ETFs: ASPECTOS FUNDAMENTALES

1. ¿Que es un ETF?

La idea subyacente es muy sencilla; un ETF es una cesta de valores que puedes comprar y vender en el mercado en cualquier momento.

En un nivel más preciso, el ETF tiene una estructura operativa más compleja que requiere un poquito más de estudio para poder entenderlos bien y poder elegir de forma autónoma, de saber cómo hacen los análisis y decisiones de inversión.

ETF es el acrónimo en inglés de las palabras “Exchange Trade Fund”, que traducido al castellano es algo así como “fondos cotizados”; fondos que cotizan en el mercado y que puedes comprar como cualquier acción.

Hablando de forma estricta, los ETFs se deberían llamar ETPs, que es el acrónimo de “Exchange Traded Products” o “Exchange Traded Portfolio” ya que están conformados por muchísimos tipos de productos financieros. Los fondos son un tipo de producto financiero, pero hay otros muchos; ETNs -“Exchange Traded Notes”- que son un tipo de bonos corporativos y del tesoro, UITs -Unit Investment Trusts- o ETPs específicos creados por las instituciones financieras aprobadas por la comisión de valores de cada país/región (linkados a la inflación, invertidos, apalancados sobre commodities, etc). De hecho hay ETF sobre casi cualquier cosa.

Para crear un ETF se necesitan 4 elementos:

  • 1) Un índice que seguir
  • 2) Un activo subyacente líquido y cotizable en un mercado sobre el que se construye el ETF.
  • 3) Aprobación de la comisión de valores.
  • 4) Participantes

Sin embargo se los ha englobado a todos como ETF.

Los ETFs permiten a grandes y pequeños inversores tener acceso virtual a cada rincón del mercado para construir carteras de calibre institucional a bajos costes y una gran transparencia como nunca antes.

 

¿Cómo funcionan?

Primero hay que entender cómo funcionan los fondos de inversión

Imagina 6 inversores que están intentando encontrar la mejor forma de invertir en el mercado de valores. Cada uno podría comprar algunas acciones a su elección, pero ¿quién tiene el tiempo o los recursos para organizar una cartera de 50 o 100 acciones?

En lugar de eso, deciden juntarse y unir todo su dinero para contratar a un profesional que maneje las inversiones por ellos.

Para tener registro de quién ha invertido en qué, cada inversor recibe su participación (share), que representa su trozo de la inversión.

Como es su dinero, cada uno quiere saber cuánto vale su dinero cada día. Así que cada día el fondo de inversión mira el valor que tiene y lo divide por las participaciones que posee cada inversor. Así que sabes lo que vale cada parte (share)

Si quieres comprar más participaciones, sabes la cantidad de dinero a enviar al fondo, y si quieres vender una parte, también sabes cuánto dinero recibirás.

Es un sistema elegante y ha existido durante 100 años. Actualmente hay fondos de acciones, bonos, materias primas y otras clases de activos.

Ahora vamos con los ETFs.

Los ETFs también son un fondo de inversión en todos los aspectos… excepto en uno.

Y es una excepción muy grande que se intuye de su propio nombre: fondo negociable en el mercado –Exchange-Traded Funds–.

Como fondo negociable en el mercado, compras un ETF directamente de una cuenta en un bróker, como haces con las acciones.

También puedes operar en el momento que quieras. Las órdenes en un fondo tradicional, sólo se ejecutan una vez al día (al final del día), sin embargo, las negociaciones con un ETF se producen siempre que el mercado está abierto. Puedes comprar por la mañana y vender por la tarde, incluso hacer el proceso varias veces el mismo día si quieres.

También se pueden hacer todas las estrategias con acciones que nunca podrías hacer con un fondo de inversión: vender en corto, poner stops y órdenes limitadas, incluso comprar con préstamos.

Y eso es sólo el comienzo, el hecho de que los ETFs son negociables, crea una serie de beneficios que los hace una mejor opción que los fondos de inversión tradicionales por muchas razones: menores costes, mejor eficiencia en los impuestos… Por supuesto, en otros aspectos, pueden ser peores: comisiones, diferencias de negociación y otros riesgos.

En definitiva, un ETF es una herramienta que permite a los inversores acceder a todos los rincones del mercado, desde bonos del Reino Unido a acciones tecnológicas de China, a bajos costes desde la comodidad de una cuenta de bróker.

Es como un fondo de inversión versión 2.0

 

2. ¿Qué es un ETN?

Los inversores normalmente utilizan el término “ETF” para referirse a un montón de cosas que técnicamente no son “fondos negociables en el mercado”: materias primas básicas, acuerdos de fideicomisos, títulos de deuda…

La más importante de estas estructuras es el ETN (nota negociable en el mercado).

Los ETNs son notas de deuda emitida por un banco. Cuando compras un ETN, el banco promete pagarte con cierta rentabilidad. Si por ejemplo compras un ETN referenciado al precio del oro, el valor del ETN incrementará si el precio del oro sube.

La belleza de la estructura del ETN es que puede estar referenciada a cualquier cosa. Hay ETNs que siguen el precio de materias primas, y ETNs que siguen rincones del mercado de difícil acceso. A veces combinan acciones y bonos con estrategias de opciones o utilizan estrategias sofisticadas que sería difícil hacer en un paquete de un ETF tradicional. En el espacio de las materias primas, los ETN también ofrecen ventajas fiscales a largo plazo a diferencia de la mayoría de ETFs.

La parte mala de un ETN es que si el banco del que depende se declara en bancarrota, pierdes todo tu dinero. El dinero puede estar garantizado por el estado, pero tiene sus riesgos para poder volver acceder a él.

Las buenas noticias son que este riesgo en la mayoría de los casos es muy pequeño. Inversores institucionales pueden recuperar su dinero de la aseguradora del ETN en el mismo día. Aunque puede ocurrir cualquier cosa, se puede ver la caída de un banco por adelantado.

Además, el riesgo de crédito puede ser monitorizado. Se puede ver mirando el coste de la permuta de incumplimiento crediticio (credit default swaps (CDS)) en las suscripciones de seguro del banco cada día. Los CDSs son como un seguro, los inversores los compran para protegerse de un incumplimiento por parte de la compañía.

A efectos prácitcos, un sitio para ver el riesgo para este tipo de producto es la web www.etf.com metiendo el ticker correspondiente, en la ficha se puede ver el “Counterparty Risk Measure”. Si pone “Low” bien, si pone “high” ni tocar.

 

3. ETFs y Fondos de Inversión

Dependiendo de las necesidades de cada persona, puede ser mejor tener un ETF o un fondo de inversión, consiste en conocer las diferencias y entender qué estructura tiene más sentido para ti.

Para hacer las cosas más sencillas, nos centraremos en fondos basados en índices y en ETFs.

 

Aspectos básicos

Por una parte, los fondos de inversión y los ETFs hacen lo mismo.

Imagina dos productos diseñados para seguir el índice S&P 500: un ETF y un fondo de inversión. Si miras lo que contienen, los dos tendrán todas (o casi todas) de las 500 acciones del índice en la proporción en las que existen dentro del índice. Así que la estructura de los dos productos es idéntica.

La diferencia es que los ETF son negociables en el mercado. Eso significa que puedes comprar y vender en el día, como cualquier otra acción. Por el contrario, los fondos de inversión sólo puedes comprar o vender una vez al día, al cierre de mercado.

¿Qué significa esto para los inversores? ¿Y cómo eliges uno y otro?

 

Las ventajas de los ETFs

1. Liquidez intradía

Esto significa que puedes comprar y vender ETFs a cualquier hora mientras está abierto el mercado. Si el mercado está cayendo, puedes vender tu ETF en ese mismo momento. En un fondo de inversión, tienes que esperar al cierre de mercado… lo que puede conllevar una pérdida por entrar al final del día si el precio del fondo ha estado subiendo.

2. Menores costes

Aunque no está garantizado, los ETFs normalmente tienen unos gastos menores que los de un fondo de inversión. La razón es simple, cuando compras participaciones de un fondo de inversión directamente de una compañía de fondos, esta compañía debe manejar una gran cantidad de papeleo legal. Cuando compras participaciones de un ETF, lo haces a través de la cuenta del bróker, y es éste el que realiza todo el registro y el papeleo. Menor papeleo conlleva menores costes la mayoría de las veces.

3. Transparencia

Los ETFs muestran regularmente dónde está su dinero invertido. Los fondos de inversión, por el contrario, sólo lo muestran cada trimestre, con un retraso de 30 días.

4. Eficiencia en los impuestos

Los ETFs generalmente son más eficientes en sus tasas debido a cómo funcionan. Esto es así en los países anglosajones, sin embargo en España os fondos de inversión son más eficientes por el diferimiento fiscal. Recientemente la Dirección General de Tributos ha confirmado que los ETFs europeos no listados en España tienen la misma ventaja. Lo veremos con más detenimiento en otro curso.

5. Mayor flexibilidad

Debido a que los ETFs se manejan como las acciones, puedes hacer operaciones que no puedes hacer con los fondos de inversión, como hacer opciones, futuros…

Las desventajas de los ETFs

1. Comisiones

La belleza de la liquidez intradía no viene sin costes. Normalmente pagas una comisión cuando compras o vendes un activo, y los ETFs no son distintos. Si regularmente inviertes una pequeña cantidad de dinero en un ETF, por ejemplo en cantidades de 500€, esas comisiones pueden hacer que tengan un algo coste, así que es mejor conocer las comisiones antes de comprar. Es el coste de brokeraje por intermediar en el mercado (la comisión de compra-venta).

2. Diferenciales (spreads)

Además de las comisiones, los inversores también pagan el diferencial cuando compra o venden ETFs. Es la diferencia del precio al que puedes comprar y vender (bid-ask). Cuanto mayor es el diferencial, y para algunos ETFs puede ser muy grande, mayor será el coste. Si te centras en ETFs amplios y con mucho volumen, el diferencial es casi despreciable. Por esta y otras razones es mejor evitar los ETFs con poca liquidez y volumen de negociación.

3. Premiums y descuentos

Cuando compras o vendes un fondo de inversión al final del día, siempre se hace la transacción como dice su “valor neto del activo” (NAV), así que siempre adquieres un “precio justo”. Mientras que existen mecanismos que mantienen los precios de los ETFs en línea con su valor justo, esos mecanismos no son perfectos. En cualquier momento, un ETF puede cotizar a un valor premium o de descuento a su NAV. Si compras en el valor premium y vendes en el de descuento… lo siento, has perdido.
Esto solo tiene importancia si haces operaciones intradía, para el largo plazo no tiene mayor trascendencia.

4. Iliquidez general

Mientas que cotizar en el mercado suena genial, no todos los ETFs son tan negociables como puedes pensar. Algunos venden y compran en pocas ocasiones o cuando los diferenciales son muy grandes. De nuevo, importante comprar ETFs con gran volumen, amplitud y comisión de gestión baja.

 

 

4. Por qué son tan baratos los ETFs

Lo primero llama la atención de los ETF son sus costes tan bajos. En Estados Unidos la coste de gestión medio de los fondos de inversión es un 1.42% anual, en España nos podemos ir al 2,5% añadiendo.

Los ETFs tienen una tasa media del 0.53%. Si miras por volumen de dinero que hay invertido en los ETFs, la tasa está por debajo del 0.40%. Y se pueden conseguir carteras con ETFs mucho más baratas. Por ejemplo si te haces una cartera con ETFs de Scwab te puede costar la rídicula cantidad de 0.09% al año.

Esta podría ser la cartera más barata con una rentabilidad-riesgo increíbl:
USA RV → SCHB (0,03%)
EX-USA RV → SCHF (0,09%)
Emergentes → SCHE (0,.15%)
Renta fija (americana) → SCHZ (0,05%)
REIT (inmobilairio) → SCHH (0,07%)
Es solo un ejemplo, no pienses que es la cartera perfecta (de hecho si eres europeo hay que modificarla, porque es una cartera para americanos), pero posiblemente una de las más baratas que se puedan construir.

