Estrategia de inversión value y momentum

Hoy te traigo un estudio que explora una estrategia de activos diversificados mundialmente, llevados a cabo a través de value y momentum investing a largo plazo.
Los autores del estudio encuentran que ajustando la cartera para incluir ambas estrategias e ir variando su allocation, rinde mejor y con mayor calidad que una cartera más estática. Se enumeran distintos activos para que se puedan llevar a cabo de forma práctica incluso con una estrategia con ETFs.
Descarga del PDF:
A Case Study for Using Value and Momentum at the Asset Class Level

Además en este vídeo explica de forma simple la rentabilidad de la bolsa que podemos esperar en las próximas décadas.

El poder de combinar estrategias a largo plazo

Hoy te presento una estrategia para obtener rentabilidades de fuentes alternativas de inversión, utilizada por Hedge Funds sofisticados.

Según una amplia investigación muestra una estrategia basada en tres factores o estrategias: MomentumValue y Carry. Le denomina Systematic Global Macro.

Las carteras de UF siguen estrategias “Momentum”. Las estrategias “Value” son las que buscan valor en función de fundamentales y ventajas comparativas a largo plazo en empresas cotizadas. La estrategia “carry” explota las diferencias de tipos de interés entre activos.

Es una estrategia sofisticada, esto quiere decir más compleja. Pero bien llevada a cabo nos permite diversificar el riesgo y obtener rentabilidades de fuentes alternativas.

La estrategia (sobre todo por la parte de “carry”) se hizo famosa por el fondo de George Soros cunado en 1993 tumbó la libra y ganó en torno a 1.000 millones de dólares en un día.

La evidencia en datos

La investigación estudia los factores de decisión para invertir, tanto en posiciones largas (comprar) como en posiciones cortas (vender). Estos son los factores decisivos:

Lo que hacen es comprar (long) el tercio superior según estos factores y ponerse cortos (short) el tercio inferior.

Como ejemplo de la estrategia momentum: compraría el tercio superior de los activos (por ejemplo bonds) que están por encima de su media de 12 meses y me pondría corto en el tercio peor de los que están por debajo de la media de 12 meses.

Los resultados:

Los mejores resultados vienen de la estrategia momentum, la de las carteras del blog 🙂

Vamos a ver la correlación entre estas estrategias. 1 correlación máxima, -1 correlación total inversa y 0 descorrelación total. Siempre buscamos estar los más cerca de cero:

El estudio sugiere que si se combina más de una estrategia, la descorrelación es casi total, como se demuestra en el cuadro. Esto quiere decir que la diversificación es muy potente y los resultados rentabilidad/riesgo mejorarán.

Ellos han puesto 12 estrategias en un portfolio combinando estas 3; los 3 factores por los 4 activos (bonos, divisas, acciones y materias primas), en un periodo de 25 años y les sales un rentabilidad media de 14,7% con una volatilidad del 10,1%; lo que sale un ratio de sharpe de 1,5. ¡En 25 años!
Esto es una absoluta barbaridad.

Y estos los drowdowns (máxima cáida, desde el máximo al mínimo):

Es increíble, el máximo en estos 25 años en 2012 que es del -17,5%. En la crisis de 2007 apenas sufrió un DD del -6%.

Y ahora viene lo más interesante. Los resultados con los índices (ETFs en su caso). Si lo añadimos a un portfolio 60/40:


Esta estrategia es el tercer allocation. Vemos cómo mejora la rentabilidad y el riesgo.

La conclusión a efectos prácticos para ti

Combinar estrategias momentum como las de UF ayuda a que tu portfolio de gestión pasiva mejore muchísimo tanto en rentabilidad, como en riesgo como en descorrelación.

Por esa razón yo tengo un % de mi cartera fijo en estrategias momentum.
Si añades un buen fondo value en un allocation fijo también mejorará el comportamiento del conjunto de tu cartera (lo difícil es elegir el bueno).

La estrategia que no toco es la de Carry, porque depende de temas macro etc que bajo mi punto de vista no merece para nada la pena.

De esta manera construimos una cartera mucho mas robusta y con mejores resultados que la gestión pasiva pura y por supuesto que la gestión activa pura.

¿Las acciones realmente superan en rentabilidad a las letras del Tesoro?

