La lección más importante

Vamos a ver algunos datos importantísimos para comprender la importancia de tener bien diversificado el portfolio de inversión personal.

En los últimos tres años la renta variable de Estados Unidos ha sido del 19% (siguiendo el VTI) y la del resto de países desarrollados del 7,12% (siguiendo el EFA).

Esto nos lleva a pensar que la renta variable de USA se va a comportar siempre mejor que la del resto. Es inevitable.

Sin embargo si comparamos la rentabilidad para el periodo pre-crisis, años 2002-2007 tenemos que el VTI tuvo una rentabilidad acumulada de 50,9% y la del EFA del 143%.

Si ampliamos el horizonte de análisis para el periodo 1970-2014 los datos son más esclarecedores:

¡La rentabilidad es practicamente igual!

Es difícil tener un horizonte temporal tan amplio, así que vamos a dividirlo por ciclos:

Cada época tiene entre uno y dos zonas que tienen un muy buen rendimiento.

Estos números nos recuerdan lo importante que es diversificar de manera global y evitar sesgos geográficos (por no hablar de los domésticos o nacionales). No sabemos lo que va a pasar en la próxima década, así que nosotros deberíamos estar en todos.

Un ejemplo de esto es lo que ha ocurrido con el área pacífico, sobre todo por Japón. Atendiendo al MSCI Pacific Index, si lo comparamos con el S&P 500 de USA vemos lo siguiente:

Durante nada menos que dos décadas, el mercado asiático duplicó la rentabilidad de lo que sucedía en el gran Estados Unidos. Una rentabilidad bestial durante un periodo de tiempo enorme.
Si estuviéramos a mitad de los 80 nuestra cartera tendría un % muy significativo del MSCI Pacífico, seguro e inevtiable.

Sin embargo en las siguientes dos décadas la retntabilidad es nula (y con una volatilidad muy alta).

La cartera que hubiéramos diseñado tendría una rentabilidad muy pobre a lo largo de nuestra vida.

He aquí la gran enseñanza que nos muestra la historia. Hay que estar diversificados e invertidos en todos los mercados. De esta forma siempre tendremos un buen rendimiento en cada década, independientemente del ciclo económico y sus cricunstancias.

Gestión de activos en la era digital

El número de personas con una gran cantidad riqueza neta en el mundo está en un máximo absoluto, pero este crecimiento de la riqueza ha coincidido con una bajada de la rentabilidad de las empresas de gestión de activos.

Uno de los mayores retos de las empresas para conseguir beneficios es hacer uso de forma efectiva de la tecnología digital y la transformación de sus negocios en la nube, para hacer frente a los servicios que esperan estas personas en situación de invertir.

Tiempos emocionantes en la industria de gestión de activos

El crecimiento de la población y la riqueza mundial es indudablemente bueno para las firmas de gestión de activos. Y además, está habiendo una disrupción en la industria por una serie de factores que están transformando la dinámica de beneficios de las empresas, además hay una gran competitividad.

Las causas son innumerables:

  • La influencia de la riqueza de los más jóvenes está creciendo, impactando en las empresas que no están preparadas para su conocimiento tecnológico.
  • Incremento de la presión regulatoria, teniendo que realizar un gran trabajo de papeleo que no produce beneficio.
  • La entrada de nuevos brokers online con gran transparencia, combinado con las turbulencias del mercado, las firmas tienen que diferenciar sus servicios adaptándose a la tecnología FinTech.

 

El futuro de la gestión de activos es digital

Durante años la industria se ha estado resistiendo al cambio de la tecnología digital, utilizando muchas excusas para no avanzar. Éstos son los mitos que están quedando atrás para hacer más trabajo en digital:

  • “Las personas no quieren herramientas digitales, quieren trato personal”. La verdad es que cada vez más se prefieren las herramientas digitales.
  • “La tecnología digital absorverá nuestro negocio”. La realidad es que no invertir lo suficiente en esta tecnología acaba haciendo perder clientes.
  • “Los gestores no utilizarán herramientas digitales”. Cada vez más gestores prefieren esta tecnología por proporcionar mayor rapidez de información y gestión.
  • “Es una baja prioridad comparado con otros temas”. Alrededor del 56% de las firmas, tienen los temas digitales en su top tres de prioridades, así que no avanzar deja atrás a las empresas.

Los clientes cada vez tienen más asumidas estas herramientas en otros sectores, así que no aceptarán algo peor en la gestión de activos.

Nuevas herramientas para satisfacer las necesidades de los clientes

Para avanzar con la estrategia digital, hay que crear un vínculo con el cliente de informar y comprometer que acaba con una transacción.

  • Se proporciona información y educación sobre noticias y productos, además de información de carteras y rendimientos.
  • Se compromete ofreciendo consejo y servicios de auditoría por parte de los gestores con recurrentes conversaciones y revisiones.
  • Finalmente se termina realizando una transacción y transfiriendo fondos entre cuentas.

Todas estas capacidades pueden ser llevadas a cabo por numerosas vías, como webs, aplicaciones móvil o llamadas de teléfono.

Las interacciones personales han tenido una gran importancia, pero cada vez se diluyen más e irán perdiendo fuerza cuando vayan avanzando las nuevas generaciones.

La mayor disrupción está apareciendo debido a las aplicaciones móviles, redes sociales y vídeo, especialmente cuando se segmenta a los clientes por edad, haciéndose especialmente importante para los menores de 40 años, que además demandan mayor interacción sobre todo por las aplicaciones móviles.

Además, si las firmas no avanzan hacia la tecnología digital, se prevé que haya una gran tasa de abandono de los clientes hacia otras plataformas que sí que la implementen. Y no sólo para los clientes, si no también para los gestores que abandonarían sus empresas. Y como además, el 66% de los clientes seguirían a sus gestores a sus nuevas empresas, el riesgo de no avanzar digitalmente es una gran amenaza para las compañías.

Cuando se trata de capacidades digitales claves, como acceso en tiempo real al perfil del cliente e información del mercado en una misma aplicación, sólo el 53,5% de los gestores dicen estar satisfechos con las herramientas que hay disponibles.

 

Una nueva proposición de valor para la gestión de activos del futuro

A pesar del crecimiento digital, los gestores de activos son y seguirán siendo una pieza necesaria, con los canales digitales como pieza complementaria a la relación con el cliente.

Los clientes necesitan consejo, por lo que los gestores deben entender totalmente las necesidades de sus clientes, como sus preocupaciones y su tolerancia al riesgo, para ofrecer soluciones a través de una plataforma digital donde mostrar los activos que el cliente necesita.

Los jóvenes no están tan contentos con sus gestores como las personas más mayores y tienen menos confianza en ellos. Además, tienen mayor tendencia a relacionarse con varias firmas, por lo que representa un reto y una oportunidad para ofrecer lo que los jóvenes están buscando y diferenciarse de la competencia.

Además, nuevos participantes disruptivos están entrando como los robo-advisors (servicios de asesoría automatizada). Un allocation de activos básico, asesoría sobre la inversión y servicios de perfil de riesgo son propuestas de valor de las firmas de gestión de activos que tienen que proporcionar. Se está cambiando de la selección de acciones y gestión de la inversión a una forma más alternativa de planificación financiera, por lo que los gestores deben adaptarse a este nuevo entorno.

