Cuidado con la renta fija

El índice Barclays Global Aggregate Bond Index, la referencia, ha caído un 4% en cuatro días.

Este es al ETF “AGG” la referencia, que sigue el índice anterior. En velas semanales:

Estamos al final de un ciclo expansivo que ha durado 30 años.

Hay una burbuja en renta fija descomunal, alimentada por los Bancos Centrales y en algún momento tiene que explotar. Algunos especialistas comentan que ya podría haberse pinchado.

La cuestión es que la renta fija de gobiernos a corto plazo ni tocar.

En la cartera personal, las aportaciones a este allocation mejor en liquidez o en otra parte de la renta fija.

Como se sabe, todas las crisis bursátiles vienen precedidas por una caída de la renta fija cotizada.

Distintas opciones de renta fija

Ya sabes que para hacer una cartera y controlar el riesgo necesitas algo más que acciones: necesitas distintos activos que estén descorrelacionados entre ellos.

Dentro de la renta fija, hay distintas opciones que vamos a ver a continuación, teniendo en cuenta que esta renta fija está en rentabilidades horribles ahora mismo y necesitamos cierta rentabilidad para manejar ese riesgo.

Así que con las rentabilidades tan bajas, ¿qué opciones tenemos?

Letras del tesoro a largo plazo

Parece que hace no mucho las letras del tesoro (bonos a largo plazo) se consideraban una inversión “sin riesgo”. Eso era más o menos verdad hace tiempo, porque nadie creía que un país como por ejemplo Estados Unidos podría dejar de pagar deuda, pero la confianza en que los países paguen esas deudas está disminuyendo.

La rentabilidad de los bonos, como el de 30 años de la deuda de EEUU, es del 2,5%, que es muy bajo teniendo en cuenta la rentabilidad histórica.

Con una inflación hoy en día alrededor del 1%, lo que deja una rentabilidad del 1.5%. No parece compensar el riesgo que lleva implícito.

Las letras del tesoro a largo plazo son una opción, pero no una gran opción cuando se tiene en cuenta la rentabilidad y el riesgo.

Resumen
Tipo: letras del tesoro a largo plazo

Duración: 10-30 años

Riesgo: Moderado (más de lo que se piensa). El gran riesgo es no seguir el ritmo de la inflación.

Calidad de la inversión: La rentabilidad no es muy buena para los grandes riesgos implícitos y la larga duración.

Los fondos de deuda soberana y los gobiernos necesitan seguir comprando letras del tesoro, ya que es uno de los pocos mercados tan grandes para absorber toda la compra que tienen que hacer para poner el dinero a trabajar. Incluso con esas rentabilidades…

Pero nosotros no somos un fondo de deuda soberana, tenemos más opciones.

Letras del tesoro a corto plazo (T-bills)

Estos bonos tienen una duración mucho menor, de un mes a un año. Las rentabilidades por un mes para estos bonos en EEUU son de 0.254% y de 0.642% para un año.

Teniendo en cuenta la inflación, estarás perdiendo dinero para los bonos de un año.

Los bonos de 12 meses a 0.254% da una mayor rentabilidad (0.254% x 12= 3.048% menos 1% de inflación = 2.048%), pero con los costes de transacción la rentabilidad real es mucho menor.

Resumen
Tipo: letras del tesoro a corto plazo (T-bills)

Duración: hasta 1 año

Riesgo: Bajo

Calidad de la inversión: Cuanto menor es el tiempo, es un lugar mejor para aparcar el dinero en el corto plazo: La rentabilidad real durante un año es negativa.

Las letras del tesoro a corto plazo están bien para el dinero en metálico y que se necesite a muy corto plazo, algo temporal hasta que se invierta a más largo plazo.

Bonos de empresas

Si buscas rentabilidad, las letras del tesoro no son el lugar para ti. Y como las grandes empresas emiten bonos, es otra de las opciones para invertir.

Los bonos de empresas se emiten a través de un banco y se emiten con una calificación que dan agencias como S&P, Moody’s o Fitch. Estos bonos suelen dar una rentabilidad algo superior, aunque también ha bajado durante los últimos años.

Algunas rentabilidades y calificaciones de empresas de EEUU son las siguientes.


Cuanto mayor es su calificación, menor es su rentabilidad. Hay que tomar muchos riesgos para encontrar una rentabilidad decente.

Por ejemplo, haciendo una búsqueda, se puede encontrar Chesapeake Energy que ofrece una rentabilidad del 10%, pero con una calificación D. Esta calificación significa que al menos ha dejado de pagar una vez, lo que el riesgo de no recuperar el dinero es bastante alto. Un 10% no es suficiente para semejante riesgo.

Si quieres apostar es mejor ir a un casino, no apostar por un simple 10%.

En la siguiente gráfica puedes ver que la rentabilidad de los bonos con alta calificación está en un 3,42% de media, y un 6.44% de media los de alta rentabilidad, normalmente llamados bonos basura.


Resumen
Tipo: bonos de empresas

Duración: hasta 30 años

Riesgo: Moderado en el corto plazo. Alto en el largo plazo e incluso bonos basura.

Calidad de la inversión: En el corto plazo, probablemente son sólidos. Cuanto mayor es el plazo, son más inciertos debido a la rentabilidad del entorno y de los créditos malos.

Si las letras del tesoro y los bonos de empresa tienen una baja rentabilidad por sí solos o relacionados con su riesgo.

Entonces, ¿cómo puedes tener renta fija con más rentabilidad en tu cartera?

P2P, Crowdlending, préstamos al consumo

Para conseguir una renta fija que podamos controlar, necesitamos conocer la rentabilidad y su riesgo. Existen numerosas plataformas donde puedes analizarlas.

Estas plataformas ofrecen una buena rentabilidad por el riesgo obtenido. Normalmente se sitúan en el 5 o 6% sin mucho riesgo, llegando al 12% si vas aumentando el riesgo que quieres correr. Por lo menos es un factor que puedes controlar.

En España existen plataformas como Circulantis, Ecrowd, Viventor, Twino…

Algunas plataformas incluso prometen devolver el dinero si el préstamo resulta fallido.

Resumen
Tipo: P2P, crowdlending

Duración: De unos meses hasta 5 años.

Riesgo: Bajo en los que tienen buena calificación. Mayor según baja su calificación. Normalmente, cuanto mayor es la rentabilidad, mayor es su riesgo.

Calidad de la inversión: Más flexibilidad y versatilidad para tu cartera basada en el riesgo, duración y rentabilidad. Ofrece diversificación ya que se invierte en numerosos préstamos. Puedes tener mayor rentabilidad con mayor riesgo, o renta fija más estable con menor riesgo. Este riesgo tiene su recompensa, mucho mejor que la de otros mercados.

La mayor desventaja es que este mercado aún no ha tenido una gran caída y no sabemos cómo se comportará entonces. Aunque el resto de opciones no se comportarán bien en ese escenario tampoco. En especial los bonos de empresas que son los grandes afectados en las recesiones.

A la hora de construir tu cartera y diversificar, ten en cuenta estas opciones en tu parte de renta fija.