Hoy te traigo dos estudios sobre la rentabilidad de las acciones y si realmente superan a las letras del Tesoro.
Algunas cifras desarrolladas más adelante son:

  • La mayoría de las acciones no superan a las letras del Tesoro, el 58% tienen peores rentabilidades
  • La gran rentabilidad de la bolsa, realmente es debida a un pequeño porcentaje de grandes ganadores, concretamente al 4% que más rentabilidad dan
  • Las 86 acciones que más riqueza generan, tienen la mitad de la riqueza creada

En la siguiente tabla se pueden ver las empresas que han creado más riqueza en la historia de las acciones en EEUU:

Las 5 primeras empresas (Exxon, Apple, GE, Microsoft, e IBM) tienen alrededor del 10% de la riqueza creada en la vida del mercado de valores de EEUU. Las 10 primeras empresas tienen el 16.26% de los ingresos generados.

Los riesgos de tener acciones individuales

¿Cuánto riesgo tiene comprar acciones individuales? Ésta es la pregunta que muchos inversores se hacen cuando deciden comprar acciones, sin embargo, muchas personas tienden a creerse la historia de que el valor de la compañía XYZ va a duplicarse durante el siguiente año.

Como inversor instruido, es necesario saber las posibilidades de que eso ocurra. Lo que pretende el estudio es presentar la distribución de rentabilidades que uno hubiese ganado teniendo acciones de empresas individuales.

Análisis de rentabilidades

La distribución generada se separa en dos periodos de tiempo, el primero de 1983 al 2006 y el segundo de 2007 a 2014.

Se seleccionan las 3000 empresas que más capitalización tienen en el mercado de EEUU y se comparan una a una al índice Russell 3000. De esta forma, se examinan las rentabilidades en las que un inversor hubiese ganado superando al índice.

Primer periodo: 1983 a 2006

  • La probabilidad de superar al índice por más de un 100% es sólo del 11%
  • El 39% de las acciones individuales tuvieron rentabilidades negativas. Son inversiones que perdieron dinero.
  • El 18.5% de las acciones, perdieron alrededor del 75% de su valor.
  • Una minoría de acciones sobrepasaron a su índice.

Segundo Periodo: 2007 a 2014

  • Alrededor del 54% de las acciones no superan a su índice, respecto al 46% que sí lo hacen.
  • La probabilidad de superar al índice por más de un 100% es sólo del 10%

Así que cuando las noticias dicen que los últimos años han sido buenos para los inversores que eligen las acciones, la probabilidad dice lo contrario. Otra de las desventajas de seleccionar acciones es que el inversor está a merced de riesgos externos, como malas noticias que puedan hacer caer el valor de forma estrepitosa.

Caídas máximas en periodos de 5 años:

  • Entre 1983 y 2006, alrededor del 73% de las empresas tuvieron una caída superior al 50% (la caída máxima del índice SP500 en ese periodo fue del 44%).
  • De 2007 a 2014, la cifra sube al 82% (la caída máxima del SP500 fue del 50%). Tener acciones de empresas individuales puede tener mucho riesgo.

Comprar acciones individuales puede tener mucho riesgo, y batir al mercado es complicado. Elegir acciones puede llevar a grandes caídas, lo que es peligroso para el patrimonio de cada uno. Hay que tener mucha precaución para conseguir tener una cartera bien diversificada.

La distribución de la rentabilidad
Se trata de una distribución con grandes colas que reflejan las realidades observadas de los retornos de las acciones en el largo plazo.

El siguiente gráfico muestra la rentabilidad de las acciones relativas a la rentabilidad del índice Russell 3000 en el mismo periodo de tiempo.

  • 494 (6.1% del total) acciones, sobrepasaron el índice Russell 3000 por al menos un 500% durante su vida.
  • 316 (3.9% del total) acciones perdieron al menos un 500% comparado con el índice.

El siguiente gráfico muestra la rentabilidad anual para acciones individuales relativas a la correspondiente rentabilidad del índice Russell 3000.


La cola de la izquierda es significante. 1,498 (18.6% del total) acciones dramáticamente tuvo una mala rentabilidad respecto al Russell 3000 durante su vida.

El siguiente gráfico muestra la distribución de la probabilidad acumulada de la rentabilidad anual de las acciones:


A continuación se muestran las acciones ordenadas de las menos rentables a las más rentables para comprobar las ganancias producidas por todas las acciones.