 

Las firmas necesitan incluir la gestión digital a través de la experiencia con el cliente.

Las empresas se enfrentan a un panorama cambiante muy complejo:

  • La parte digital no debe ser una vía, sino una parte integrada de la experiencia del cliente.
  • Se deben identifican indicadores claves del rendimiento para que proporcionen modelos comprensibles del retorno de la inversión.
  • Implementar rápidas victorias para construir momentum. Mantener la energía de la empresa con la transformación digital, por ejemplo ofreciendo tablets a los gestores donde puedan mostrar elementos visuales y atraer clientes.
  • Desarrollar oportunidades en el big data.

Terceras empresas pueden ofrecer una forma más asequible para las firmas de obtener los programas informáticos, además de ser más escalables y mantener el rápido cambio tecnológico, especialmente aquellos que puedan integrarse con el cambiante ecosistema FinTech.

 

Equipar a los gestores para el éxito

Los gestores han identificado ciertas capacidades específicas que son críticas para las necesidades de los clientes:

  • La más importante son las herramientas de planificación y allocation de activos.
  • También es importante tener acceso a expertos incluidos los de aspecto legal y de impuestos.

Estas capacidades deben ser accesibles digitalmente para generar valor y diferenciarse.

Por lo tanto es crítico para las compañías de gestión de activos ser capaces de desarrollar plataformas que integren una interfaz de usuario con herramientas de terceros para que los gestores las puedan adaptar a las necesidades de los clientes.

En la transición hacia una planificación financiera más digital, también es necesario dar una gran importancia a la formación y las iniciativas de cambio. Hacer un seguimiento y soporte de los clientes a través de las herramientas digitales proporcionará un gran valor añadido.

Conclusión: Se necesita reconstruir, las plataformas en la nube son la clave para el éxito digital de las firmas

Haciendo frente a la necesidad de digitalizar y ofrecer a los clientes la forma de dar servicios personalizados y colaborativos, las empresas deben construir sus plataformas tecnológicas. Para hacerlo, deben elegir entre reconstruir sus sistemas desde cero, o realizar una plataforma escalable con bajos costes alojada en la nube, que se pueda integrar con aplicaciones de terceros.

Cada vez más firmas eligen plataformas en la nube, debido a que ofrece agilidad, flexibilidad y escalabilidad de sus servicios, lo que les proporciona éxito en la industria disruptiva de hoy en día. Además, les permite tener una plataforma más colaborativa con el cliente, con lo que pueden ofrecer proposiciones más diferenciadas según sus necesidades e ir evolucionando en el tiempo.

A continuación puedes descargar un estudio de 28 páginas donde se analiza con más detalle y gráficas la era digital en la gestión de activos.

 

Descarga del PDF: Wealth Management in the Digital Age

Estrategia de inversión value y momentum

Hoy te traigo un estudio que explora una estrategia de activos diversificados mundialmente, llevados a cabo a través de value y momentum investing a largo plazo.
Los autores del estudio encuentran que ajustando la cartera para incluir ambas estrategias e ir variando su allocation, rinde mejor y con mayor calidad que una cartera más estática. Se enumeran distintos activos para que se puedan llevar a cabo de forma práctica incluso con una estrategia con ETFs.
Descarga del PDF:
A Case Study for Using Value and Momentum at the Asset Class Level

Además en este vídeo explica de forma simple la rentabilidad de la bolsa que podemos esperar en las próximas décadas.

El poder de combinar estrategias a largo plazo

Hoy te presento una estrategia para obtener rentabilidades de fuentes alternativas de inversión, utilizada por Hedge Funds sofisticados.

Según una amplia investigación muestra una estrategia basada en tres factores o estrategias: MomentumValue y Carry. Le denomina Systematic Global Macro.

Las carteras de UF siguen estrategias “Momentum”. Las estrategias “Value” son las que buscan valor en función de fundamentales y ventajas comparativas a largo plazo en empresas cotizadas. La estrategia “carry” explota las diferencias de tipos de interés entre activos.

Es una estrategia sofisticada, esto quiere decir más compleja. Pero bien llevada a cabo nos permite diversificar el riesgo y obtener rentabilidades de fuentes alternativas.

La estrategia (sobre todo por la parte de “carry”) se hizo famosa por el fondo de George Soros cunado en 1993 tumbó la libra y ganó en torno a 1.000 millones de dólares en un día.

La evidencia en datos

La investigación estudia los factores de decisión para invertir, tanto en posiciones largas (comprar) como en posiciones cortas (vender). Estos son los factores decisivos:

Lo que hacen es comprar (long) el tercio superior según estos factores y ponerse cortos (short) el tercio inferior.

Como ejemplo de la estrategia momentum: compraría el tercio superior de los activos (por ejemplo bonds) que están por encima de su media de 12 meses y me pondría corto en el tercio peor de los que están por debajo de la media de 12 meses.

Los resultados:

Los mejores resultados vienen de la estrategia momentum, la de las carteras del blog 🙂

Vamos a ver la correlación entre estas estrategias. 1 correlación máxima, -1 correlación total inversa y 0 descorrelación total. Siempre buscamos estar los más cerca de cero:

El estudio sugiere que si se combina más de una estrategia, la descorrelación es casi total, como se demuestra en el cuadro. Esto quiere decir que la diversificación es muy potente y los resultados rentabilidad/riesgo mejorarán.

Ellos han puesto 12 estrategias en un portfolio combinando estas 3; los 3 factores por los 4 activos (bonos, divisas, acciones y materias primas), en un periodo de 25 años y les sales un rentabilidad media de 14,7% con una volatilidad del 10,1%; lo que sale un ratio de sharpe de 1,5. ¡En 25 años!
Esto es una absoluta barbaridad.

Y estos los drowdowns (máxima cáida, desde el máximo al mínimo):

Es increíble, el máximo en estos 25 años en 2012 que es del -17,5%. En la crisis de 2007 apenas sufrió un DD del -6%.

Y ahora viene lo más interesante. Los resultados con los índices (ETFs en su caso). Si lo añadimos a un portfolio 60/40:


Esta estrategia es el tercer allocation. Vemos cómo mejora la rentabilidad y el riesgo.

La conclusión a efectos prácticos para ti

Combinar estrategias momentum como las de UF ayuda a que tu portfolio de gestión pasiva mejore muchísimo tanto en rentabilidad, como en riesgo como en descorrelación.

Por esa razón yo tengo un % de mi cartera fijo en estrategias momentum.
Si añades un buen fondo value en un allocation fijo también mejorará el comportamiento del conjunto de tu cartera (lo difícil es elegir el bueno).

La estrategia que no toco es la de Carry, porque depende de temas macro etc que bajo mi punto de vista no merece para nada la pena.

De esta manera construimos una cartera mucho mas robusta y con mejores resultados que la gestión pasiva pura y por supuesto que la gestión activa pura.

Cómo utilizar el timing en tus estrategias

El timing del mercado, considerado por muchos como un pecado, puede ser una ventaja si se emplea con cabeza, usando una combinación de estrategias contrarian y de tendencia.

Los altos precios de las acciones, los bajos intereses de los bonos y las bajas rentabilidades futuras esperadas (según las opiniones), hacen que no se deje de hablar del timing, haciendo pensar a los inversores si deberían salir del mercado ahora.