 

Más eficientes que los fondos de inversión

Los ETFs son más baratos que los fondos de inversión por muchas razones. La primera es que seguir un índice es intrínsecamente más barato que una gestión activa. Pero un ETF es incluso más barato que un fondo de inversión basado en un índice.

¿Cómo es posible? Se debe a la forma en la que los fondos de inversión y los ETFs se relacionan con los inversores.

 

Cómo funciona un fondo de inversión

Cuando un fondo de inversión recibe una orden de compra de un nuevo inversor, tiene mucho trabajo que hacer. Primero, debe procesar la orden internamente, registrando quién hizo la orden y cuánto dinero deposita en el fondo. La compañía del fondo debe enviar documentos de confirmación y manejar todos los temas de cumplimiento. Entonces, el gestor de la cartera del fondo debe ir al mercado e invertir el dinero, comprando y vendiendo títulos, pagando todas las comisiones y diferenciales involucrados en el proceso.

Cuando un inversor vende, el proceso funciona de la forma contraria. Los gestores venden, los fondos desinvierten… Son muchas manos trabajando en el proceso con el papeleo que conlleva, y así el proceso termina costando mucho dinero, que se repercute en las costes de gestión mucho mayores

En el caso de España el problema es mucho mayor; hay que pagar a los intermediarios (bancos) y lo peor es que la mayoría del coste de gestión de un fondo en realidad se la lleva el distribuidor.

Con un ETF, el proceso es más sencillo. Cuando un inversor quiere comprar participaciones de un ETF, simplemente introduce una orden en el bróker y… eso es todo.

Para la mayoría de inversores, la transacción tiene lugar entre distintos inversores y no con la compañía que tiene el fondo. Eso significa que el fondo no tiene que procesar la orden en el mercado, hacer toda la compra y realizar toda la documentación.

Menos trabajo = menores costes. Un punto a favor de los ETFs.

Pero, ¿cómo invierten dinero los ETFs en el mercado si tienen interacciones limitadas con los inversores? La respuesta recae en algo llamado proceso de “creación/amortización”, que es clave para entender la función de los ETFs.

 

5. Por qué son fiscalmente tan eficientes

Dos de las grandes y poco apreciadas ventajas de los ETFs son su transparencia y su eficiencia en impuestos. Comparado con los fondos de inversión, los ETFs están a años luz por delante en estas dos categorías tan importantes.

 

Mayor transparencia

Uno de los beneficios clave de los ETFs es su transparencia respecto a dónde está invertido el dinero. Con la alta volatilidad de los mercados, poder comprobar el valor de nuestros ETFs en cada momento (en la mayoría de los casos) es una gran ventaja.

Por ley, los fondos de inversión, sólo necesitan mostrar sus carteras trimestralmente y con un retraso de 30 días. Durante esos periodos sin mostrar la cartera, los inversores no saben si el fondo está invertido de acuerdo al prospecto o si el gestor ha tomado riesgos innecesarios. Los fondos pueden desviarse (y lo hacen) de sus objetivos descritos, es un fenómeno llamado “deriva de estilo”, que puede impactar negativamente en el allocation de un inversor.

Cuando compras participaciones en un fondo de inversión, realizas un pequeño acto de fe, lo que se traduce en pérdidas para algunos inversores.

No hay legislación que obligue mostrar a los ETFs su cartera completa cada día.

Los distribuidores de ETFs publican cada día la lista de qué valores deben entregar los participantes autorizados (AP) para crear nuevas participaciones (cesta de creación). Además, tienen que decir qué participaciones tomarán si realizan amortizaciones del ETF (cesta de amortización). Esto, combinado con la habilidad de ver el valor del índice que el ETF está tratando de seguir, proporciona un alto nivel de transparencia incluso para los ETFs que no muestran la información diariamente.

 

Mayor eficiencia en impuestos

Si un fondo de inversión o un ETF tiene valores que se han apreciado y los vende, creará una ganancia de capital. Estas ventas pueden deberse a una venta táctica de valores, a un rebalanceo o para devolver el dinero de las participaciones a los inversores.

Por ley, si un fondo de inversión acumula ganancias en este proceso, deben hacer un pago de impuestos al final de cada año. Por ejemplo, la media de los fondos de inversión mercados emergentes paga un 6.46% de su valor neto (NAV) en ganancias de capital cada año.

Los ETFs funcionan mucho mejor. Como referencia, los ETFs de mercados emegentes de media pagan un 0.01% de su NAV en ganancias de capital en los mismos periodos.

¿Por qué? Porque están indexados a un índice, y la mayoría de ETFs tienen muy poco volumen de ventas, lo que repercute en pocas ganancias de capital comparado con un fondo de inversión de gestión activa. Pero también son más eficientes que los fondos índice gracias a la magia de cómo se crean y amortizan nuevas participaciones en un ETF.

Cuando un inversor de un fondo de inversión pide su dinero de vuelta, el fondo debe vender valores para alcanzar el dinero que necesita para devolverlo. Pero cuando un inversor quiere vender un ETF, simplemente se lo vende a otro inversor como una acción. Sin despeinarse, sin problemas y sin una transacción de ganancias de capital para el ETF.

El emisor del ETF puede incluso seleccionar qué participaciones dar al AP, lo que significa que puede entregar las participaciones con los menores impuestos posibles para él. Esto deja al emisor del ETF sólo con las participaciones compradas al precio de mercado o superior, reduciendo la carga impositiva del fondo, y por lo tanto repercute en menores impuestos para el inversor.

El sistema no funciona de una forma tan fluida para todos los ETFs, por ejemplo, los de renta fija, que tienen más ventas y normalmente más compras y reembolsos, son menos eficientes en impuestos.

Por todo esto los ETFs son los ganadores, con dos décadas de historia que muestran que tienen mejor eficiencia fiscal que cualquier otra estructura de fondos.

 

6. Qué riesgos tienen los ETFs

Son más baratos que los fondos de inversión. Son más eficientes fiscalmente que los fondos. Son más transparentes, bien estructurados y bien diseñados.

¿Pero cuáles son sus riesgos? A continuación analizamos los diez principales riesgos.

 

1) Riesgo de mercado

El mayor riesgo de un ETF es el riesgo de mercado. El mercado sube pero también baja. Los ETFs son sólo el envoltorio de las inversiones que tiene. Así que si compras un ETF y cae un 50%, el que sea barato, eficiente fiscalmente o transparente no te salvará.

Yo a esto le llamo “riesgo de cotización”. Cuando estás en un producto cotizado asumes un riesgo que no existe en uno no cotizado. Ejemplo: una imposición a plazo de un banco; te da un tipo de interés pero no te afecta lo que ocurra en los mercados.

Por esta razón es interesante tener activos no cotizados en una cartera de inversión. Diversificamos este tipo de riesgo.

2) Riesgo de fiarte del nombre comercial

La de veces que he visto esto. Incluso en empresas donde el gerente es una persona lista acostubrada a hacer inversiones con los excedentes de tesorería de la empresa.

En el caso de los ETFs es más sutil que en los fondos de inversión ordinarios (mixto de no se qué, conservador de no se cuantos).

Con varios miles de ETFs en el mercado (en Morningstar hay listados 7350 ETFs), los inversores se enfrentan a muchas opciones en cualquier parte del mercado. En los últimos años, por ejemplo en el campo del biotech, la diferencia del ETF con mayor rendimiento al ETF con peor rendimiento es del 18%..

¿Cuál es la diferencia? Uno de ellos tiene compañías que buscan curas de nueva generación mientras que el otro está en la industria de las ciencias de la vida. ¿Los dos son biotech? Sí, pero cada uno tiene distinto significado para los inversores.

Debes comprarlos. Debes comparar lso ETFs que en principio se llaman igual o siguen el mismo índice.

Aquí tienes que entrar a la cartera y ver qué tienen invertido, el índice de referencia, los costes asociados, etc.

Es sobre todo importante cuando nos salimos de los 30 o 40 ETFs más grandes y conocidos.

3) Riesgo de exposición “exótica”

Con “exotico” me refiero a nuevos campos, sectores que antes de la aparición de los ETfs era imposible entrar. Por ejemplo “empresas mineras en áfrica” o “empresas de seguridad alimenticia”.

Los ETFs han hecho un gran trabajo abriendo diferentes áreas del mercado, desde acciones, bonos tradicionales, a materias primas, monedas, estrategias de opciones y mucho más.

Los ETFs que son complejos hay que estudiarlos detenidamente.

Mi recomendación es que, salvo para una estrategia especulativa o discrecional, si no tienes buenos conocimientos no te metas aquí.

4) Riesgo fiscal

Depende del subyacente.

Por ejemplo, el ETF de oro SPDR Gold Trust (GLD) posee lingotes de oro y sigue el precio del oro casi de forma perfecta. Si compras GLD y lo mantienes durante un año, ¿pagarás la tasa de ganancias de capital cuando lo vendas? Lo harías si fuese una acción, pero aunque compras el ETF como si fuese una acción tus impuestos se basan en lo que tienes: lingotes de oro. Y depende de las regulaciones de cada país, el oro se tasa como un coleccionable, con un tipo impositivo distinto al de las acciones.

Nota: en España, en principio va a “Pérdidas y ganancias patrimoniales”, es decir, la parte menos mala.

Otros bienes tienen impuestos mucho mayores. Así que cuando compres un ETF tienes que fijarte en su eficiencia fiscal además del coste que tiene el ETF, ya que no todos son iguales.

5) Riesgo de contrapartida

Los ETF están, en su mayor parte, a salvo del riesgo de contrapartida. Aunque a los alarmistas les gusta asustar sobre la actividad de préstamo de valores dentro de los ETFs, en su mayoría son una mentira: los programas de préstamos de valores suelen ser extremadamente seguros.

El único lugar donde el riesgo de contrapartida es muy importante es con los ETNs. Los ETN son simplemente notas de deuda respaldadas por un banco subyacente. Si el banco se hunde, pierdes tu dinero.

Si el ETF es de réplica física, no tienes este problema. Siempre hay que intentar escoger el ETF de réplica física.

6) Riesgo de cierre

Hay muchos ETFs que son muy populares y otros que no son tan queridos. Cada año, alrededor de 100 ETFs que no son atractivos para el público acaban cerrando. Ojo donde te metes. Dato importante.

Que un ETF cierre no es el fin del mundo, el fondo se liquida y se paga a los inversores, aunque no es algo que un inversor quiera. Normalmente, el ETF declarará las ganancias de capital por lo que habrá que pasar por Hacienda en el proceso además de haber gastos por las transacciones y alguna otra sorpresa. Una compañía de fondos incluso llegó a cargar a los accionistas con los costos legales de cerrar el fondo (esto es raro, pero sucedió).

Es recomendable vender un ETF tan pronto como se anuncie su cierre. Si estás preocupado, se puede ver el riesgo de que un ETF cierre en páginas como Morningstar o ETF. Si el riesgo es alto, mantente alejado.

Si te metes en un ETF con mucho volumen de negociación esto es casi imposible que suceda.

7) Riesgo del ETF nuevo

La máquina de marketing de ETF es poderosa. Cada semana, incluso cada día, sale algo nuevo… un ETF para gobernar a todos… un fondo que superará al mercado con menor riesgo… Lo que debes haces es no creerte la expectación.

Como siempre digo, la calidad de un intermediario o producto financiero es inversamente proporcional a su máquina de marketing. O como dicen los yanquis “la cantidad de dinero invertido en un ETF es inversamente proporcional a la cantidad de publicidad que se realiza”.

Es cierto que salen nuevos ETFs con mucha frecuencia, pero debes estudiarlos detenidamente, para entender completamente la estrategia del índice y no confiar en las rentabilidades calculadas con un backtest para un ETF nuevo.

La pregunta que te debes hacer es qué objetivo buscas con ese ETF nuevo, que función va a realizar dentro de tu cartera.

8) Riesgo de saturación

Sucede cuando la masa va a comprar un nuevo ETF o que se pone de moda. Si viene el efecto contrario, salida repentina de dinero, puede tener efectos negativos sobre el propio ETF. Además, algunas de estas nuevas clases de activos tienen límites de liquidez, en este caso una estampida de inversores podría tener efectos negativos en el propio ETF.