La conclusión es que si un inversor fuese capaz de evitar el 25% de las acciones más rentables y sin embargo invirtiese en el otro 75% del total, sus ganancias desde 1983 a 2007 serían del 0% En otras palabras, una minoría de acciones son responsables de la mayoría de las ganancias del mercado.

Entonces, ¿las letras del Tesoro superan a las acciones?
La cuestión parece no tener mucho sentido. Los mercados de valores dan rentabilidades en el largo plazo que exceden las rentabilidades que dan las inversiones de bajo riesgo, pero la realidad es que la mayoría de las acciones no superan a las letras del Tesoro, el 58% de las acciones tienen peores rentabilidades.

Cuando se mira en términos de creación de riqueza, toda la ganancia de la bolsa desde 1926 se atribuye a un pequeño porcentaje de grandes ganadores, concretamente al mejor 4% de las empresas que cotizan en bolsa.

El resultado ayuda a explicar por qué las estrategias activas, que tienden a estar diversificados de una forma errónea, la mayoría de ellas tiene baja rentabilidad, de hecho la estrategia de acciones individuales, tiene peor rentabilidad que el mercado en el 96% de los casos. La probabilidad de elegir acciones superen a las letras del Tesoro es sólo del 20%.

De las 26.000 acciones que aparecen en el CRSP desde 1926, menos de la mitad generaron retornos positivos, y sólo un 42% tiene una rentabilidad superior a las letras del Tesoro. La rentabilidad positiva del mercado, se debe a unas grandes rentabilidades generadas por unas pocas acciones. En relación a la creación de riqueza, 62 empresas (un 0.23% de las acciones) tienen la mitad de las ganancias del mercado.

Estos resultados chocan contra la creencia de que las acciones generan unas rentabilidades muy grandes, pero muestran la importancia de la diversificación de la cartera, pero poniendo atención en el hecho de que carteras mal diversificadas pueden omitir las acciones que generan grandes rentabilidades, de hecho, no suelen batir al mercado. Es cierto que cuanta más diversificación se tiene peor rentabilidad, pero una mala diversificación, está sujeto a un riesgo muy alto.

Bajos rendimientos son normalmente atribuidos a costes de transacción y tarifas que conllevan a un mal talento en la inversión, pero los resultados muestran que un mal rendimiento se debe más a menudo a una mala diversificación, en lugar de estar relacionada con los costes.

Para profundizar más sobre esta información puedes leer los siguientes estudios:

“The Capitalism Distribution”

“Do Stocks Outperform Treasury Bills?”

Un siglo de evidencia de la inversión con trend-following o estrategia de tendencia

Hoy vamos a ver un estudio sobre el comportamiento de una estrategia de tendencia del mercado mundial desde 1880. Más de 100 años de evidencias donde en cada década, las series de momentum han arrojado rentabilidades medias positivas con baja correlación con los activos tradicionales.

Además, las series momentum se han comportado bien en 8 de 10 de los mayores periodos de crisis desde entonces, teniendo en cuenta las caídas proporcionadas por la cartera 60/40 acciones/bonos.

También se ha comportado bien durante distintas situaciones macroeconómicas, como recesiones, booms, guerras, tiempo de paz, periodos de bajos tipos de interés y periodos de alta y baja inflación.

Trend-following o estrategia de tendencia

Como estilo de inversión, trend-following ha existido desde hace mucho tiempo. La forma más básica de esta estrategia es series de momentum. Estar dentro del mercado (going long o estar comprado) en mercados con rentabilidades recientes positivas y estar fuera del mercado (going short estar vendido) con rentabilidades negativas recientes.

Vamos a ver si la rentabilidad de seguir la tendencia es basada en la estadística de las últimas décadas o si es un fenómeno más robusto que existe durante un amplio abanico de condiciones económicas.

Se construyen una serie de series en el tiempo para la estrategia momentum desde 1880 y en las que se ve que las series han sido rentables desde los últimos 137 años. Se examina la estrategia década por década, su correlación y su rentabilidad en mercados alcistas y bajistas.

En el estudio se desvela que se tiene mejor rentabilidad cuando la correlación es más baja. También se estiman los efectos de las tasas y los costes de transacción, evaluando los beneficios de una estrategia de tendencia del tradicional acciones/bonos.