“Salir ahora”, es una acción muy extrema y generalmente es lo que se piensa sobre el timing. Si, por el contrario, los inversores se preguntan si deberían tener menos acciones y menos bonos que de normal, ésta es una pregunta más complicada y más interesante.

Algunas de las evidencias más fuertes a favor del timing vienen de estudios de previsibilidad a largo plazo utilizando métricas, como la más conocida del profesor de Yale Robert Shiller y su versión del ratio P/E para el S&P500 (La relación precio-ganancia cíclicamente ajustada, CAPE)

Este ratio (que está ahora en 29), nos muestra que las acciones están caras comparadas con valores históricos, pero todavía están lejos de su máximo histórico (40, al inicio del año 2000)
Las valoraciones caras pueden ser señales de una baja rentabilidad en los próximos años.

En la figura 1, podemos ver las rentabilidades en los 10 años posteriores, de acuerdo al ratio de CAPE de cuando se realizó la compra. Se recogen datos desde 1900.


Hay una clara relación: las décadas que comenzaron con un ratio más bajo, tuvieron mejores rentabilidades, y décadas que empezaron con un ratio superior, tuvieron bajas rentabilidades.

Así que parece fácil, ¿no? Simplemente miramos el CAPE y actuamos de forma contraria, comprando cuando está bajo y vendiendo cuando está alto. No tan rápido.

En la gráfica 2, se compara la rentabilidad acumulada de la estrategia buy&hold con la estrategia de timing contraria, que invierte variando las cantidades en los mercados cada mes, pasando un 50% a dinero en efectivo cuando el CAPE está alto y llegando hasta un 150% de la inversión cuando el CAPE está bajo.

Como se puede ver, la diferencia no es tan grande, y desde los años 50, prácticamente no ha habido diferencia entre ellas.

La estrategia contraria, tiene menor riesgo, lo que es difícil de ver en la gráfica, pero es algo a tener en cuenta. Luego profundizaremos sobre el riesgo.

Así que tenemos un dilema. La gráfica 1 muestra que el timing de la estrategia contraria es una buena idea. Sin embargo, la gráfica 2 dice poco a favor del timing. Y sin embargo, las dos gráficas utilizan el CAPE de Shiller y el S&P500. ¿Qué es lo que ocurre entonces?

Por decirlo rápido, la primera gráfica miente, y la segunda no.Normalmente, se analizan oportunidades históricas asumiendo que los inversores del pasado tenían más información del futuro de la que realmente tenían.

Por ejemplo, la media del CAPE en la primera mitad del siglo XX era de 13.5, en la segunda mitad de 17 y de 25.3 desde el año 2000 hasta ahora. ¿Sabían esos inversores que este índice iba a ir subiendo? Esta es la clase de trampa que se hace al analizar datos. Se deben utilizar datos como en la gráfica 2, donde solo se usan los datos que había disponibles en el momento de hacer la previsión.

Hay otra razón por la que la rentabilidad de la gráfica 1 es superior a la de la gráfica 2. Normalmente, los mercados financieros incluyen momentum, tendencia, comportamiento; y la inversión contraria ignora este hecho. Cuando los activos han estado subiendo los últimos meses, es probable que sigan subiendo, y cuando han estado bajando, es muy probable que sigan cayendo. Momentum suele funcionar más a menudo de lo que no funciona, y eso en inversión es bastante bueno.

Incluir estrategias de tendencia

En el caso del timing, las reglas de tendencia tienen mejores registros de rentabilidad que las reglas de la inversión contraria.

Una estrategia contraria pura, como la descrita anteriormente, está enfrentada con la tendencia. Se compra en cuanto los precios caen (y el CAPE cae) y se vende cuando los precios suben (y el CAPE está alto). En el corto plazo es totalmente distinta la estrategia, y puede tener bastante influencia en el largo plazo.

La estratega contrarian solo tiene sentido, bajo mi punto de vista, en momentos puntuales. Es lo que buscamos con indicadores como el CAPE ST, que nos ayuden a tomar una decisión cada varios años.

Traducido al castellano; seguir con tu cartera permanente y tomar decisiones en momentos extremos con unos indicadores sencillos como los que conoces.

Quizá haya personas que quieran buscar métodos más complejos o haciendo mejoras, pero la simplicidad siempre explica mejor un método.

En la gráfica 3, se muestran los resultados de esta simple estrategia de tendencia que tiene un 150% de acciones cuando el año anterior está en su máximo de los últimos 60 años, y un 50% cuando está en el mínimo de los últimos 60 años.


La estrategia de tendencia añade más valor que la estrategia contraria y se ha comportado mejor en tiempos más actuales.

Unir dos estrategias de inversión

Por supuesto es falso tener que hacer la elección de una estrategia u otra. Así que vamos a intentar unir como compañeros, los timing de la estrategia de tendencia y de una estrategia contraria. En lugar de elegir, suele ser mejor unir estrategias complementarias.

Ya lo vimos en otro estudio de Uncommon Finance. Tal como lo hacen algunos hedge funds.

Usando este método, la idea es tener una cartera más agresiva cuando las acciones están en su mejor combinación de baratas (según el CAPE) y comportándose bien últimamente (utilizando tendencia) y viceversa. Esta combinación se ha demostrado efectiva en muchas decisiones de inversión.

Esta vez no hay gráfica (son una media entre las gráficas 2 y 3) Además, la rentabilidad no lo es todo, se ha dejado de lado un punto importante, que es el riesgo.

El riesgo de las estrategias de inversión

La volatilidad para buy&hold es de 14.9% frente a un 13.9% de la estrategia combinada (contraria y tendencia).
La máxima caída es del 53% para buy&hold y un 43% para la estrategia combinada, y además menores pérdidas por seguir la tendencia.
Lo peor que se hubiese comportado la cartera realizando un mal timing respecto al buy&hold, sería un 32% para la estrategia contraria, un 27% para la tendencia, pero sólo un 17% para la estrategia combinada.

Incluir renta fija en la estrategia

Entonces, ¿qué es lo que queda? Parece que se ha olvidado por el camino cómo se comportan los bonos. Para esto se utiliza una estrategia igual que para las acciones, pero en lugar del CAPE, se utilizan las rentabilidades reales del bono (la rentabilidad de los bonos de EEUU a 10 años menos la previsión económica de la inflación).

Entonces, ¿qué ocurre siguiendo la estrategia contraria y de tendencia combinando acciones y bonos)?
Vamos a ver lo que pasa poniendo el 50% en cada uno de esos activos.


Ésta gráfica 4, nos muestra que se comporta realmente bien, incluso en los tiempos más actuales, además de tener menos volatilidad.
La peor caída de esta cartera es de un 21%.

Las dos estrategias (tendencia + contrarian) en renta variable + renta fija proporcionan una buena diversificación a parte de una mejor rentabilidad.

Para terminar, aquí van unas reglas a seguir a modo de resumen:

  • Combinar señales: Utiliza el largo plazo para la tendencia además del valor del CAPE para elegir el timing
  • Incluir al menos timing de acciones y bonos: Tener al menos dos clases de activos descorrelacionados es importante para diversificar.
  • Tener expectativas moderadas: Se consigue una buena rentabilidad con un riesgo moderado, pero no esperes dar un pelotazo. Se espera superar al buy&hold pero no enriquecerse rápido
  • Actuar simétricamente: Con el sistema, se debe actuar de la misma forma para comprar como para vender, además de mantener dinero en metálico cuando las condiciones lo indiquen.
  • Pero no ser binario: No hay que estar dentro o estar fuera del mercado, hay posiciones intermedias.