Moda e inversión mal asunto.

Debes tener cuidado sobre lo que estás comprando. Si este activo no era fundamental para tu cartera hace un año, probablemente tampoco debería estar en tu cartera hoy, o tener un allocation muy pequeño.

9) Riesgo de trading del ETF

A diferencia de los fondos de inversión, no siempre puedes comprar un ETF sin costes de transacción. Como cualquier acción, un ETF tiene un diferencial (el bid-ask que hemos visto en los APs), que puede variar desde un céntimo a varios euros. Los diferenciales pueden variar en el tiempo también, pudiendo ser pequeños un día y muy grandes al día siguiente. Lo que es peor, la liquidez de un ETF puede ser un problema, puede tener un diferencial de un céntimo para las primeras 100 participaciones, pero para vender 10.000 participaciones de forma rápida, puede que tengas que pagar un euro de diferencial.

Los costes de trading pueden minar tus beneficios. Investiga la liquidez que tiene un ETF antes de comprarlo, además siempre puedes operar con órdenes limitadas.

10) Riesgo de ETF fuera de cotización (temporal)

La mayoría de las veces los ETFs funcionan de la forma que deberían, siguiendo sus índices felizmente y comerciando cerca de su valor neto. Pero a veces, algo en los ETFs se rompe y los precios se pueden desfasar.

Normalmente no es un fallo del ETF, por ejemplo durante la primavera árabe, la bolsa de Egipto cerró durante semanas y ciertos ETFs sirvieron para especular sobre cuándo abriría la bolsa y con qué precio cuando las cosas se calmasen. Durante el cierre, los inversores occidentales apostaron en el ETF haciendo subir su precio, y cuando el mercado abrió, el mercado había estado plano manteniendo el valor que tenía. No fue culpa del ETF, pero los inversores sufrieron un varapalo.

Esto también ocurre con los ETNs o los ETFs de materias primas cuando el producto ha dejado de emitir nuevas participaciones. Esos fondos pueden comerciar para subir el precio, y si compras en ese momento, puedes esperar perder dinero cuando vendas.

En general, los ETFs hacen lo que dicen que hacen y lo hacen bien, pero decir que no hay riesgos es ignorar la realidad. Así que tienes que hacer tus deberes e informarte antes sobre qué ETFs adquirir.

 

Herramienta ETF Research

1. Introducción

Vamos a ver cómo utilizar una herramienta de análisis de ETFs sumamente interesante y sobre todo complementaria a las ya vistas en otros cursos (ETF.com, Portfolio Visualizer y Morningstar).

Lo interesante, diferente y que nos aporta mucho valor, que no existe en ninguna otra herramienta sobre ETFs es que da una valoración en función de parámetros fundamentales, es decir, se vasa en el valor (“value” de las acciones o bonos que conforman el ETF.

Este es un criterio de calidad absolutamente imprescindible, ya que el resto de herramientas se basan en medidas de estadística sobre el performance (variaciones del precio) pero no sobre el valor interno y la relación de este sobre el mercado (sobrevaloración/infravaloración).

La herramienta es “ETF Research” y se encuentra en la web https://www.etfresearchcenter.com/ Pertence al grupo “Altavista”.

 

2. Altavista Score

Lo más importante de esta herramienta es su sistema de puntuación o scoring, que llama “Altavista Score”. Vamos a ver cómo funciona.

 

Acciones

Como he indicado en la introducción el sistema de puntuación se basa exclusivamente en la calidad de las acciones que conforman el ETF seleccionado, esta calidad la miden en base a una valoración de fundamentales (value).

En concreto:

ROE → Es el beneficio/patrimonio de las empresas (Return on Equity). Es una medida de valoración de óptica inversora bastante estándar y relevante.

Lo interesante aquí es que utiliza el ROE medio de los últimos 5 años, con lo que nos da un dato muy estable.

P/BV → Es lo que se llama “Price to Book” o precio sobre valor en libros. Para mi es el indicador más relevante y significativo que existe, mucho más que el PER, ya que nos dice cómo de valorada está una acción sobre su valor real.

El valor en libros es el Patrimonio, lo que los estadounidenses denominan “Equity”.

Apunte: si no utilizara la media, si solo fuera el ROE, en realidad estaría utilizando el PER (Precio/beneficio), ya que el ROE es Beneficio/Equity y lo divide por (precio/equity). Pero al utilizar la media, el dato que nos ofrece es diferente.

Fees → Resta el coste el ETF. A la calidad de las empresas del ETF le resta su coste; ETFs más baratos tendrán mejor scoring.

 

Deuda Pública (renta fija bonos)

Como la valoración de los bonos es diferente a la de las acciones, la fórmula también lo es. Hay que tener en cuenta que el valor de un bono se calcula en función de su cupón (interés fijo que recibe el bonista) y la duración de este.

La fórmula es:

Scoring = Cupón ajustado a la inflación – corrector “default” – Coste (fee)

Cupón ajustado a la inflación → La rentabilidad del conjunto de bonos que conforman el ETF menos la inflación, es decir, la rentabilidad real de los bonos subyacentes.

Corrector “default” → Corrige la rentabilidad real con los posibles defaults de los bonos que integran el ETF, basado en series históricas anteriores.

Fees → Es el “Expense Ratio” del ETF, al igual que antes lo resta. Más barato con misma calidad, mejor puntuación.

 

El parámetro que nos aporta información de más calidad es el segundo, porque nos mide el coste real del riesgo de los ETFs de renta fija, que es algo que desconocemos más allá de mirar la calidad media de los bonos que lo conforman.

 

3. Ejemplo

Vamos a ver el ejemplo del curso “Cómo buscar y estudiar ETFs”, en el que queríamos elegir un buen ETF sobre mercados emergentes en renta variable.

En concreto “cómo encontrar alternativas a un ETF que conoces o tienes en cartera”.

Como alternativa al VWO de Vanguard nos daba:

EEM → iShares MSCI Emerging Markets ETF

IEMG → iShares Core MSCI Emerging Markets ETF

SCHE → Schwab Emerging Markets Equity ETF

SPEM → SPDR Portfolio Emerging Markets ETF

BKF → iShares MSCI BRIC ETF

 

Para ver la puntuación de un ETF tienes que ir a https://www.etfresearchcenter.com/altar.php y en la colmuna de la derecha introducir el ticker.

Le das a “GO” directamente. Esta es la puntuación que le da al VWO:

Obtenemos la puntuación del VWO, que es de 8,4%. Muy alta y dificil de mejorar.

SI hacemos lo mismo con el resto obtenemos los siguientes datos:

VWO → 8,4%

EEM → 8,1%

IEMG → 8,3%

SCHE → 8,8%

SPEM → 8,0%

BKF → 7,9%

Según el scoring de esta herramienta el mejor ETF de renta variable en mercados emergentes, basado en fundamentales y su coste, es el SCHE seguido del VWO.

Este scoring debe ser siempre complementario nunca exclusivo. De hecho de la misma manera que solo se basa en fundamentales y por eso nos aporta un plus de información, también carece de las estadísticas en base a su performance en bolsa, que es fundamental.

Por ejemplo entre el VWO y el SCHE a 5 años, este ultimo da un poquito más de rentabilidad, casi despreciable, pero es otra alternativa. Y por otro lado ETF.com da menos puntuación a estos dos que a los de Ishares (EMM y IEMG).

Otra opción es unir las dos puntuaciones y ver, de forma conjunta cuál es el mejor valorado. En este último caso, teniendo en cuenta las puntuaciones de ETF.com y ETF Research los mejor posicionados serían EEM y IEGM.

Las valoraciones de conjunto mejoran las valoraciones individuales. Si tienes dos o mas puntuaciones, en conjunto mejoran su prediccion respecto a una invidivual en el tiempo.

Y luego está entrar en los fachtsheet etc y ver con cual te quedas.

No hay fórmulas mágicas, pero con los datos sacados de ETF.com + su rating + las valoraciones de la herramienta que estamos viendo en este curso tienes una valoración bastante buena para decidir cuál elegir.

 

4. Composición de carteras

Dentro de la web, en el menú “ETF Toolbox”, hay una herramienta que se llama “Porfolio Builder”:

Por defecto nos aparece un portfolio de muestra. Pinchamos.

Lo más interesante de esto es la comparación con el Benchmark, las similitudes y diferencias y los méritos de nuestro portfolio en base a fundamentales.

Entra en todos los apartados y navega. Hay comparativas con mucha información relevante.

Haz pruebas y si descubres algo relevante compártelo en el grupo con el resto de compañeros, seguro que alguien ha pensado lo mismo o parecido y mejora tu planteamiento.

 

5. Stock locator

En el menú “ETF Toolbox”, hay una herramienta que se llama “Stock locator”:

Es interesante porque te permite saber qué ETFs existen que contengan las empresas que te interesa tener en cartera. Es una manera inversa de seleccionar un ETF, comienzas a partir de los activos subyacentes.

Por defecto viene AAPL, vamos a ver cuantos ETFs existen en USA que la contengan:

Hay 208 ETFs que la contienen. Lo mejor de todo es que te dice los 5 en los que más peso tienen y además la valoración que da la herramienta.

Esto es abre una vía muy potente, porque quizá te interese tener un ETF concentrado, con pocos valores, tener algo más tipo “value” en 10 o 20 empresas, y en lugar de invertir en las 20 comprar un ETF que cumpla tus requisitos.

Otro ejemplo es el de un nicho que te interese, como los que hemos visto en el blog, por ejemplo el de ciberseguridad, y ver su existe algún ETF de la temática y que contenga la acción en cuestión. Es otra manera de investigar la existencia y análisis de ETFs de nicho.

Una de las empresas más importantes en el sector de ciberseguridad es Akamai Technologies Inc (ticker ‘AKAM’). recuerda que hay que introducir el ticker, con el nombre de la empresa no vale.

Vamos a ver qué nos dice:

Hay nada menos que ¡110 ETFs que la contienen! Increible.

En primer lugar aparece HACK, que es el ETF referencia de ciberseguridad, pero si quisieramos ver alternativos ya tendríamos otros 4 con una muy buena selección. A partir de aquí comenzarías a buscar otras alternativas y valorar tal como vimos en “Cómo buscar y analizar ETFs”.

Esta opción es muy potente para investigar alternativas.

 

6. Seleccionar por exposición a país

En el menú “ETF Toolbox”, hay una herramienta que se llama “Valuation Heat Maps”:

Esto nos permite ver de un vistazo cómo de sobrevalorado/infravalorado está un mercado.

Es útil en el sentido de que a partir de estos mapas podemos elegir un país o zona que estéinfravalorada y luego ver qué ETFs tenemos sobre esa región.

Por ejemplo, en cuanto a Price ti Earnings (PER) tenemos que Rusia está muy “barata”. A continuación tenemos el siguiente cuadro:

Buscamos “Russia”:

Tenemos toda la lista de ETFs que siguen el índice de Rusia, ordenados por importancia.

Ya tienes otra herramienta superpotente y sencilla para seleccionar ETFs en función de la sobrevaloración / infravaloración que existe en base a fundamentales, en lo que podría ser una parte de tu cartera más activa.

 

7. Notas

Las dos limitaciones que tiene son, que está centrado exclusivamente en e mercado de Estados Unidos y que si quieres profundizar ya tienes que tener la opción de pago, pero todo lo que te he explicado aquí lo puedes hacer sin la opción de pago.

No obstante son limitaciones muy livianas porque las conclusiones que puedas sacar aquí son extrapolables 100% a lo ETFs de renta vairable que cotizan en Europa.

La gran limitacion es la de valorar los ETFs de renta fija europeos. Aquí no podemos utilizar ni extrapolar, habría que ir al factsheet y comprar el índice, etc.

Recuerda que esta herramienta nos aporta valor si se utiliza de manera complementaria a las otras vistas en otros cursos, pero no de manera unilaterial, porque se centra en el valor intrínseco y también tiene sus sesgos.