Los datos

Se toman rentabilidades de 67 mercados en 4 grandes grupos de activos: 29 commodities, 11 índices equity, 15 mercados de bonos y 12 monedas. En el apéndice A del estudio completo al final del correo puedes ver cuáles son exactamente.

Se construyen tomando datos de los registros diarios de futuros de commodities del “Annual Report of the Trade and Commerce of the Chicago Board of Trade” que tiene registros desde 1877 hasta 1951, fecha desde la cual los datos se convirtieron en electrónicos.

Se construyen series mensuales de rentabilidades futuras simulando lo que se mantiene y lo que se cambia, tomando los precios al cierre del Mercado.

Construyendo la estrategia de series momentum en el tiempo

La inversión de tendencia consiste en estar comprado cuando los mercados están subiendo y estar vendido cuando los mercados están cayendo.

Se toman series de datos construyendo una combinación de 1 mes, 3 meses y 12 meses, los tres con igual peso en la serie para los 67 mercados antes citados, desde enero de 1880 hasta diciembre de 2016.

La estrategia se rebalancea de la siguiente forma: Para cada una de las tres series, la posición de cada mercado se determina mirando la rentabilidad pasada. Un pasado con rentabilidades pasadas se considera con tendencia hacia arriba y lleva a una posición de estar comprado, y una pasada rentabilidad negativa, se considera que tiene una tendencia a la baja y lleva a estar vendido.

Cada posición se tiene en cuenta para que tenga una baja volatilidad, para proporcionar diversificación y limitar el riesgo del mercado. Finalmente se resta los costes de transacción y las tasas.

Comportamiento durante un siglo

Como se puede ver en la gráfica, la rentabilidad es consistente durante el tiempo incluyendo la gran depresión, múltiples recesiones y expansiones, guerras, crisis…

Las estrategias de tendencia se comportan bien si los precios mantienen una tendencia durante más tiempo que si no la mantiene. Y lo cierto es que la tendencia se mantiene por los comportamientos de los inversores y también por las actividades de participantes como los bancos centrales. De hecho, cuando estos intervienen para reducir el dinero en circulación y la volatilidad de los intereses, siguen manteniendo la tendencia.

Para estudiar la robustez y la fuente de los resultados, se consideran las señales de 1 mes, 3 meses y 12 meses. La tendencia en cada uno de esos horizontes proporciona rentabilidades positivas.


Incluso retrasando la señal a final de cada mes, la estrategia da rentabilidades positivas, aunque es cierto que este retraso deteriora la rentabilidad especialmente estando vendido.

Comportamiento durante periodos de crisis

La rentabilidad de la estrategia tiene baja correlación con las acciones y los bonos durante todo el periodo y cada década. Incluso en mercados alcistas y bajistas. Comportándose aún mejor en años extremadamente altos o bajos para la bolsa.

¿Por qué se comporta bien la tendencia en mercados bajistas? La intuición hace pensar que históricamente las bajadas ocurren durante meses y no sólo en unos días, lo que permite aprovechar la oportunidad. La caída de mayor duración desde 1880 fue de 15 meses.

Con estas buenas rentabilidades, hace pensar que esta estrategia mejoraría una cartera tradicional 60/40. A continuación vemos que poniendo un 20% en estrategia de tendencia y un 80% en la estrategia 60/40 reduce la máxima caída, reduce la volatilidad e incrementa la rentabilidad.

También podemos ver las mayores caídas que ha habido, debido a periodos con una falta clara de tendencia, incluyendo el tiempo necesario para recuperarse de esa caída.

Rentabilidad durante diferentes ciclos económicos

La rentabilidad durante distintos fases de la economía es interesante porque permite entender la naturaleza de la estrategia y para analizar el potencial de diversificación.

En las siguientes gráficas se pueden ver la estrategia durante distintas fases: recesiones y booms, inflación alta y baja, periodos de guerra y paz y mercados alcistas y bajistas.

En el primer caso (Panel A) el inversor está al final del mes, mirando la rentabilidad pasada en relación con el ambiente económico durante el mismo mes. Esta perspectiva no puede utilizarse para tomar decisiones de timing porque el ciclo económico no se sabe de antemano.

En el segundo caso (Panel B), toma la perspectiva de un inversor que está al inicio del mes mirando la rentabilidad del mes siguiente en relación al ciclo económico del mes anterior.