Recuerda los consejos que hay aquí al final y diversificar para poder realizar esta estrategia. Ten en cuenta el riesgo y la rentabilidad que esperas para poder adaptar tu cartera.

Como conclusión final: el buy&hold es estupendo. Si quieres mejorarlo, se puede hacer con el timing y indicadores contarian como el CAPE, pero solo utilizados cada mucho tiempo. De esa manera mejoramos la rentabilidad/riesgo.

Cómo protegerte de un “crash bursátil”

En la vida hay pocas cosas incuestionables, y una de ellas es que habrá un nuevo crack bursatil.  No sabemos cuándo ocurrirá ni de que magnitud será, pero que lo habrá es seguro.

Historicamente se han ido alternando periodos de bonanza económica con otros de crisis. En los mercados bursátiles se han ido repitiendo de manera cíclica grandes subidas para posteriormente caer con menor o mayor intensidad (cracks bursátiles).

Si observamos el interminable rally alcista de las bolsas actual, que va marcando cada semana  nuevos máximos, cuesta pensar que habrá caidas sgnificativas, y menos aun que pueda ocurrir un descalabro de las mismas. El ser humano está diseñado para olvidar las malas experiencias pasadas, y quedarse con las buenas.
Un optimismo que nos hace poder continuar a pesar de los pesares.

Para evitar este sesgo psicológico es bueno ponerse un gráfico histórico del mercado que estemos estudiando. Nos hace ganar perspectiva y tener un punto de vista más completo de lo que está pasando.

Mira el gráfico del SPY (ETF del SP 500), en temporalidad mensual (cada barra un mes). Observarás los dos crack más cercanos en el tiempo, el del año 2000 y el de 2008.

La tendencia alcista actual parte del mínimo marcado en marzo de 2009 perdurando hasta la actualidad. Es impresionante observar cómo el SPY pasó de 67 puntos el 06/03/2009 a los 245 puntos alcanzados el 09/06/2017.

Con un simple vistazo podemos darnos cuenta de que el mercado no siempre es alcista; y que las bajadas suelen ser rápidas y abruptas. Cuanto más nos desplazamos hacía arriba en el gráfico más sensación de vértigo nos da y más miedo nos sobreviene ante posibles caidas.

Los inversores de largo plazo siempre han tenido la inquietud de proteger sus carteras ante las grandes caidas del mercado. Según el perfil de cada inversor y la idea que tengan de la gestión de sus carteras, se podrá optar por diferentes soluciones.

Aquí tiene 6 posibilidades que te harán tener una mayor seguridad en tus inversiones. Unas son sencillas y otras complejas. Adáptalas a tu nivel de conocimientos.

1. Comprar y mantener (el famoso “buy and hold“)

Es la manera de protegernos más sencilla pero la más difícil de llevar a cabo.
Es la teoria clásica de que una acción buena nunca se vende, seguida a rajatabla por Warren Buffet.

Sería crear un porfolio de compañias de calidad, que tengan un buen comportamiento en cualquier punto del ciclo económico. Una vez construido se mantiene el porfolio pase lo que pase.

Todo lo anterior suena muy bonito y grandilocuente, pero a la hora de la verdad, sólo los grandes gestores como el oráculo de Omaha es capaz de aguantar perdidas enormes sin perder la calma. Es harto dificil ver como cae a plomo tu inversión, no desesperarse y no vender en el peor momento posible y con la máxima perdida.

Arriba gráfico mensual de Berkshire Hathaway, para que observéis como el señor Buffet, se tragó entre 2008 y 2009 un drawdown (caída entre el máximo y el mínimo) de más del 50 % (el periodo es el que aparece entre las dos flechas marcadas en el gráfico).

La clave está en tener un plan de inversión a largo plazo, y tener grabado a fuego que tu operativa no está en las caidas temporales, sino en captar tendencias alcista a largo plazo. Y que si tu inversión pierde valor volverá a recuperarlo y seguirá creciendo.

El problema de este tipo de inversión (“value”), directo en acciones, es que está al alcance de muy pocos gestores en el mundo. Una manera eficaz de hacerlo es con un etf o fondo índice y siguiendo el bay and hold.

2. Diversifica, diversifica y vuelve a diversificar

Se puede resumir con la aseveración “No metas todos los huevos en la misma cesta”. Se ha de buscar activos descorrelacionados, que tengan un buen comportamiento en las diferentes fases de mercado.

Podemos estar invertidos en diferentes países. Suele ocurrir que el inversor se centre sólo en el mercado nacional con el pretexto de que lo conoce (se da en la mayoría de inversores en todos países del mundo). Es un absurdo que en un mercado globalizado y con las nuevas tecnologías que han abierto los mercados mundiales a golpe de click, nos sigamos centrando en „¿tú qué comprás acciones del Santander o del BBVA?“.

Podemos invertir en diferentes sectores y en diferentes productos financieros (acciones, etfs sectoriales, bonos, oro, REITS, commodities, etc).

De esto ya sabes bastante.

3. Fortalecer tu portfolio con los sectores de consumo básico y utilities

Se suelen comportar mejor que el resto de sectores en los grandes caidas bursatiles. Son productos y servicios que no se ven afectados por el ciclo económico y que siguen siendo consumidos por igual.

Se puede tener en cartera valores individuales como Procter & Gamble,McDonald’s, etc. O bien apostar por ETFs sectoriales que engloban a más empresas. Hay multitud de ellos pero por poner un ejemplo estarían el XLV(etf sectorial de utilities en el sp 500) y el XLP (etf sectorial de consumo básico en el sp 500).

4. Fortalecer y proteger tu flujo de dividendos

Es una fuente alternativa de ingresos que puede paliar en cierta manera las perdidas sufridas por las caidas del valor. No hay que desdeñar ningún ingreso extra que podamos obtener por el camino.

Veámos el ejemplo de la empresa de telecomunicaciones AT&T, y la diferencia entre las cotizaciones del valor y los dividendos ofrecidos a sus accionistas.

5. Media simple móvil de 10 (meses) en el gráfico mensual de un índice de referencia. 

Es bueno mirar el mercado de vez en cuando (cada cierto tiempo). Para seguirlo tomamos un índice de referencia que sea seguido por los inversores. Puede ser el SP 500, el NYSE, o cualquier otro que tenga cierta relevancia.  En el índice elegido se pone en gráfico mensual y se le añade la media movil simple 10. Si el precio atraviesa la mencionada media para abajo, se vende todas las acciones que tengamos en cartera. No se vuelve a invertir hasta que la cotización del índice esté por encima de la media.

6. Proteger tu inversión con la compra de una put (cobertura)

De todas las modalidades comentadas, estaría indicada para inversores que conozcan la temática de las opciones. No sería recomendable si desconoces este complejo y desconocido mundo. Si no lo conoces, solo léelo como información, pero no intentes nada de esto.

Te lo explico breve y sencillamente, para que te sirva como introducción para saber qué se puede conseguir con la compra de una put.