Las 8 reglas de la inversión en dividendos

La inversión en dividendos es una forma de inversión a largo plazo.

Las reglas que vamos a ver son ideas basadas en estudios y en el sentido común.

Las 8 reglas son:

  • Regla de la calidad
  • Regla del chollo
  • Regla de la seguridad
  • Regla del crecimiento
  • Regla de la paz mental
  • Regla del sobreprecio
  • Regla de la supervivencia de los mejor adaptados
  • Regla de proteger tu inversión

 

Reglas de la inversión en dividendos 1 a 5: Qué comprar

#1. La regla de la calidad

La mejor idea que un inversor puede tener es invertir en el largo plazo.

Invertir en negocios de gran calidad que han probado su estabilidad, crecimiento y rendimiento en el largo plazo. No hay razón para tener una inversión en negocios mediocres cuando puedes tener negocios de calidad.

Las empresas deberían tener una reputada trayectoria y con pagos de dividendos que crezcan en el tiempo.

 

#2. La regla del chollo

“Precio es lo que pagas, valor es lo que recibes” – Warren Buffett

Invierte en negocios que te paguen la mayor parte posible en dividendos. Dos empresas que sean iguales, cuanto mayor dividendo, mejor.

Además, hay que seleccionar la empresa que esté cotizando por un precio por debajo de la media para evitar pagar sobreprecios.

Las empresas más baratas son las que cotizan por debajo de la media de los últimos 10 años.

 

#3. La regla de la seguridad

Si un negocio paga todos sus beneficios en dividendos, no tiene margen de seguridad. Cuando a un negocio no le va bien, sus dividendos también deben disminuir.

Otra forma de tener riesgo es pagando las acciones muy “caras”.

Una señal de que una empresa tiene buen precio es cuando la propia empresa recompra sus acciones. O que por lo menos tiene un precio justo.

 

#4. La regla del crecimiento

Invierte en empresas que tengan una historia sólida de crecimiento. Si llevan muchos años creciendo, tienen muchas probabilidades de que lo sigan haciendo. Cuanto más crece la empresa, más rentable es.

Las acciones que han ido creciendo sus dividendos mejoraron pon un 2,4% a las empresas que no lo hicieron desde 1972 al 2013.

 

#4. La regla de la paz mental

Busca empresas en las que la gente invierta en recesiones y periodos de pánico. Estas empresas tendrán un precio estable que las hace más sencillas de mantener en el tiempo.

Puedes encontrar estas empresas buscando las que tienen menos volatilidad y por su beta (se compartan mejor que el mercado, o su sector).

 

Reglas de la inversión en dividendos 6 y 7: Cuándo vender

 

#6. La regla del sobreprecio

Si te ofrecen 500.000€ por una casa que vale 150.000€, coge el dinero. Ocurre lo mismo con las acciones. Coge ese dinero y reinviértelo en otras empresas que paguen buenos dividendos y tenga precios más bajos.
Si una empresa sobrepasa el PER 40, tendrá un precio demasiado alto.

 

#7. La regla de la supervivencia de los mejor adaptados

Cuando los hechos cambian, hay que cambiar de mentalidad.

Si una empresa de las que tienes reduce sus dividendos, es lo contrario a lo que se espera. Quizás puede ser una mala racha, pero si se mantiene la reducción o elimina los dividendos, estamos ante una empresa que ha perdido su ventaja competitiva y es momento de vender.

 

Regla de la inversión en dividendos 8: Manejo de la cartera

 

#8. La regla de proteger tu inversión

El único inversor que no debe diversificar es aquel que está siempre en lo cierto. ¿Estás siempre en lo cierto?
Nadie tiene siempre razón ni hace todo de forma correcta. Diversificar las inversiones reduce el riesgo de equivocarnos.

El 90% de los beneficios de la diversificación vienen de tener entre 12 y 18 acciones.

Después de ver las reglas de la inversión en dividendos, vamos a ver qué empresas pueden ser interesantes.

 

Los “reyes” del dividendo de 2018

Son acciones con más de 50 años creciendo sus dividendos

Los reyes del dividendo son lo mejor de lo mejor en longevidad de dividendos.

Son acciones con 50 años o más en las que han ido creciendo los dividendos.

A continuación puedes encontrar un Excel con:

  • Porcentaje de dividendo
  • Price-to-earnings ratio (PER)
  • Años consecutivos que ha crecido su dividendo.

 

Cómo usar la lista de los reyes del dividendo para encontrar ideas

La lista de los reyes del dividendo es un gran lugar para encontrar ideas de acciones en las que invertir.

Aunque no todas las acciones de la lista son una gran inversión en cualquier momento.

Algunas acciones pueden tener precios muy altos, o quizás otras tengan un precio muy bajo, haciendo que sean una gran opción para el largo plazo.

Para utilizar el Excel, vamos a hacer filtros y ordenar según el interés que nos pueda llevar.

Lo más atractivo es la columna Price-to-earnings ratio (PER). Cuanto más bajo sea el PER más rentable puede llegar a ser en el largo plazo.

Explicado de una forma sencilla, el PER nos indica los años que necesitaríamos para recuperar la inversión.

Con un PER 15, en 15 años habríamos recuperado nuestra inversión con todas sus ganancias. Y si tenemos un PER 30, tendrán que pasar 30 años para recuperarla.

Es un indicativo del precio al que está en este momento esa acción.

Buscar negocios con una historia de dividendos crecientes no siempre es la mejor forma de identificar acciones que lo sigan haciendo en el futuro, pero tiene altas probabilidades de que así siga siendo.

Actualmente hay 23 reyes del dividendo, que son las siguientes empresas:

• ABM Industries (ABM)
• American States Water (AWR)
• California Water Services Company (CWT)
• Cincinnati Financial (CINF)
• Colgate-Palmolive (CL)
• Dover Corporation (DOV)
• Emerson Electric (EMR)
• Farmers & Merchants Bancorp (FMCB)
• Federal Realty Investment Trust (FRT)
• Genuine Parts Company (GPC)
• Hormel Foods (HRL)
• Johnson & Johnson (JNJ)
• Coca-Cola (KO)
• Lancaster Colony (LANC)
• Lowe’s (LOW)
• 3M (MMM)
• Nordson (NDSN)
• Northwest Natural Gas (NWN)
• Parker-Hannifin (PH)
• Procter & Gamble (PG)
• SJW Group (SJW)
• Stanley Black & Decker (SWK)
• Stepan Company (SCL)
• Tootsie Roll (TR)
• Vectren (VVC)

 

Los “aristócratas” del dividendo

Son empresas del S&P500 que han tenido más de 25 años de incrementos consecutivos de sus dividendos.

También son empresas sólidas, como los reyes del dividendo, pero con menos años consecutivos de subidas en sus dividendos. Una compañía que ha llegado de 25 años de incrementar sus dividendos tiene una fuerte ventaja competitiva.

A continuación tienes un Excel con estos aristócratas y mucha información interesante para que puedas analizar.

Para analizar una empresa, hay que ver también su crecimiento y su valor. De esta forma, se puede ver el PER basado en su crecimiento, lo que nos da más información sobre la empresa. Lo que vamos a llamar el PEG ratio.

Con el PEG se pueden encontrar empresas con “bajos precios” y crecimiento de calidad en sus dividendos. Cuanto menor es el índice, mejor es su precio teniendo en cuenta este factor.

La lista de los aristócratas del dividendo

La siguiente lista de empresas son las que forman los aristócratas del dividendo. Puedes encontrarlas separadas por sector empresarial:

Productos básicos de consum0:

• Archer-Daniels-Midland (ADM)
• Brown-Forman (BF-B)
• Colgate-Palmolive (CL)
• Clorox (CLX)
• Coca-Cola (KO)
• Hormel Foods (HRL)
• Kimberly-Clark (KMB)
• McCormick & Company (MKC)
• PepsiCo (PEP)
• Procter & Gamble (PG)
• Sysco Corporation (SYY)
• Wal-Mart (WMT)
• Walgreens Boots Alliance (WBA)

Productos industriales:

• A.O. Smith (AOS)
• Cintas (CTAS)
• Dover (DOV)
• Emerson Electric (EMR)
• Illinois Tool Works (ITW)
• 3M (MMM)
• Pentair (PNR)
• Roper Technologies (ROP)
• Stanley Black & Decker (SWK)
• W.W. Grainger (GWW)
• General Dynamics (GD)

Cuidado de la salud:

• Abbott Laboratories (ABT)
• AbbVie (ABBV)
• Becton, Dickinson & Company (BDX)
• Cardinal Health (CAH)
• Johnson & Johnson (JNJ)
• Medtronic (MDT)

Consumo general:

• Genuine Parts Company (GPC)
• Leggett & Platt (LEG)
• Lowe’s (LOW)
• McDonald’s (MCD)
• Target (TGT)
• V.F. Corporation (VFC)

Financieros:

• Aflac (AFL)
• Cincinnati Financial (CINF)
• Franklin Resources (BEN)
• S&P Global (SPGI)
• T. Rowe Price Group (TROW)

Materiales:

• Air Products and Chemicals (APD)
• Ecolab (ECL)
• PPG Industries (PPG)
• Praxair (PX)
• Sherwin-Williams (SHW)
• Nucor (NUE)

Energía:

• Chevron (CVX)
• Exxon Mobil (XOM)

Tecnologías de la información:

• Automatic Data Processing (ADP)

Mercado inmobiliario:

• Federal Realty Investment Trust (FRT)
Servicios de telecomunicación:
• AT&T (T)

Utilities:

• Consolidated Edison (ED)

 

Para terminar, aquí tienes otro Excel con las Blue Chips del mercado estadounidense que puede serte de utilidad.

 

Utilización del Broker

Las dudas sobre el broker son con toda seguridad las más recurrentes de todas. Bien por desconocimiento sobre cuál utilizar (todos los días recibo algún email con esta cuestión) o una vez conocido el más apropiado, no saber cómo utilizarlo.

 

1. Cuestiones previas

En este curso/monográfico voy a explicar con imágenes y texto cómo utilizar el broker GPM Broker (GPM), Esfera Capital y Interactive Brokers (IB).

Como sabéis ambos utilizan Interactive Brokers, la diferencia es que GPM es una gestora española con regulación, supervisión y atención al público en español. Por contra IB es un poco más barata la comisión por operación.

En mi caso utilizo GPM por comodidad, aunque me voy a pasar a Esfera Capital. Pero esto es una decisión muy personal. Existen otros brokers buenos (no muchos). de todos los que he probado estos (IB o GPM) son los que más me gustan y más profesionales considero. Además tenéis absolutamente todos los productos cotizados que queráis.

Tanto GPM como Esfera Capital utilizan por debajo Interactive Brokers. Esfera Capital es el grupo de Visual Chart. Me voy a pasar a Esfera por una cuestión de equipo; el equipo de profesionales bueno se ha ido en bloque de GPM a Esfera.

Todo lo explicado con las imágenes y plataforma de GPM es exactamente igual para Esfera Capital y para IB.

Para que te hagas una idea, a nivel de trading profesional y gestión patrimonial profesional, casi todo los profesionales utilizan Interactive Brokers a lo largo del planeta, salvo los que trabajan en institucionales (Hedge Fund, banca etc) o en algún proptrade que mueven cantidades enormes y un volumen diario elevado con gran frecuencia (tipo trading intradiario).

Vamos allá.

 

2. Descarga la aplicación

Existen dos posibilidades, utilizar el broker web (trader) o descargarte un ejecutable (TWS) y hacerlo desde tu ordenador. Te recomiendo esta última opción.

Pinchamos en “GPM profesional Broker”

Y seleccionamos la opción de sistema operativo que tengamos (en mi caso Windows):

 

Se descargará un ejecutable. Lo ejecutamos y se instala la plataforma de brokeraje.

Para el caso de Interactive Brokers es exactamente igual, la única pega es que el proceso de apertura de cuenta es un engorro. Pero si resides fuera de España te aconsejo directamente Interactive Brokers.

