sólo del 20%.

De las 26.000 acciones que aparecen en el CRSP desde 1926, menos de la mitad generaron retornos positivos, y sólo un 42% tiene una rentabilidad superior a las letras del Tesoro. La rentabilidad positiva del mercado, se debe a unas grandes rentabilidades generadas por unas pocas acciones. En relación a la creación de riqueza, 62 empresas (un 0.23% de las acciones) tienen la mitad de las ganancias del mercado.

Estos resultados chocan contra la creencia de que las acciones generan unas rentabilidades muy grandes, pero muestran la importancia de la diversificación de la cartera, pero poniendo atención en el hecho de que carteras mal diversificadas pueden omitir las acciones que generan grandes rentabilidades, de hecho, no suelen batir al mercado. Es cierto que cuanta más diversificación se tiene peor rentabilidad, pero una mala diversificación, está sujeto a un riesgo muy alto.

Bajos rendimientos son normalmente atribuidos a costes de transacción y tarifas que conllevan a un mal talento en la inversión, pero los resultados muestran que un mal rendimiento se debe más a menudo a una mala diversificación, en lugar de estar relacionada con los costes.

Para profundizar más sobre esta información puedes leer los siguientes estudios:

“The Capitalism Distribution”

“Do Stocks Outperform Treasury Bills?”