Este es un ejemplo sencillo:
Pongamos que tenemos 100 acciones de McDonald’s en cartera  y queremos proteger su valor de posibles caidas de su cotización actual (154,80 $).

Podemos fijar la protección en cualquier punto por debajo de la cotización del valor, por ejemplo en 150 $. Pues para ello comprariamos una put de McDonald’s strike (precio) a 150$. Pagariamos por ello una prima, y obtendríamos el derecho a vender mis 100 acciones de McDonald’s a 150 $, pase lo que pase en el mercado.

Breves consideraciones con respecto a las opciones. La put comprada tiene una fecha de vencimiento, que eliges cuando la compras, y a partir de la cual perderías el derecho de hacer la venta al precio indicado.

Normalmente la compra de una put da el derecho a la venta de 100 unidades del subyacente al precio estipulado (en este caso acciones de McDonald’s). Las 100 unidades comentadas suele ser lo genérico pero podría diferir por diferentes situaciones de mercado (ampliaciones de capital del valor, etc).

Se pueden comprar puts también de cualquier  ETFs, como puede ser el SPY.
Así en caso de que caiga la acción se vende la put y se cubre la caída. En caso de que lo lo haga, el precio de la put es mínimo.

Nueva estrategia en LAB

Empezamos el nuevo curso con una estrategia nueva de largo plazo 🙂

No es una estrategia momentum, ni con ETFs y tampoco en dólares.

Se trata de un sistema de inversión hipersencillo que está invertido en un fondo índice en euros de renta variable y cuando se dan ciertas condiciones pasa a otro fondo índice de renta fija.

Lo mejor de todo es que de media cambias menos de 1 vez al año de uno a otro; en los 15 años de estudio del mismo hay años que no cambia, otros (la mayoria) una vez y algunos dos veces en un año.

Eso es todo.

Un sistema de tendencia

Se trata de un sistema muy tranquilo de tendencia que está invertido en un fondo índice (Vanguard) en euros si el precio de este está por encima de su media móvil de 10 y 12 meses.

Cuando cae por debajo el dinero se traspasa a un fondo índice (también Vanguard) de renta fija gubernametnal de la zona euro (también en euros).

Me he asegurado de que sean fondos que puedes contratar (por ejemplo en BNP Paribas y creo que también en Renta 4).

Ventajas de este sistema (mucha atención)

1) Muy fácil de seguir y de entender. Lo podrás seguir siempre y no hay que vigilarlo tanto.
2) Está en euros. Te evitas el tema del cambio de divisas que a muchas personas les da dolor de cabeza.
3) Son fondos índice; no vas a tener que pagar comisiones de brokerage, tan solo el 0,30% de coste de gestión anual.
4) No pasas por hacienda; cuando traspasad de un fondo al otro no pagas al fisco por el difermiento fiscal.
5) Es muy estable, la volatilidad es mas baja y la cartera más tranquila
6) No tiene absolutamente nada de correlación con el resto de estrategias (casi cero).

Fondos que lo conforman

# Vanguard Global Stock Index Inv EUR → IE00B03HCZ61
# Vanguard Euro Government Bd Index Inv EUR → IE0007472115

Se trata de un fondo índice que sigue el índice mundial de renta variable, estamos invertidos en todo el globo. Cuando la tendencia se rompe se pasa al fondo de renta fija europea.

¿Y cómo se llama esta estrategia?

GAIA

Como la diosa griega que simboliza la madre tierra.

Como es una estrategia para estar invertido en todo el mundo, es un nombre que le va bien y además es corto.

Datos clave de la estrategia

El estudio contempla el periodo 2002-2017. En estos 15 años tiene los siguientes resultados:

Rentabilidad media: 11,1%
Maximo DD (caida) histórica: -13,74%
Peor año: -1,43% (2007)
Volatilidad histórica: 8,56% (muy baja)
Media de traspasos al año: menos de uno (en 2017 no ha cambiado)

El único año que tuvo un susto fue 2016, como se aprecia en la gráfica, que es justo cuando se da el máximo DD. El resto de la serie ha sido muy tranquiila.

He habilitado la página correspondiente para que puedas ver el histórico:

El día 1 aparecerá en el email mensual.

Cómo implementar y estrategias

El domingo que viene subiré un curso donde te explico como se pueden usar las 3 estrategias de UF de manera conjunta y cómo la utilización conjunta mejora mucho a cada una por separado.

También cómo puedes utilizarla con otras estrategias que ya tengas, la cartera permanente etc.

La rentabilidad/riesgo del conjunto mejora mucho combinando estrategias diferentes, y en concreto veremos qué numeros salen con estas. De ahí puedes aplicarlo a tu caso o junto con otras inversiones o ideas que tengas.

¿Estás apostando o invirtiendo?

Aprende a beneficiarte con estos dos consejos sobre inversión:

1. La esperanza matemática es la clave para una inversión rentable.

2. La mayoría del asesoramiento de inversión es realmente apostar.

¿Sabes si juegas o inviertes?

Los dos son juegos de probabilidades en los que pones tu dinero en juego con la esperanza de conseguir más, y los dos pueden hacer desaparecer tus ahorros si apuestas mal.

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre apostar e invertir y por qué debería importarte?

La diferencia radica en un concepto simple: la esperanza matemática, que dice cuánto beneficio (o pérdida) puedes esperar en promedio por cada operación dentro de una estrategia de apuesta o de inversión.

Benefíciate del principio de la inversión

La esperanza matemática de una cartera varía con la valoración del mercado.

Si compras acciones, fondos, ETFs… cuando su precio es mayor que la media, la esperanza será conseguir menores rentabilidades que la media. Y al revés, puedes esperar mayores rentabilidades si inviertes cuando los precios son más bajos que la media.

La esperanza matemática puede decirte cuánta ganancia o pérdida puedes esperar como inversor en las operaciones que realizas.

Entender este concepto es la diferencia entre los ricos y los pobres, porque es lo que determina tu ganancia en el largo plazo.

Los mercados y tu cartera se comportarán y crecerán de acuerdo a la esperanza matemática, tanto si la tienes en cuenta, como si no. Es un hecho.

Así que puedes elegir utilizarla a tu favor o que juegue en tu contra.

¿Cómo funciona la esperanza en una estrategia de inversión?

Es comúnmente conocido que la probabilidad de que salga cara en una moneda es del 50%. Si apostases constantemente un euro a que salga cara, y te diesen un euro cada vez que acertases, acabarías muy probablemente con un euro después de haber apostado las suficientes veces.

La esperanza matemática en esa apuesta es “cubrir los gastos”.

En otras palabras, la esperanza es función de dos variables:

  • La probabilidad de que tu apuesta gane o pierda
  • La cantidad que se puede ganar frente a la cantidad que se puede perder

O dicho de forma más sencilla: la esperanza es la probabilidad multiplicado por la ganancia.

En matemáticas no necesariamente entiendes las cosas, simplemente te acostumbras a ellas.

Por ejemplo, si ganases 2€ cada vez que acertases en la apuesta de la moneda y perdieses 1€ cada vez que fallases, de repente tendrías una esperanza positiva.

Así que pregúntate si sabes con total certeza la esperanza de las inversiones de tu cartera. ¿Sabes sus probabilidades y ganancias?