Entra en la web https://www.interactivebrokers.com/es/home.php que está en castellano.

En este caso:

Y sigues la descarga de “TWS”.

Te aparecerá un icono de acceso directo como este:

 

3. Cómo usarlo

Clickamos y nos aparece la ventaana, donde tenemos que introducir el nombre de usuario y contraseña:

 

Y nos aparece esta pantalla:

Y ahora es tan sencillo como introducir el “Ticker” (acrónimo), nombre o ISBN del producto que queramos. Por ejemplo voy a introducir el SPY y le doy enter:

Cuando nos sale más de una opción se debe a que hay varios productos relacionados y/o porque cotiza en varias bolsas. En nuestro caso vamos al primero (cuando tengáis dudas, en el caso de ETFs USA generalmente iremos a ARCA o NASDAQ). La duda viene con ETFs europeos, que cotizan en varias bolsas.

Si tienes dudas con esto último escríbeme o escribe un comentario en esta misma página para que le sirva al resto de compañeros.

Al darle intro nos aparece lo siguiente, es muy parecido a utilizar una hoja excel.

Luego podéis poner cabeceras y establecer aquí vuestra cartera, por ejemplo así:

 

4. Datos

Cuando introduces por primera vez un producto financiero, te aparece lo siguiente:

Salvo que hagas trading, te aconsejo el botón de la derecha “Datos Retrasados”, porque solo llevan un retraso de 15 minutos y es gratis.

No contrates datos de mercado porque os cobrarán, y dependiendo del número de mercados puede ser bastante dinero.

Una vez que le das a “Datos retrasados” tienes ya los datos de mercado (con 15 min de retraso).

 

5. Operar

Una vez que tienes organizados los activos en dodne vas a invertir, el siguiente paso es invertir.

1º. Botón derecho sobre el activo a comprar/vender

2º. Le doy por ejemplo a comprar (botón azul arriba)

3º. Tipos de órdenes

Limitada (LMT): pones el precio al que quieres comrpar/vender

A mercado (MKT): compras al precio que hay en ese momento en el mercado. Te aconsejo que dejes esta por defecto.

La otra orden que aparece la saltamos.

“DAY”: La orden tiene vigencia durante el día que la envias.

“GTC”: La orden sigue vigente durante varios meses.

 

4º. Transmitimos la orden (botón azul abajo)

Aquí nos da toda la información de la operación con su coste ANTES de que se ejecute. Todavía te puedes echar atrás o modificarla.

Este es el cuadro de información antes de comprar. En este ejemplo 1 SPY u el coste de compra que son 7 dólares. Entonces solo le tienes que dar a “Desactivar y transmitir”.

Si no has transmitido te aparecerá lo siguiente:

Si lo quieres quita, simplemente le das a suprimir fila.

 

6. Operar con “Stops”

La gran duda para los que no estéis acostumbrados. En el caso de otros brokers como DeGiro no está permitido para los ETFs. para nosotros es fundamental en las estrategias de Uncommon Finance, puesto que nos permiten parar grandes caídas. No así en la inversión a largo plazo tranquila, donde no se utilizan.

La orden de compra la tenemos que dar de la siguiente forma:

En lugar de hacer la compra directa en el botón, vamos a “Negociar” y “Entrada de una orden”. Entonces nos aparece el siguiente cuadro:

Le das a “comprar” y en el botón pequeño de la derecha “avanzado” es donde vamos a poner el stop. La verdad es que más pequeño no lo podían poner.

Seleccionas “Pérdida limitada” y pones el precio de stop (el % por debajo del precio de entrada).

“DAY” y “GTC” lo mismo que antes. El stop siempre poner en “GTC” porque si no deja de tener efecto al día siguiente.

 

Y ya está.

Parece muy tedioso explicado con imágenes, pero realmente se tardan 30 segundos en hacerlo. Luego una vez al mes es siempre la misma rutina.

 

Nota

Interactive Brokers ha mejorado mucho la información en castellano en la web y si haces varias operaciones al mes (más de 3) es la mejor opción.

COMPRAR UN ACTIVO FINANCIERO EN OTRA DIVISA

En este minicurso o monográfico vamos a ver de forma muy sencilla cómo se invierte en un ETF en dólares. El caso es el mismo para cualquier tipo de activo financiero que cotice en bolsa (acciones, futuros, bonos, etc) en otra divisa (dólares américanos, yenes japoneses, libras esterlinas, etc). Es lo mismo.

 

1. Aspectos previos

Las divisas en los mercados financieros cotizan por pares; euro-dolar, libra-dolar o dolar-yen son 3 de las más utilizadas y que más movimiento tienen.

Se le conoce como “Forex” de FOReign-EXchange.

Así tenemos EURUSD (euro-dolar), GBPUSD (libra-dolar) y USDJPN (dolar-yen).

Si tu moneda local es el euro tendrás que buscar los pares que tengan euro.

Si queremos tener en nuestra cuenta dólares, tenemos que ir al par EURUSD y venderlo. Vender el EUR/USD es igual que comprar USD/EUR (la inversa). En este caso al comprar los USD estás vendiendo EUR.

No te preocupes si te lías al principio. Para tu caso, que es cómo se compra y vende un ETF en dólares, es muy sencillo.

 

2. Broker que te lo convierte a la moneda directamente

Vamos a poner como ejemplo que compras el ETF “GLD” que es el de oro en dólares.

Hay brokers que hacen las dos operaciones directamente; compran el GLD y lo contabilizan en tu cuenta en dólares (han comprado dólares también).

En este caso no existe ningún problema. No hay que hacer nada.

¿Cómo sabemos esto? Verás que no te cargan ninguna comisión mensual por intereses.

En el caso de Degiro por ejemplo lo hacen así. Una buena parte de los brokers lo hacen de esta manera.

 

3. Broker que no lo convierte a la moneda

Hay otros brokers que no lo hacen directamente. Son los brokers dirigidos a un usuario más profesional.

¿Por qué iba a ser más deseable un broker de este tipo? Porque tienes la posibilidad de convertirlo a la moneda o no. Igual te puede interesar no hacerlo.

En este caso lo que hace el broker es realizar un “préstamo de dólares”.

Si no lo haces tu manualmente, el broker hace esto por defecto.

Es lo que hacen Interactive Brokers, Esfera y GPM.

Son dos operaciones diferentes:

1ª) Compras el GLD

2ª) Vendes EURUSD

Esto es muy sencillo y la comisión de venta de EURUSD es ridículamente baja.

Vamos a un ejemplo con la plataforma:

 

El “ticker” que introduces para comprar o vender dólares es “eur.usd“.

Le das a intro y vendes la misma cantidad de euros que los euros que has invertido en el GLD. Esto lo verás en la ventana que te aparece cuando metes la orden.

Y ya está.

Tienes en tu cuenta dólares y euros. Los dólares que tienes equivalen a lo que has comprado de ETFs.

Irás viendo por separado cuánto ganas/pierdes por el GLD y cuánto ganas/pierdes por el efecto de la divisa al convertirla a tu moneda local.

Este es un ejemplo real de la última aportación que hice en mi cartera permanente:

Compré 9 ETFs de GLD cuando este cotizaba a 112,77 dólares (1.015 dólares). A su vez compré 1.015 dólares (venta de EUR.USD ) que cotizaba a 1,0471 euro/dolar.

Durante estos meses hasta hace bien poco el beneficio del GLD superaba a la pérdida en el cambio del dolar. Pero en las últimas semanas ha sido al revés y se ve que si cerrara esa posición ganaría 37 dólares por el GLD y perdería 101 dólares por la divisa.

Unas temporadas va a tu favor, otras en tu contra.

 

4. Para las estrategias de Uncommon Finance

La comodidad o incomodidad de cada uno es un tema puramente personal. Hay personas que se sienten a gusto y otras no.

En el mundo profesional todos tenemos una parte en otras divisas.

Si te pones nervioso con este tema, el cambio de divisas, o crees que pierdes dinero o simplemente cuando el cambio va en tu contra como el ejemplo que te he puesto más arriba, mi consejo es que no sigas estrategias con productos en otra divisa diferente a la tuya.

Así de sencillo.

Como en las estrategias de UF los ETFs van rotando, lo más sensato es hacer una venta de eur.usd por la cantidad que va a estar invertida y tenerla fija. Solo vender más o comprar cuando la cantidad de dinero destinada a esas estrategias cambie de manera significativa. De esta forma compras dolares solo una vez y te olvidas. Es prefereible que compres unos pocos dólares de más porque si no te darán un pequeñito préstamo por la diferencia.

Ejemplo.

Tienes 20.000 euros para la estrategia Numen. Al cambio a dólares (si está a 1,15 eurusd) son 20.000 eur * 1,15 usd/eur= 23.000 $

Puedes comprar 25.000 $ y dejarlos ahí.

Si la estrategia al cabo de unos meses pasa de os 25.000 $ de forma sostenida y significativa, entonces vuelves a comprar dólares.

La otra opción es hacer esto cada vez que se cambia de ETF con la cantidad exacta.

Eso depende de ti.

Esto que has visto en este minicurso te sirve para cualquier tipo de activo. Si por ejemplo quieres comprar acciones de empresas Japonesas y no estar cubierto, en ese caso tendrías que comprar Yenes, que sería una venta de eur.jpy de la misma manera que hemos hecho con el eur.usd.

En el caso de que tengas un broker que lo hace automáticamente y tiene el producto que buscas, no tienes que hacer nada adicional.

Para más detalles técnicos lo mejor es preguntar al broker que utilices. Y luego ver si estás agusto con parte de tus inversiones en otra moneda, si no es así es mejor no invertir en moneda diferente a la local.

Planifica tus metas al invertir

A la hora de invertir, tienes que tener claro para qué inviertes. Puede ser para tu jubilación, para darte una vuelta al mundo, para pagar una casa en unos años… Sea cual sea tu objetivo, debes planificar qué necesitas para llegar y saber si puedes llegar.

Herramienta para planificar tus metas

Aquí te dejo un Excel con el que puedes practicar los ejercicios que voy a explicar a continuación. Para seguirlos, sólo hace falta que modifiques las casillas que están en amarillo, pero cuanto más explores con Excel, más formas encontrarás para planificarte y hacer tus cuentas.

Invertir para tu jubilación

Pongamos el caso que quieres asegurarte una buena jubilación, y que además no quieres esperar a los 67 años que te marca el gobierno (y lo seguirán retrasando).

Una persona que con 35 años en el año 2017 quiere invertir y acumular 1.000.000€ para vivir tranquilamente en su jubilación cuando tenga 65 años, necesitará planificarse, como por ejemplo, de la siguiente forma.

Esta persona ha ahorrado 75.000€ hasta ahora y decide implementar su cartera. Elige dividir su dinero y realizar dos estrategias diferentes, una más conservadora donde invierte 45.000€ espera conseguir un 5% y una más agresiva donde invierte 20.000€ y espera conseguir un 15%. Los otros 10.000€ son importantes para tener un colchón de seguridad en caso de tener una emergencia, como quedarte en el paro unos meses.

Tradicionalmente, la media de la inflación es algo inferior al 3%, que es importante tener en cuenta, como comprobaremos luego.

Además, esta persona espera ahorrar cada año 6.500€, que introducirá en las estrategias a razón de 5.500€ en la estrategia conservadora y 1.000€ en la estrategia agresiva.

Cada año puede variar el porcentaje basado en la inversión y el dinero ahorrado, incluso algunos años con pérdidas, pero como la inversión es a largo plazo, se asume que esa es la media conseguida anualmente.

Con esta forma de invertir, a punto de cumplir los 65 años, habría acumulado 1.052.852€. Ésta es la cantidad actualizada al valor del dinero de hoy en día. Si en la casilla de inflación, la pusiésemos al 0%, la cantidad real acumulada serían 2.066.680€, pero el valor del dinero será la mitad. Por eso es tan importante tener en cuenta la inflación, porque en 30 años, el dinero habrá perdido la mitad del valor, y siempre está bien tener una noción de las cantidades al valor que las conocemos hoy en día.