Este análisis se utiliza con datos pasados para demostrar la robustez del sistema, ya que el segundo, que es la posición real, tiene rentabilidades similares al primer caso, con información que no se puede utilizar para hacer timing en el presente. Además, cada uno de los ciclos económicos también se conoce posteriormente.

Por último, viendo en los cuadros anteriores la rentabilidad por décadas, se ve que la tendencia se comporta mejor cuando la correlación es más baja. En otras palabras, cuando la correlación es alta, hay menos opciones sobre las que invertir y que se comportan de la misma forma.

En esta gráfica podemos ver que la correlación de esta estrategia se mantiene, excepto en la crisis de 2008, donde la mayoría de los mercados se movieron en la misma dirección.

Conclusión 

Las estrategias de tendencia se han comportado bien en cada década durante el último siglo, que es el periodo del que disponemos datos fiables para hacer el análisis (suponemos que con datos más antiguos los resultados serían similares)

Esta evidencia de tan largo plazo sugiere que la tendencia es una característica persistente en los mercados globales

Además vemos que se comporta de forma similar sin importar el ciclo económico, además de proporcionar suficiente diversificación comparado con un allocation tradicional.

Por lo que añadir tendencia a tu estrategia puede ser un aporte extra en lo que buscas para tu cartera.

Puedes ver el estudio completo de 26 páginas -> A Century of Evidence on Trend-Following Investing

Rentabilidades y criterios en el largo plazo (Fundamental)

Este estudio es mucho más que un simple estudio, nos da una perspectiva general de toda la inversión en el largo plazo como pocos.

Está basado en el “Credit Suisse Global Investment Returns Yearbook” de 2018 de la entidad financiera, para muchos el mejor informe de inversión anual.

Esta perspectiva nos dice qué es realmente lo que funciona, cómo y en qué medida dentro del universo de activos financieros: acciones, bonos, liquidez y activos “alternativos (inmobiliario y otros). Qué estrategias lo hacen; valor, momentum, baja volatilidad, crecimiento y tamaño de las empresas. Y en qué países.

Como son 118 años de histórico, desde 1900, los resultados son muy consistentes y despejan muchas dudas.

#1 Rentabilidades por activo financiero en el largo plazo

El estudio se centra en acciones bonos, monetarios (bills) y monedas de 23 países entre 1900 y 2017. Conforman el 91% del universo invertible a nivel mundial en mercados financieros (free-float market capitaliations).

A la izquierda cómo estaba compuesto el mercado financiero mundial en 31/12/1900 y a la derecha lo mismo en 2017. Esta transición es muy importante, ahora mismo Estados Unidos supone más de la mitad del índice mundial. Uno se puede preguntar, ¿estás realmente diversificado de manera óptima?

Es importante porque a la hora de hacer un backtest o estudio, de unos 20 años, si no se tiene en cuenta puede estar distorsionado, ese estudio de la cartera puede estar dándonos unas rentabilidades que luego no se van a dar, que van a ser más bajas.

Vamos a verlo con más claridad en la siguiente gráfica.

Este es uno de los gráficos más importantes y que deberíamos tener todos pegados en el corcho de la mesa. A finales de los años 80, el mercado más importante del mundo era ¡Japón!, con un 45% de la cuota de mercado. Luego ha ido cuesta abajo y ahora supone solo el 9%.

Ese es el ejemplo que pongo siempre cuando se va a montar una cartera de inversión, que si tenemos en cuento los últimos 10 años, que es lo que se suele hacer, podemos estar construyendo una cartera mal hecha. En 1985 nuestra cartera estaría formada por Japón como hoy lo es Estados Unidos. Suena hasta un poco ridículo.

Pues entonces era así. Por eso los mercados USA más el dólar nos pueden estar haciendo distorsionar las rentabilidades-riesgo futuras. El sesgo de la memoria hace olvidar lo que pasó más allá del 2000.

He puesto unas flechas en el mercado USA. Cómo disminuye o aumenta respecto al resto del mundo, cuando baja es que lo hace peor que el resto y viceversa.

En concreto, se pegó dos décadas, desde los años 70 has 1990 cayendo a plomo, fueron las décadas que lo hico mejor Japón y Europa. Europa lo hico en general muy bien en los 90.

Esto se olvida.

Por esta razón, tal vez, un sistema con una rentabilidad-riesgo peor de backtest de 20 años, puede ser mejor para los próximos 20. Ahí está el criterio y la experiencia del que lo hace.