Como inversor, sólo deberías arriesgar dinero en esperanza matemática positiva, mientras que los que apuestan arriesgan dinero en esperanza matemática negativa. Esa es la gran diferencia entre alguien que apuesta y alguien que invierte.

La esperanza matemática nos dice cuánto ganamos en promedio en las operaciones en las que ganamos multiplicado por el número de veces que nuestro sistema funciona correctamente, restando cuánto perdemos en promedio multiplicado por el número de fallos. Y ésta esperanza es la que necesitamos que sea positiva.

De hecho, un inversor realmente no es un apostante porque sus ganancias están aseguradas con el tiempo. Es simplemente una cuestión de tamaño y probabilidad.

Las matemáticas son otra manera de predecir el futuro.

¿Cómo saber si inviertes o apuestas?

Un inversor siempre tiene en cuenta la probabilidad para que esté a su favor y genere ganancias.

Muy pocas estrategias de inversión cumplen este criterio:

  • Comprar acciones porque crees que van a subir no cumple porque no tiene esperanza matemática conocida.
  • Comprar acciones porque crees que es una buena compañía no tiene esperanza conocida.
  • Comprar acciones porque crees que el mercado subirá o crees que ha tocado fondo también es apostar porque no conoces la esperanza.
  • Comprar acciones porque alguien te lo ha recomendado también es apostar.

La triste realidad es que la mayoría de la gente invierte basándose en opiniones. Y eso es apostar. También podrían jugar a la ruleta o al blackjack.

¿Cuál es la esperanza de las opiniones?

Si haces 10 o 100 inversiones basadas en opiniones, ¿qué resultados se pueden esperar? Ni idea, no se sabe, porque no está basado en datos y esperanza.

Ten cuidado, porque la mayoría de los expertos en los medios y en las publicaciones es poco más que opiniones, simples suposiciones.

Si quieres inversiones rentables, básate en la probabilidad

Para entender mejor este consejo, vamos a ver la diferencia entre el dueño de un casino y el que apuesta en un casino.

El cliente apuesta, pero el casino lleva un negocio. El dueño sabe que ganará basado en la ley de probabilidades, porque cada juego tiene las probabilidades a su favor.

El cliente tiene días buenos y días malos, pero en el largo plazo siempre pierde porque tiene las probabilidades y la esperanza matemática e contra.

Así que tu cartera tiene que ser como un negocio donde la probabilidad esté a tu favor o estarás apostando.

Otra pista para saber si apuestas es si tienes cierto gusanillo cuando haces tus inversiones. Invertir es excitante para alguien que apuesta, tanto como el que juega en un casino en cualquier juego.

La verdadera inversión, debería ser tan aburrida como ver la pintura secarse en una pared. Porque es un negocio, es una tarea disciplinada basada en una estrategia que deja fuera las emociones.

El dueño del casino va todos los días a trabajar, revisa las cuentas, resuelve los problemas y hace su trabajo. Simplemente hace su plan beneficiándose de él.

¿Qué describe mejor tu situación, el cliente del casino o el dueño del casino? ¿Inviertes con una ventaja conocida o tiras el dado esperando ganar?

La estrategia de inversión “estilo casino”

Las probabilidades en la inversión están definidas por cómo de inteligente juegas el juego. Puedes convertirte en “la casa”, tú haces las reglas.

En otras palabas, tú determinas las probabilidades por los riesgos que eliges aceptar.

Invertir es como apostar en un casino que te deja decidir si apostar o no después de que hayas visto las cartas. Esta ventaja es importante entenderla.

Como inversor, tú decides las probabilidades seleccionando los fondos, ETFs, valores que quieres tener y cuáles quieres evitar.

En otras palabras, los inversores eligen la probabilidad, riesgo y beneficio. Solamente arriesgan su capitán cuando la esperanza es altamente favorable.

Controlas el riesgo y el beneficio de tu cartera creando reglas de inversión que te den la “ventaja de la casa”.

Puedes ser un ganador recurrente si desarrollas la capacidad y los conocimientos necesarios para invertir en situaciones de alta esperanza matemática.

La inversión con ganancias consistentes es realmente así de simple.

Consejo de inversión: Nunca apuestes sin la ventaja de la casa

Muchos inversores desechan esta ventaja. Tienen la llave que le lleva a una inversión con beneficios recurrentes y deciden tirarla y pasarse al casino.

Cualquiera puede desarrollar los conocimientos necesarios para tener las probabilidades a favor. La mayoría de inversores realmente apuestan.

La mayoría de la gente elige divertirse eligiendo acciones a través de consejos e historias en lugar de enfocarse en el dinero. No conocen las probabilidades y no se molestan en hacer las cuentas. Prefieren arriesgar eligiendo el próximo Google o Microsoft en lugar de invertir con una estrategia y con disciplina.

La elección es tuya, busca una estrategia ganadora basada en tu nivel de riesgo y esperanza que puedas asumir. Utiliza valoraciones e índices que puedas entender y que te den probabilidades a tu favor y no arriesgues el dinero.

Arriesgar tu dinero es un juego de tontos. Sé un inversor, no apuestes.

Inversión en estrategias de Momentum

Si la bolsa fuera estrictamente eficiente, debería reflejar fielmente el valor intrínseco de una empresa, sector o índice. Ésto ocurre en momentos determinados y normalmente en el largo plazo. En otros muchos momentos la masa domina el mercado y se deja llevar por los sentimientos más extremos, pasando de la euforia a la histeria sin remisión de continuidad.

Estos momentos son los que intentan aprovechar las estrategias de momentum para buscar beneficios, siguiendo la norma no escrita en bolsa, de que lo que está alcista tiene grandes probabilidades de continuar siéndolo y lo que está bajista de continuar cayendo. Mencionaba el afamado inversor Jesse Livermore que “Los precios nunca están demasiado caros para comprar ni demasiado baratos para vender”.

ESTUDIOS ACÁDEMICOS DE MOMENTUM

El concepto que subyace a la inversión Momentum, como han demostrado varias investigaciones académicas, es que los valores que han tenido un crecimiento continuado en el periodo anterior de 3 a 12 meses, continuarán con este crecimiento destacado otro periodo de la misma duración.

Al contrario ocurrirá con los valores que caen, seguirán cayendo durante el mismo periodo de tiempo. Para quien esté interesado en este tipo de estrategias, es aconsejable centrarse en valores alcistas, desechando las operaciones en corto (venta de valores), por la asimetría de la bolsa en el largo plazo. Ésta nos indica que las subidas en bolsa son pausadas y constantes mientras que las caídas se producen abrupta y violentamente. Haciendo de estas últimas muy peligrosas por las pronunciadas correcciones en la tendencia bajista.

Ya tenemos fijado la premisa prevía, buscamos ETF, valores, sectores, etc, que tengan un crecimiento comparado mayor que cualquier otro. Esto no índica que debamos invertir locamente en cualquier valor que tenga un buen comportamiento anterior. Habrá que filtrar estos valores intentando quedarse con los que tengan mayores posibilidades de continuar con la progresión.

Según se muestra en este estudio, que recoge el comportamiento de la inversión Momentum durante el periodo que abarca el periodo entre los años 1965 y 1989 (más de 20 años), los valores que presentan momentum positivo durante 6 meses lo mantienen otros 6 meses.  Este tipo de estrategia obtiene un nada desdeñable 12,01% de ratio anual de crecimiento compuesto, superando los retornos obtenidos por el SP 500 en el mismo periodo, un 10 %.