La importancia de las inversiones

Puedes ver en la gráfica de la hoja Excel lo importante que son las inversiones. Quizás al principio no se note mucho, ya que el dinero aportado es mayor del que se gana invirtiendo. En la gráfica, el momento en el que se cruzan las líneas del acumulado aportado y el acumulado ganado por inversión en este caso, sería a los 45 años, 10 años después de haber empezado. Pero después de eso, lo ganado por inversión es cada vez más importante ya que crece de manera exponencial debido al interés compuesto.

Cuando se aumenta la edad también es recomendable sacar dinero de la estrategia agresiva e ir pasándola a la más conservadora. Hay muchos factores que van cambiando con el tiempo, pero estos cálculos son una buena aproximación para empezar y saber si puedes alcanzar tus objetivos.

Hacer los cálculos de forma realista

Cuando varíes las cifras, pon cantidades que se puedan cumplir fácilmente. Rentabilidades esperadas según lo que vas estudiando y cantidades ahorradas que ya hayas conseguido.

Es mejor ponerse en “el peor caso” antes que hacerse falsas ilusiones con rentabilidades imposibles y pensar que en sólo 10 años se puede conseguir lo necesario para jubilarse.

Puede ocurrir que al inicio sea más difícil conseguir rentabilidad ya que estás estudiando estrategias, haciendo pruebas y sintiendo el efecto de las subidas y las bajadas en tu propio dinero. Esto puede afectar a hacer ventas cuando el precio está muy bajo, y compras cuando está muy caro. Por eso es importante seguir una estrategia y mantener la mente fría.

Ahora es tu turno de poner tus cifras y modificar la hoja de cálculo para adaptarse a su caso y ver cómo de cerca o lejos estás de tus objetivos.

Cómo llevar un registro de tus cuentas y gastos.

De vez en cuando miras tu cuenta bancaria y seguro que más de una vez no sabes en qué has gastado tu dinero.

Hay veces que de repente ves cómo a mitad de mes te has gastado casi toda tu nómina y no sabes muy bien en qué.

La solución es sencilla, tienes que contabilizar tus gastos y tus ingresos para ver por dónde estás derrochando el dinero, porque si no lo haces, muchas veces no sabes en qué te lo gastas. Incluso aunque creas que tienes todos tus gastos controlados, ¿podrías decir cuánto dinero te gastas al año en restaurantes, ropa, vacaciones o supermercado? Si no anotas los gastos, sabrás las cantidades aproximadas, pero no las exactas, y tampoco sabrás exactamente si cada año has ido aumentando los gastos en cada categoría.

Para poder saber exactamente en qué gastamos nuestro dinero, podemos utilizar aplicaciones de móvil para registrar todos nuestros movimientos, que además son muy sencillas de utilizar.

Os voy a explicar dos aplicaciones gratuitas para controlar vuestros gastos e ingresos, una donde recibe la información directamente de tus cuentas bancarias, y otra donde los registros los puedes apuntar a mano.

 

FINTONIC (ANDROID / IOS)

Con esta aplicación, podemos tener un registro en tiempo real de nuestras cuentas bancarias.

Lo malo que tiene es que tenemos que escribir nuestras claves de los bancos, aunque son sólo las claves para poder ver la información. Recuerda que para poder hacer operaciones bancarias necesitas más claves que esta aplicación no tiene, por lo que se puede considerar segura. Aunque si este método no te gusta por tener que dar las claves, puedes pasar a la aplicación que describo a continuación.

Fintonic recibe toda la información cuando hacemos movimientos en las cuentas y lo podemos configurar para que nos avise cuando se producen.

Automáticamente también hace una estimación de nuestros gastos e ingresos mensuales con el histórico de movimientos en la cuenta bancaria y nos va diciendo qué porcentaje al mes estamos gastando. De esta forma, nos hacemos una idea si gastamos más o menos que la media.

También selecciona automáticamente los tipos de gastos que hemos hecho (restaurante, supermercado, gasolinera…), aunque siempre hay algún gasto que no sabe detectar correctamente, pero se puede corregir manualmente.

A continuación te explico detalladamente cómo empezar a utilizar la aplicación.

La primera vez que abrimos la aplicación, tenemos que crear nuestra cuenta.

Cuando ya tengamos nuestra cuenta, podemos añadir nuestras cuentas bancarias con las claves con las que vemos su información en internet.

Cuando vayas conectando tus cuentas bancarias, también te pedirá si eres hombre o mujer y tu fecha de nacimiento, que se utilizan para las estadísticas de gastos.

Ahora que ya tenemos todas nuestras cuentas, podemos tener todo controlado y empezar a ver nuestras cuentas juntas y todos nuestros movimientos en la pantalla principal.

Si pulsamos en la parte superior izquierda, se despliega el menú donde tenemos acceso al resto de la información.

  • Panel (pantalla principal): Donde nos dice los que llevamos gastado e ingresado este mes.
  • Cuentas y tarjetas: Donde tenemos todos nuestros bancos y todo el dinero que tenemos.
  • Avisos: Se puede configurar para que la aplicación nos avise cuando hay movimientos en las cuentas, o cuando nos estamos quedando sin dinero.

  • Movimientos: Para ver todo lo que ocurre en nuestras cuentas.

  • Categorías de gasto: Para saber en qué gastamos nuestro dinero.

Así que automáticamente, tienes toda esa información disponible, separada por categorías para saber dónde estás gastando tu dinero.

En la información de la pantalla “Panel” y “Categorías”, puedes ver lo que la aplicación estima que es tu gasto medio en cada categoría durante cada mes, y te dice el porcentaje de lo que has gastado en lo que llevas de mes.

Puede ocurrir que haya conceptos que no estén bien contabilizados, como las transferencias que hagas entre tus cuentas, o dinero que dediques a alguna inversión. La aplicación las cataloga como gastos e ingresos, así que tienes que ir a la pestaña “Movimientos” y pulsar sobre el concepto que quieres que Fintonic contabilice.

Pulsa en la parte que está marcada en el recuadro rojo.

Y catalógalo como “No computable”, así cuando muevas tu dinero a una cuenta de ahorros, no veras de repente como eso se considera como gasto.

Lo malo que tiene esta aplicación es que por ejemplo, el dinero que sacas del cajero, no sabes exactamente donde lo gastas. Aunque para eso, puedes ir a la siguiente aplicación.

 

PRESUPUESTO RÁPIDO (ANDROID)

Si eres reacio a meter en una aplicación tus claves de tus cuentas bancarias, puedes utilizar la aplicación “Presupuesto rápido”. Con ella podrás registrar manualmente todos tus gastos que tienes día a día. No te preocupes porque al principio se te olvidará apuntarlo, pero después de unos pocos días ya te habrás acostumbrado e irás registrando todo.

Lo bueno que tiene hacerlo a mano es que detallas perfectamente todos tus gastos, sabes exactamente en qué lo estas gastando, y al tenerlo que apuntar, te lo piensas dos veces al tener que decidir si ese gasto es necesario o no.

Al principio lleva un poco de trabajo organizar la aplicación y saber dónde está todo, pero nada que no puedas hacer en un par de horas, y a partir de ahí, cada vez que anotes un gasto, sólo te llevara unos pocos segundos.

Lo primero que tienes que hacer con la aplicación es crear tus cuentas. Introduce todas tus cuentas bancarias, y en esta aplicación también puedes añadir tus fondos de inversión o el dinero que tienes en bolsa.

Para eso, en la pantalla principal de “Vista general”, pulsa arriba a la izquierda y podrás ver todas las opciones que tiene la aplicación.

Vamos a la pestaña “Cuentas”.

Y aquí podemos añadir cuentas pulsando en el círculo con el símbolo “+”

Ponle el nombre de tu cuenta bancaria, el dinero que tienes ahora disponible y pulsa “Guardar”.

Con la versión del programa gratuita que tenemos, hay una limitación de 4 cuentas. Pero en la versión de pago puedes tener tantas como quieras.

Si volvemos a la pestaña de “Vista general”, y pulsamos sobre el símbolo “+” de la parte de abajo a la derecha, aparece otro símbolo “+” y un símbolo “-“, donde podemos introducir los ingresos o gastos que tengamos.

Si elegimos introducir un gasto, lo primero que nos pide la aplicación es decir la categoría donde lo vamos a contabilizar.

Por ejemplo, podemos introducir lo que nos cuesta la “Comida diaria”.

Ponemos el valor de lo que estamos gastando y podemos añadir alguna nota si queremos aclarar algo más el gasto que estamos haciendo y pulsamos “Guardar”.

Así de simple, de esta forma, cada vez que tengas un gasto o un ingreso lo puedes añadir así.

Si tienes algún gasto que se repita cada día o cada mes con una cantidad fija, como el alquiler, la hipoteca, la tarifa plana de internet,… selecciona la segunda pestaña y aparecerá la siguiente pantalla.

De esta forma estos gastos se introducen automáticamente y ni siquiera pierdes esos segundos en introducirlos.

Si las categorías que tienes disponibles no son de tu gusto, o las consideras insuficientes, puedes modificarlas desde el menú principal y eligiendo “Preferencias”.

Selecciona “Gestionamiento de categorías”.

Aquí podrás gestionar los distintos conceptos en las categorías y modificarlos a tu gusto, tanto para ingresos como para gastos.

Sólo con esto es más que suficiente para tener controlados tus gastos. Y ahora vamos a ver qué información nos puede dar la aplicación.

En la pestaña de “Cuentas”, puedes ver cuentas de distintos bancos, donde se registran todos los movimientos que haces (pagos con la tarjeta, cobro de recibos, sacar dinero del cajero…)

Además de las cuentas bancarias, puedes incluso crear una cuenta específica para saber todo lo que gastas durante unas vacaciones. Por ejemplo, ahora que estoy en China, he creado una cuenta para saber todos los gastos que tengo exclusivamente durante este periodo. Además, tiene la ventaja de que cada cuenta puede estar en un tipo de moneda distinto. Muy útil cuando viajas a países que no tienen la moneda de tu país.

Como puedes ver, dentro de cada cuenta hay cuatro recuadros, que sirven para:

  • ver los gastos que hay de cada categoría
  • hacer traspasos de dinero de una cuenta a otra
  • ver gráficas de los gastos
  • modificar los saldos en caso de tengas algún descuadre porque se te haya olvidado meter algún gasto.

Os pongo las pantallas de estos cuatro recuadros.

Gastos de la cuenta en cada una de las distintas categorías:

Traspasar dinero de una cuenta a otra (por si haces transferencias a tu cuenta de ahorros o a tus cuentas de inversiones):

Ver gráficas de movimiento del dinero:

Modificar saldos de la cuenta (tanto para añadir ingresos y gastos, como para hacer ajustes si se han descuadrado tus cuentas por haber olvidado algún gasto. No te desanimes si alguna vez se te olvida, es normal, y lo bueno es que puedes arreglarlo fácilmente):

Si pasamos a la pestaña “Resumen”, podemos ver los gastos que vamos haciendo, con distintos horizontes temporales.

Es muy ‘útil para ir viendo lo que gastamos. Y dentro de esta pantalla, si pulsamos en la pestaña “Categorías”, podemos elegir el periodo en el que queremos ver los gastos.

Cuando lo hayamos seleccionado, pulsamos en “Mostrar reporte” y podemos ver en qué categorías hemos hecho esos gastos:

En la pestaña “Calendario” podemos ver cuánto hemos gastado cada día.

También podemos ver informes de todos los gastos que vamos haciendo en forma de gráficos. Para eso, vamos a la pestaña “Reportes”

Podemos elegir en qué periodo ver los gastos e ingresos, tanto para todas las cuentas juntas, como por separado. Cuando hayamos hecho la selección, pulsamos en “Mostrar reporte”

Podemos ver todos gastos de una forma muy visual para saber dónde gastamos más y dónde gastamos menos.

Finalmente, cuando lleves un tiempo haciendo un seguimiento y sepas en qué estás gastando tu dinero, puedes ver si tus gastos son más o menos regulares, y así poder organizarlos. Para eso, vamos a la pestaña de “Presupuestos”.