Rentabilidad de países emergentes versus desarrollados. Hay que leerlo con matices.

(1) A principios de siglo, países como España, Portugal o la propia Estados Unidos, ¿eran economías desarrolladas o emergentes? Aquí lo incluye todo en desarrolladas. Si no fuera así el gráfico cambiaría.

(2) Emergentes es más direccional, si se evitan las caídas de los años 40 y la última crisis, la rentabilidad cambiaría mucho.

Por estas razones la inclusión de emergentes suele tener muchos amtices y opiniones. En cualquier caso es importante verlo en perspectiva.

Rentabilidad real histórica de acciones, bonos y monetario. Curiosamente España es uno de los países más equilibrados. La renta variable no es para echar cohetes pero la rentabilidad de la renta fija es bastante buena.

 

#2 Riesgo y prima de riesgo

Aquí vemos la rentabilidad sobre los activos libres de riesgo (renta fija a corto plazo). Es lo que se conoce en valoración financiera como “prima de riesgo”.

Uno de los cuadros más interesantes. Casi el 30% del tiempo ha tenido rentabilidades entre un 10% y 20% por encima de la renta fija a corto plazo. El 20% entre un 20% y un 30% superior, otro 20% entre un 0% y un 10% superior.

Lo que tratamos de hacer con los indicadores de largo plazo es evitar las columnas de la izquierda, lo que se conoce como “colas anchas”, donde vienen las tragedias. (entre -20% y -80%).

En este cuadro detalla los periodos claves (peores episodios, mejores periodos, tiempo máximo de periodos alcistas etc). Como vistazo en un mapeo general está muy bien. Esto solo cambia muy poco a poco en periodos de tiempo larguísimos.

 

#3 “Factor investing”

El “factor investing” es invertir en función de determinados “factores” que se han mostrado como mejores que el mercado de manera persistente; los más conocidos son el momentum. value, tamaño, crecimiento y volatilidad.

Vamos a verlo en perspectiva.

“Low vol” son activos con menor volatilidad. Si ves está muy descorrelacionado con value. En las estrategias de LAB de momentum se añade este factor (Momentum + Low Volatiliy). Por eso ofrece resultados tan consistentes en el largo plazo.

Vamos a ver cómo afecta el tamaño. Las de pequeña capitalización, en el largo plazo, ofrecen mejores rentabilidades de manera sostenida (aunque también más riesgo):

Las “small caps” (empresas de pequeña capitalización) ofrecen una alternativa muy buena. Las microcaps también, el problema es que son mucho más vulnerables y difíciles de invertir. las small y medium tienen una combinación de rentabilidad riesgo mejor.

 

#4 Inversiones alternativas

No todo van a ser activos financieros (acciones y renta fija). Vamos a ver cómo tienen distribuido los inversores su dinero por países:

Los países europeos los más conservadores, con un 40% en activos financieros y un 60% en no financieros. Vamos a ver la composición de lo no financiero:

Este es un cuadro muy interesante. Hay vida más allá de los activos clásicos. En concreto en el patrimonio supone de media solo un cuarto. Me ha parecido muy bueno ver la media de “Collectibles”, que incluye vino, también podemos meter aquí Whisky o agua. Un 6%. Puede ser un criterio orientativo válido para nuestras carteras.

La inversión en inmobiliario supone el mismo porcentaje que los activos financieros cotizados.

Y la inversión en el negocio propio o parecido casi lo mismo. Es interesante. Descorrelaciona y puede dar seguridad en el largo plazo. Los grandes patrimonios diversifican en “Collectibles”, activos reales que no cotizan o lo hacen en mercados cerrados.

Varios índices elaborados de vino, sellos, violines, arte, libros, joyería, coches y vino. El más rentable las acciones globales, pero el segundo mejor y que está descorrelacionado en los periodos que nos interesa es el mercado del vino. El whisky obtendría mejores resultados.

Ideas que debes sopesar y/o amplificar. En LAB hay personas con gran conocimiento del mercado de guitarras eléctricas, del mercado de derechos de autor, del mercado de alta tecnología. Hay muchas posibilidades de diversificar un pequeño % de la cartera si se tienen los conocimientos y el gusto.

 

Estudio original:

Credit Suisse Global Investment Returns Yearbook 2018

Resumen (slides)