En otro estudio posterior, que tienen como autores a Jegadeesh y aTitman, se explica que la estrategia Momentum óptima se obtendría seleccionando valores con momentum positivo, fijándonos en los 12 meses anteriores. Una vez seleccionados se mantienen los mencionados valores, 3 meses.

Esta estrategia obtiene un rédito del 18,4% anual.
En el mismo estudio también se aprecia que los valores que tienden a hacerlo mejor son aquellos, que han tenido unos ingresos mayores de lo esperado o aquellos que han visto mejoradas sus perspectivas de ingresos futuros.

RIESGOS DE LA INVERSIÓN MOMENTUM

Uno de los principales problemas para este tipo de inversión es evitar las grandes caídas del mercado. Los valores seleccionados vía estrategia de Momentum tienden a caer con mayor fuerza que el resto del mercado. No habríamos de preocuparnos en exceso por las correcciones (pullback) que se produzcan en la tendencia alcista. Más concrétamente trataríamos de evitar caídas como la producida en 2008, cracks bursátiles y explosiones de burbujas.

Un buen indicador que puede ayudarnos a prevenir estos cracks, es la curva de tipo de interés del Tesoro de EEUU. Cuando la curva se invierte, es decir, cuando se pagan más intereses a corto plazo que a largo plazo, las burbujas maduradas durante bastante tiempo, suelen tender a estallar y el mercado bursátil suele caer con contundencia.

¿Cómo puedo tener presente este indicador de modo fácil y visual?.  Pues a través de este enlace  de la página web stockchart.com

Si hacéis clic en él, obtendréis la siguiente figura.

A vuestra izquierda podéis observar los tipos de interés pagados por el Tesoro de EEUU con vencimientos desde los 3 meses hasta casi a 30 años vista. A la derecha tenéis el comportamiento del SP 500.

En este último gráfico podéis ver una línea roja vertical, que marca el día de hoy, si la movéis para atrás podréis comprobar como se ha ido moviendo la curva de tipo en el transcurrir de los años. La curva de tipos en la actualidad presenta un aspecto más o menos normal, quizá tenga poca pendiente; pagándose mayor interés a 30 años que a 3 meses que es lo que tiene lógica.

¿Qué paso en los prolegómenos del crack de 2008?.

Pues que se pagaba más intereses a un mes que a 30 años. A esta anomalía se la conoce como inversión de curva de tipos de interés.

ESTRATEGIAS DE INVERSIÓN MOMENTUM

El inversor tiene la opción de ir seleccionando valor por valor con momentum positivo, siguiendo las indicaciones del estudio de Jegadeesh/Titman. Pero esta estrategia para que sea exitosa, has de operar con una frecuencia de al menos 3 veces al mes.

Si lo que quieres es tranquilidad puedes optar directamente por el ETF iShares Edge MSCI Momentum Factor ETF  (MTUM), que basándose en estrategias momentum ha batido al SP500 desde su fundación en 2013. Este ETF está compuesto por más de 100 valores, aportándole diversidad y mayores probabilidades de acierto. Pero tiene la otra cara de la moneda, que al ser la inversión más desconcentrada, podrían diluirse los posibles retornos futuros.

Aquí tenéis el comportamiento del ETF comparado con el índice SP 500 en gráfico diario. Se comporta mejor que el índice en la gran subida producida desde 2016, pero el escaso historial del mismo nos obliga a guardar las precauciones debidas.

Aquí podeís estudiar el historial integro del valor en gráfico semanal, una historia de exito con poco recorrido temporal.

Los inversores activos que quieran, podrán optar por crear un porfolio con entre 15 o 20 valores, que presenten un fuerte momentum positivo; pudiendo optar así a mayores retornos.

Si no se quiere realizar un trading con cierta frecuencia, se debería optar por valores que hayan obtenido unos ingresos cada año mayores y además que ésto se haya repetido durante muchos años. Un ejemplo pudiera ser el caso de Facebook (FB). Es un valor sólido de largo recorrido con gran crecimiento y momemtum. Alcanzando en los últimos años, un crecimiento de ingresos de doble dígito anual.

Facebook bate de un modo espectacular al SP 500. También saca mucho mejor rendimiento que el ETF MTUM.

El valor Visa, también puede ser un claro ejemplo de un valor con momentum espectacular y con ingresos al alza, que pudiera perfectamente continuar con la misma senda.

Estas estrategias momentum buscan compañías con crecimiento mantenido y que superen las estimaciones previstas. Este tipo de selección puede aumentar tus probabilidades de éxito, batiendo normalmente al mercado en el largo plazo.

Este tipo de inversión tras obtener grandes beneficios durante estos últimos años tendrá que ser capaz de proteger beneficios ante el próximo mercado bajista que más tarde o más temprano se producirá. Pueden aparecer buenas posibilidad de compra en las posibles correcciones que se produzcan, que por lo general es cuando nadie quiera, o se atreve, a comprar.

4 Lecciones de inversión aprendidas de Peter Lynch

Peter Lynch es uno de los inversores institucionales más exitosos de todos los tiempos.

Como gestor de carteras del fondo Magellan de Fidelity, entre 1977 y 1990, Lynch consiguió un 29.2% de rentabilidad. Además, Lynch batió al 99.5% del resto de fondos durante los últimos cinco años.

Una rentabilidad del 29.2% es fantástico para un año, pero durante 23 años seguidos es algo impresionante. Para ver cómo evoluciona esta inversión y la importancia del interés compuesto, en la siguiente gráfica podemos ver cómo se comportaría un dólar con esa rentabilidad durante esos 23 años, como se hubiese comportado en el fondo de Fidelity.

Un dólar invertido en el fondo de Lynch, se hubiesen convertido en 362.27$ 23 años después.

Además de sus responsabilidades como gestor, a Peter le gusta enseñar a otras personas sobre inversión, siguiendo su filosofía de inversión que se resume en los siguientes 4 elementos:

  • Haz tu investigación
  • Entiende la importancia de la diversificación
  • Sé paciente
  • Invierte en lo que conoces

Vamos a ver estos puntos detalladamente.

 

Haz tu investigación

Investigar sobre inversiones es una dura tarea por lo que hay que tener persistencia.

Esta persistencia está bien definida en esta frase de Lynch: “La persona que gira más rocas gana el juego.”

Girar rocas se refiere a investigar sobre distintas acciones, industrias y localizaciones. Lynch maximizó la probabilidad de encontrar compañías con atractivas perspectivas de inversión.

Esta filosofía se ve en su cartera de inversión donde utilizaba una gran diversificación a nivel de sectores y localizaciones para encontrar distintos mercados con grandes rentabilidades.

Muchos inversores piensan que hacer esta investigación es algo que les supera. Es importante darse cuenta que la investigación es un componente importante de una filosofía de inversión satisfactoria, pero además es esencial hacer esa investigación.

Normalmente se cree que hacer esta investigación es complicada. Pero Lynch cree que cualquiera puede desarrollar esa capacidad. Si llegaste a entender las matemáticas de quinto de primaria, eres capaz de seguir el mercado.