Podemos seleccionar lo que hay previsto gastar cada mes de cada categoría y así saber el porcentaje que llevamos gastado y ver si nos estamos pasando o no. En la pantalla anterior hay creado como ejemplo un presupuesto de gasto en supermercado de 150 euros al mes, del que llevo gastado el 39%.

Como puedes ver, es una herramienta muy potente, con muchas formas de ver los datos. Además desde la pestaña de “Ajustes”, se pueden exportar e importar datos en .csv que puedes utilizar en un Excel en el ordenador, y de esta forma tener todos los datos disponibles para seguir más a fondo tu contabilidad personal.

EMPIEZA A CONTROLAR TUS GASTOS

Ya no tienes excusa para no saber cuánto gastas de cada categoría al año y poder saber si estás aumentando el gasto en alguna parte. Ya sabes que debes pensar si de verdad quieres aumentar ese gasto, o simplemente lo estas gastando porque lo tienes.

Haz un listado con todas las categorías donde gastas tu dinero:

  • Alquiler o pago de hipoteca
  • Gastos de la casa (agua, luz, gas, teléfono,…)
  • Supermercados
  • Gastos del coche (seguro, impuesto de circulación, gasolina, reparaciones,…)
  • Restaurantes
  • Ropa y vestuario (la ropa que realmente necesitas)
  • Transporte
  • Seguros
  • Caprichos (dulces, ropa que no necesitas pero que te gusta, tecnología, complementos, zapatos, relojes, revistas…)
  • Cigarrillos (venga, deja de fumar que ahorrarás y tu salud te lo agradecerá)
  • Vacaciones y actividades (viajes, teatros, conciertos,…) Aunque puede llegar a ser un gasto muy grande, yo lo considero una inversión en experiencias y recuerdos, aunque intenta controlar cu’anto gastas, que no hacen falta tantos lujos.
  • Deporte (gimnasio, compra de material deportivo, alquiler de pistas, bono de esquiar,…) Yo lo considero una inversión en salud, aunque te recomiendo buscar las alternativas más baratas, por ejemplo yo prefiero hacer deporte al aire libre que encerrarme en un gimnasio, y de momento, salir a la calle o al campo es gratis.
  • Formación (cursos de idiomas, master, libros,…) Es un concepto muy importante y que considero más una inversión en educaciónque un gasto. Así que no dudes en destinar siempre una cantidad aquí.
  • Inversiones (fondos de inversión, bolsa, prestamos,…) Tampoco es un gasto, pero aparta un dinero al mes o al año pensando en invertir.

Además, con estas aplicaciones también puedes tener controlados tus ingresos:

  • Nómina o cobros como autónomo
  • Cobro de intereses de cuentas de ahorro o acciones
  • Cobro de alquiler (si puedes tener algo alquilado)
  • Trabajos fuera de tu labor principal
  • Ingresos pasivos

La lista puede ser muy distinta de una persona a otra, así que haz la tuya propia, aunque ya te he dado unas cuantas categorías para que tengas como referencia.

Dedica un poco de tiempo, y podrás tener acceso a muchos informes y estadísticas gracias a estas aplicaciones.

 

Cómo construir una cartera para toda la vida (parte I)

Muchas veces montamos nuestra cartera estudiando duro o haciendo pruebas para poder implementarla de la forma que nos gustaría. Pero también tenemos a grandes inversores de los que podemos aprender e invertir desde su experiencia.

Mark Bern, del blog Seeking Alpha nos enseña lo que ha aprendido en sus inversiones, incluyendo éxitos y fracasos y lo que hubiese hecho empezando a una edad temprana.

Invertir para toda la vida comienza con un plan, metas e hitos flexibles en el camino para poder medir el progreso y realizar ajustes.

Su estrategia se basa en el largo plazo, para utilizarla durante décadas y tener fuentes de ingresos en el futuro. Con preferencia en la calidad en lugar de rentabilidad, ya que prefiere tener menos rentabilidad temporalmente que tener la cartera en riesgo.

Hay que estar invertido con un objetivo, diversificando para aumentar las distintas fuentes de ingresos.

 

Cómo construir una cartera para toda la vida según Mark Bern

Hay muchas formas de construir una cartera y elegir el allocation entre distintos tipos de activos. El método que se describe a continuación define cómo hacerlo con una serie de principios y metas para ayudar a mantenerse en el camino correcto, y espero que en este texto y en los emails que vendrán, os ayudará a hacer un sistema de inversión que funcione.

Los métodos usados en esta serie de emails pretenden dar una base flexible de ideas que pueden ser modificadas para encajar con las necesidades de cada inversor. Si estás empezando en tu aventura inversora, es importante establecer un plan con objetivos razonables y metas intermedias. La próxima meta que te marques es importante para aliviar la frustración que puede llevar el querer llegar directamente al objetivo final (que normalmente será dentro de 20, 30 años o más). Cada vez que llegues a una meta, sigue hacia la siguiente.

Cuando Mark estaba en la escuela con 20 años, se fijó una meta de ahorrar 25.000$. En los años 70 era mucho dinero y le costó llegar 4 años después de graduarse. La siguiente meta fue doblarlo a 50.000$, luego a 100.000$, y desde ahí se fijó cada meta en otros 100.000$

Lo bueno de tener un plan es que cada vez es más fácil llegar a la siguiente meta porque no lo haces solo, el dinero trabaja para ti también. O al menos debería hacerlo si lo haces bien.

Mark reconoce que se salió del camino un par de veces, lo que le llevó a problemas, y es que siempre se aprende durante toda la vida, incluso un gran inversor como él.

Era bueno ahorrando, pero la parte de la inversión no funcionaba tan bien como esperaba, así que cada vez asumió más riesgo para poder conseguir esas metas intermedias de una forma más rápida.

La famosa frase de la película “Wall Street”: La avaricia no es buena para la mayoría de inversores”, es algo muy importante a tener en cuenta. Si arriesgas, cuando ganas, ganas mucho, pero cuando pierdes, pierdes muchísimo. Si una inversión pierde un 50%, necesitas que esa inversión crezca un 100% para recuperar lo perdido.

Así que a Mark le costó una década darse cuenta de lo que estaba haciendo mal. Fue cuando leyó un estudio en el que mostraba que el 40% de la rentabilidad total del S&P500 venía de los dividendos en el largo plazo (30-50 años de ahorrar e invertir). Fue entonces cuando se dio cuenta ese 40% de potencial que las acciones que podían ofrecer. Eso fue revolucionario para él y así evolucionó como inversor.

Durante su formación, una pareja casada con un bebé fueron a pedirle ayuda. ¿Cómo podían invertir desde ese momento para cuando su hijo fuese a la universidad? Eran los años 80 cuando los tipos de interés era muy altos (un 15% para letras del tesoro a 30 años). Ellos no querían invertir en acciones, así que les sugirió invertir en letras del tesoro. Ellos invirtieron y Mark no, y ganaron un 12% anual. Cuando el niño cumplió los 18 años, vendieron los bonos que habían comprado por 25.000$ por 200.000$. Y si hubiesen aguantado los 30 años hubiesen acumulado 750.000$. Por supuesto tuvieron que pagar las tasas por la plusvalía, pero aun así fue un gran negocio.

Este tipo de inversión no es posible hoy en día con los tipos de interés tan bajos, pero nos enseña que cuando se presenta una oportunidad, hay que cogerla. El péndulo siempre se balancea hacia los extremos y siempre van a ocurrir esas oportunidades en un tipo de activo o en otro.

El propósito de toda esa experiencia es dar respuesta a la forma de invertir y por qué hacerlo en el largo plazo, incluso ahora que Mark tiene 66 años. Necesita que su dinero dure al menos otros 20 años, e incluso quiere dejar algo para sus herederos. Eso es lo que claramente se denomina el largo plazo.

Y esa es la forma de inversión que vamos a ver: en el largo plazo haciendo crecer las fuentes de ingresos.

¿Cuál es tu horizonte de tiempo? Piensa en ello y defínelo bien. No solo inviertes para el día en el que te jubiles, sino para unos 20-30 años más, así que tu objetivo se tiene que alinear con tus necesidades.

 

Tres formas de construir una cartera

Hay tres formas eficientes de construir una cartera para una estrategia de buy&hold para el largo plazo. Si te dedicas al trading como se dedicó Mark antes de aprender varias lecciones de inversión, hay muchas otras formas y sistemas de inversión que no se van a tratar aquí.

Las estrategias son:

  1. Comprar en las caídas
  2. Dollar cost averaging
  3. Comprar sólo después de un mercado bajista

La estrategia que más utiliza es la última, comprar sólo después de un mercado bajista, por eso en los últimos años no ha estado muy activo ya que los precios alcanzan cada día máximos históricos. No está prediciendo un hundimiento del mercado, pero los mercados bajistas hace ya tiempo que se han pasado.

Estamos en medio de una corrección, y no sabemos si pasará a ser un mercado bajista o si los mercados estarán marcando records durante mucho más tiempo. Pero Mark está guardando sus dividendos e intereses para la próxima oportunidad que venga.

En esta estrategia se aprovecha los precios bajos que no son frecuentes y así no es necesario poner stops, que a veces pueden ser peligrosos. Con tantos traders, a veces el mercado sufre correcciones muy grandes dentro del mismo día, como por ejemplo ocurrió el 6 de mayo de 2010, donde ciertos inversores perdieron un 30% adicional al precio donde habían puesto el stop. El Dow Industrials Index (DJIA) cayó 600 puntos en 5 minutos para volver arriba y recuperar casi todas las pérdidas de ese día.

Comprar en las caídas ha funcionado muy bien para los inversores desde marzo de 2009. Es una buena forma de añadir acciones de calidad a una cartera cuando la valoración está por debajo de la media histórica.

Cuando el valor de las acciones de una gran compañía cae más de un 10%, compra más. Es simple y funciona durante mercados alcistas, pero no funciona tan bien durante un mercado bajista, como es obvio. Si la acción cae un 10%, compras y vuelve a caer otro 10% puede ponerte nervioso y que te cuestiones tu forma de invertir. El inversor a largo plazo tendrá ganancias al final, pero en el corto plazo puede sufrir grandes pérdidas de esta forma. El mercado se repondrá y con acciones de calidad, también se repondrá la cartera. Los dividendos se seguirán pagando añadiendo dinero en efectivo para ser invertido y crear más ganancias.

En la estrategia de Dollar Cost Averaging el inversor continúa invirtiendo la misma cantidad en el mismo activo en periodos de tiempo prefijados. Cuando la acción está cara, se compran menos acciones, y cuando está barata se compran más acciones por el mismo precio. Es una estrategia sencilla ya que elimina el timing a la hora de decidir invertir. No optimiza la rentabilidad pero es una forma sencilla y tranquila de invertir. La selección de estos activos también es una parte importante.

 

Qué tipo de activos incluir

La respuesta sencilla es “todo”. El objetivo es tener una gran diversificación entre distintos tipos de activos para reducir el riesgo cuando esos activos están descorrelacionados.

Los activos que tiene Mark son:

  • Acciones individuales
  • ETFs
  • Bonos (corporativos, municipales y de gobiernos)
  • Propiedades inmobiliarias
  • Metales preciosos

¿Todo el mundo debería tener de todo? No necesariamente, ya que cuantos más activos distintos, hay que tener mayores conocimientos sobre lo que se invierte. Deberías mantenerte con lo que entiendes. Esta es la regla más básica y el mejor consejo que se puede dar.

El siguiente consejo es: no pares de aprender. Cuanto más conozcas, más oportunidades aparecerán. Pueden pasar años hasta tener una tranquilidad necesaria como para añadir un nuevo activo a tu cartera, pero la paciencia suele merecer la pena la espera. Cuanto más conozcas sobre el activo, también entenderás que hay mejores épocas para invertir en eso. Reconocer ese momento es una de las partes más importantes sobre la inversión, lo que requiere mucha paciencia.