Incluso Lynch cree que los inversores pueden utilizar su experiencia personal para mejorar la rentabilidad de los gestores institucionales ya que ellos manejan grandes cantidades de dinero, lo que es una desventaja para ellos.

Uno de los consejos es: “Estudia un negocio que hasta un idiota pueda manejar, porque tarde o temprano es probable que un idiota lo maneje”.

Para elegir empresas, se puede empezar por estas dos listas de empresas: los aristócratas de los dividendos y los reyes de los dividendos. Estas listas se basan en empresas que crecen en su reparto de dividendos, lo que demuestra que:

  • La compañía funciona correctamente (no pueden crecer los dividendos continuamente si no crecen las ganancias)
  • La empresa se porta bien con sus inversores (si no, no pagarían dividendos).

Los aristócratas de los dividendos es un grupo de compañías del S&P500 con más de 25 años seguidos de incremento en los dividendos. Aquí puedes ver la lista de esas 51 empresas.

Si esta lista no te parece suficientemente exclusiva, puedes ver la lista de las 19 empresas de los reyes de los dividendos, con compañías con más de 50 años de crecimiento de sus dividendos.

 

Entender la importancia de la diversificación

Lynch manejaba una cartera tremendamente diversificada. Al final de su carrera, el fondo Magellan tenía más de 1000 empresas distintas.

Además de un gran número de empresas, diversificaba por industria. Y lo más importante es que diversificaba según la rentabilidad esperada de los negocios de la siguiente forma:

  • Crecimiento rápido: Compañías con ganancias esperadas de crecimiento entre el 20% y el 50% (Lynch nunca invirtió en compañías con crecimiento de más del 50% porque le parecía insostenible).
  • Imprescindibles: Grandes compañías con ventas multimillonarias y ganancias esperadas entre el 10% y el 20%.
  • Crecimiento lento: Compañías con ganancias esperadas de crecimiento por debajo del 10% pero que pagan un buen dividendo.

Lynch creía que los imprescindibles y los de crecimiento lento proporcionaban estabilidad en la cartera Magellan, mientras que los de crecimiento rápido eran una fuente de mayor rentabilidad.

Lo que diferenciaba a Lynch era que no compraba acciones con menos perspectivas de inversión solo para reducir la volatilidad de su cartera. Esta práctica lo llamaba diworseification (diversificar mal). Ya que se reduce la rentabilidad por coger dinero que podría estar invertido en algo mejor por invertir en lo primero que se encuentra.

Como los inversores no pueden dedicar el tiempo necesario para conocer realmente cientos de acciones, gran parte de los beneficios de la diversificación se pueden lograr mediante la posesión de unas 20 acciones. Este número reducirá el riesgo y mejorará las posibilidades de comprar acciones de alto rendimiento.

 

Sé paciente

Como muchos otros inversores famosos (como Warren Buffett), Peter Lynch comenzó a invertir desde muy joven. Pagó sus estudios de postgrado en la Wharton School de la Universidad de Pensilvania con los beneficios de su inversión en Flying Tiger que multiplicó por 10 su precio original.

Esta experiencia positiva en el mercado lo ayudó a desarrollar sus habilidades que impulsaron su carrera a partir de ese momento. Entrar desde joven al mercado bursátil también le mostró los extraordinarios beneficios del interés compuesto, lo que le ayudó a invertir a largo plazo durante el resto de su carrera.

Los inversores que invierten a largo plazo tienen más ventajas que aquellos que invierten para el corto plazo. Ya que permite reducir gastos en el bróker y mejor habilidad para soportar caídas del mercado. Estos factores ayudan para el efecto de bola de nieve sobre tu patrimonio.

A Lynch no le preocupaban las caídas del mercado porque sabía que 5, 10 o 20 años después, los precios serían superiores.

Las recesiones existen y vas a tener pérdidas en tus acciones. Si no entiendes esto entonces no estás preparado y no soportarás estar dentro del mercado.

La alternativa es vender durante las recesiones para comprar a precios más bajos. Aunque para Lynch, es una mala elección en general aunque pueda funcionar en algunos casos. Asustarse suele reducir la rentabilidad.

Lynch también era famoso por mantener acciones aunque los precios ya hubieran subido mucho desde su inversión inicial. Le parecía que vender buenas acciones para comprar otras era como ‘quitar las flores y regar las malas hierbas’. Por lo tanto, Lynch mantenía acciones durante largos períodos de tiempo si las perspectivas de la empresa se mantenían brillantes, incluso si el rendimiento de la acción ya había sido fantástico desde su compra.

La rentabilidad de los inversores no se mide trimestralmente como el de las grandes instituciones. Esto permite a los inversores invertir con un horizonte de tiempo mucho más largo, lo que es una ventaja clave.

 

Invierte en lo que conoces

Quizás la mayor lección que los inversores pueden aprender de Lynch, es que inviertas en lo que conoces, compañías en las que entiendas perfectamente.

Nunca inviertas es una compañía sobre la que no hayas investigado ni mirado su cuenta de ganancias, estabilidad financiera, posición competitiva, planes de expansión…

Lynch invertía en empresas que le eran familiares, ya no solo como inversor si no como consumidor. Los consumidores son el núcleo de la economía y su estrategia de inversión se basaba en ello.

Hay numerosos ejemplos de historias donde Lynch encontró fantásticas oportunidades de inversión en su día a día. Dos ejemplos son los siguientes:

  • Lynch invirtió en el fabricante de ropa interior Hanes después de que su esposa dijera que le encantaban sus medias. Cuando un nuevo competidor introdujo una marca de medias, Lynch compró muestras de cada una y las llevó a la oficina de Fidelity para que sus colegas las juzgaran. Cuando se determinó que las medias de Hanes eran de mayor calidad (por un precio similar), se confirmó la tesis de inversión de Lynch.
  • Lynch invirtió en Flying Tiger (que pagó sus estudios de postgrado) porque consideraba que el transporte aéreo era el transporte del futuro. Se benefició enormemente cuando comenzó la Guerra de Vietnam y la compañía comenzó a transportar tropas y suministros al extranjero.

Aunque Lynch a menudo obtenía sus mejores ideas por ser un consumidor, no invirtió ciegamente en estas ideas sin primero hacer un análisis fundamental de las empresas. Lynch decía que los accionistas son en realidad dueños de negocios.

Aunque es fácil de olvidar a veces, una acción no es un billete de lotería, es una parte de un negocio.

El propietario de una empresa no compraría solo porque los productos fueran populares. La compra solo se completaría si la empresa tuviese una valoración razonable y el negocio fuese sólido. Lynch aplicó esta mentalidad de propietario a su inversión.

Algunos de las mejores inversiones que hizo Lynch fueron:

  • Ford (NYSE:F)
  • Philip Morris (NYSE:PM)
  • General Electric (NYSE:GE)

Al observar lo que las personas que nos rodean están comprando (o quizás más importante, lo que no compran), podemos capturar parte de la magia de inversión que Peter Lynch demostró mientras estuvo en Fidelity.

 

Un último consejo

Una de las cosas que más ayuda para los inversores que están empezando, es la habilidad para aprender de los mejores en el mercado. Normalmente, las personas que más saben de inversión desean compartir información con aquellos que quieren escuchar, como todo lo que acabamos de ver sobre Peter Lynch.