Por supuesto, se puede invertir en acciones y bonos para cubrir la mayor parte de los activos descorrelacionados. Para invertir en el mercado inmobiliario, se puede invertir en REITs (real estate investment trusts). Para invertir en metales preciosos uno puede hacerlo a través de fondos.

Hay beneficios y desventajas en cada activo que se añade a la cartera, que veremos en próximos emails, donde veremos el allocation de Mark y como lo ajusta.

 

La paciencia y los ingresos son la clave del éxito a largo plazo

Otra vez se repite el tema de la paciencia, pero es lo más importante que ha aprendido Mark en sus inversiones.

Se enganchó a comprar acciones de empresas que aumentaban sus dividendos año tras año, lo que le funcionó muy bien hasta que se produjo la corrección de 1987 y perdió una gran cantidad de sus inversiones.

Ese fue el momento en el que aprendió sobre la diversificación en distintos activos para proteger aquello que le había costado tanto acumular.

Ahora Mark tiene fuentes de ingresos de distintas fuentes, y aumentan cada año. Esa es su meta a corto plazo, aumentar cada año sus ingresos incluso en mercados volátiles. El valor puede aumentar o disminuir en el corto plazo, pero mientras sus fuentes de ingresos aumenten se siente bien con su forma de invertir. Cuanto más tiempo inviertes con una estrategia con la que te sientes cómodo, más confianza tienes en lo que estás haciendo.

 

Conclusión

Si quieres ser millonario, necesitas invertir como uno de ellos. La gente con grandes riquezas no necesitan las fuentes de ingresos de las inversiones, así que no necesitan invertir a no ser que haya chollos.

Piensa bien en esto por un momento, hay oportunidades disponibles la mayoría del tiempo en uno u otro tipo de activos, así que hay que identificarlos para tener la mejor rentabilidad en el largo plazo en cualquier momento.

Las personas que no son ricas, parece que necesitan tener todo su dinero invertido todo el tiempo. Así no es como lo hace Warren Buffet, por ejemplo. Siempre le gusta tener grandes cantidades de dinero disponibles para los momentos en los que aparecen esas oportunidades. No invierte para tener su dinero siempre trabajando, invierte cuando encuentra una oportunidad a largo plazo que no se produce de forma frecuente.

Buffet considera el dinero en efectivo como una opción en el futuro. Lo que significa que las oportunidades de la inversión se presentan siempre en algún momento si uno es paciente.

 

Ir a la segunda parte del curso -> Cómo construir una cartera para toda la vida (parte II)

Cómo construir una cartera para toda la vida (parte II)

Después de la primera parte para crear una cartera para toda la vida, vamos a seguir aprendiendo de la experiencia de Mark Bern para saber cómo hacer un allocation de los activos.

Aunque antes de empezar a preocuparse por los activos, es importante tener un fondo para emergencias con el que puedas vivir varios meses si depender de nada más, independientemente de tu edad.

Después de esto, una buena forma de añadir activos es buscar cuándo está barato comparado a la media histórica. De esta forma nos dará unos ingresos en el largo plazo bastante buenos.

 

Allocation de activos a vista de pájaro: ¿Cuánto de cada?

Para saber cuánto tener de cada, es importante responder a las siguientes preguntas:

  1. ¿Cuál es el periodo que quieres tener la inversión?
  2. ¿Cuáles son las metas a largo plazo y cómo va a ayudarme cada activo a conseguirla?
  3. Una muy importante que pocos inversores se hacen: ¿Qué activo tiene mejor precio en el momento en el que voy a invertir?

Antes de decidir en qué invertir, es importante saber el horizonte temporal para el que se invierte y que es diferente para cada persona. Con un buen planteamiento y metas razonables cualquiera puede jubilarse cómodamente. Pero el punto en el que empezar es definiendo el horizonte temporal.

Un planteamiento de inversión con tres horizontes temporales sería el siguiente:

1.- El primer horizonte es para los gastos corrientes que tenemos mes a mes, que se paga con los ingresos mensuales y ganancias por dividendos o pagos frecuentes de distintas inversiones.

2.- El segundo horizonte puede ser la jubilación o unos gastos a largo plazo, como los estudios de los hijos. Para esto, es necesaria una inversión que bata a la inflación y que crezca para afrontar esos gastos futuros.

3.- El tercer horizonte que no todos eligen es cuánto dejar a los hijos o cuánto donar al fallecer. Es una cuestión personal. Se trata de una inversión a muy largo plazo.

Según los horizontes que se tengan las inversiones varían, debiendo elegir cuando se alcance la fecha objetivo, la cantidad de dinero que se quiere tener, y viendo las opciones realistas del ahorro y las rentabilidades que se pueden conseguir para obtenerlo.

 

La inversión de Mark: conseguir ingresos

Tener activos de calidad es lo que va a permitir llegar a esos objetivos. Cuando se invierte a largo plazo, es preferible pensar en futuros flujos de ingresos más que en la apreciación de los activos. Cuando se eligen buenos activos que proporcionen esos ingresos (cashflow), la apreciación suele venir con él. Y aunque haya temporadas malas donde el activo se deprecie, el flujo de dinero seguirá llegando.

Para Mark, invertir consiguiendo ingresos le ha funcionado mucho mejor en su experiencia.

Ahora llega la gran pregunta: “¿qué activo presenta el mejor valor cuando se tiene dinero para invertir?”

Aquí el timing es lo más importante. Cuando un inversor tiene dinero, quiere invertirlo cuanto antes. Y debería hacerlo, pero puede hacerlo directamente o esperando las oportunidades.

Si no hay un buen activo en el que invertir en ese momento, Mark mantiene dinero en efectivo hasta que llega una inversión potencial con un buen valor a largo plazo. Es value investing pero con un ligero cambio. De esta forma abrimos más oportunidades que un simple inversor en acciones se pierde por completo.

Y mientras se espera, ¿dónde poner el dinero? Mark lo tiene en el VFIIX Vanguard GNMA. La razón es que durante la crisis de 2008, el VFIIX subió cuando el resto de activos bajaba. Además, desde el año 2000, sólo un año ha tenido una rentabilidad negativa que fue en 2013 con una caída del 2,23%. Año a año suele tener una rentabilidad similar, así que ofrece cierta seguridad a la hora de esperar las oportunidades para invertir.

En la última década han aparecido varias oportunidades. A mitad del 2009, el mercado de acciones empezaba a remontar y había buenas empresas con un precio inferior al que deberían tener. Pero los precios de los bienes inmuebles todavía estaban cayendo. El precio de los metales había caído para llegar a un nuevo máximo por miedo a la inflación. Los bonos cayeron y tenían un buen valor en 2010.

Las letras del tesoro les dieron a los inversores en 2008 una buena rentabilidad para luego caer en 2009 cuando parecía que la crisis había acabado. Luego volvió a subir en 2010 cuando los inversores buscaban seguridad para volver a caer en 2011 cuando la economía se estabilizó. Desde entonces las acciones no han hecho más que subir.

 

Cada activo tiene un buen valor cada ciertos años.

De esta forma, no se trata de cuándo tienes dinero disponible para invertir, si no de tener dinero disponible cuando la oportunidad aparece.

El allocation entre activos puede variar con el tiempo. Mark añade activos cuando cumple sus criterios para la inversión a largo plazo. No se trata de tener un porcentaje fijo en uno u otro activo, si no de añadir un activo cuando tiene buen precio.

Siempre teniendo en cuenta no acumular demasiado del mismo tipo de activo para tener una buena diversificación. Como referencia, fondos y acciones es donde Mark tiene la mayoría de sus activos, con alrededor de un 50% de su cartera total. El dinero a corto plazo forma un 22%, el mercado inmobiliario un 15%, los bonos son un 10% y el 3% restante son metales preciosos.

No hay un número mágico para él en nada, simplemente comprar cuando algo se encuentra barato respecto a su serie histórica. De esta forma puede ofrecer mejor rentabilidad en el largo plazo.

Según cuenta, ojalá hubiese sabido esto cuando tenía 25 años. Lo que hacía antes era ahorrar tanto como podía e invertir buscando la rentabilidad. Ahora se fija más en la calidad y en los ingresos que le pueden generar, dejando que la rentabilidad se ocupe ella sola. Y es muy importante minimizar las caídas con estos activos descorrelacionados.

 

Allocation en cada clase de activo

A continuación vamos a ver cómo hacer el allocation y por qué. Ese por qué puede cambiar para cada persona. La razón por la que no elegir un activo puede ser por no tener tiempo de estudiarla y aprenderla.

La inversión en cada activo se va aprendiendo con el tiempo, invirtiendo un poco hasta comprenderlo del todo. Los errores van a aparecer mientras se invierte, por lo que mientras se está aprendiendo es mejor poder perder poca cantidad.

Cada uno debe aprender los activos que más le convienen.

El propósito de tener varias clases de activos es el de reducir el riesgo gracias a la diversificación. Si concentras mucho en una categoría o en un tipo de activo, podrías acumular muchas pérdidas.

Aunque ha habido pocos sitios donde refugiarse durante las grandes crisis, algunos activos se han comportado mejor que otros. Y gracias a la diversificación, ayuda a reducir las pérdidas. Aunque ya que en las crisis hay pérdidas, lo importante es tener activos que cuando llegan al fondo se recuperen lo más rápido posible.

En orden, suelen rebotar primer los bonos, especialmente las Letras del Tesoro, luego las commodities (incluyendo metales preciosos), luego las acciones y finalmente el mercado inmobiliario.

Es importante tener en cuenta que al final, todos los activos rebotan, se recuperan y vuelven a subir. Es una de las lecciones más importantes de aprender. No vendas cuando todo parece perdido.

“Compra cuando haya sangre en las calles, incluso si la sangre es tuya”. Es una frase atribuida al Baron Rothschild, que durante el siglo 18 hizo una fortuna comprando durante el pánico que siguió a la pérdida de Napoleón en Waterloo.

 

Allocation en acciones

Es importante tener una cartera de acciones diversificada en sectores empresariales y distribuida en el mundo.

Éstas son cinco reglas básicas de Mark para hacer un buen allocation.

1.- Tener como máximo un 10% de lo invertido para recuperar fácilmente y poder aprovechar situaciones especiales.

Poner un límite en esta cantidad permite que no se esté cambiando continuamente de estrategia o tomando riesgos innecesarios a la hora de invertir impulsivamente en alguna oportunidad.

2.- Tener acciones de por lo menos 8 sectores diferentes

Normalmente todos los sectores no se ven afectados por igual, por lo que las subidas y bajadas irán rotando, reduciendo el riesgo de la cartera. Con un fondo es fácil estar en tantos sectores o más.

3.- Invertir en sectores o industrias que puedas entender

Necesitas tener la confianza que donde tienes tu dinero es un mercado en el que entiendes de dónde vienen los beneficios y cómo se revalorizan esas acciones. No intentes buscar pelotazos en cosas innovadoras que tienen poca explicación, porque puedes perder mucho dinero.

4.- Invertir en fondos o compañías de calidad con revalorizaciones o dividendos consistentes incluso en los peores ciclos económicos.

Aunque rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras, cuanto mejor estudiado y elegido esté el lugar donde invirtamos, más seguridad podemos tener en nuestra inversión.

5.- No invertir más de un 20% en un mismo sector.

Aunque haya un activo muy atractivo, ese es el límite donde podemos cortar y buscar otro lugar donde invertir y diversificar. Además, si una parte de la cartera se revaloriza mucho, se rebalancea para que no coja demasiado peso.

Incluso dentro de las acciones, cada sector tiene sus ciclos, que incluso pueden llegar hasta los 30 años. Lo importante es detectar cuándo los precios están baratos para saltar a esa oportunidad y añadirla a la cartera para tener un extra de rentabilidad.

 

Allocation en bonos

Aunque puede parecer la parte más aburrida es algo a tener en cuenta cuando aparecen buenas oportunidades.

Hace bastantes años, llegaban a ofrecer un 7%, lo que parecía poco para lo que se revalorizaba el mercado. Hoy eso por un bono nos parecería algo fantástico.

En los años 80 incluso llegaron al 15%. Por lo que aunque ahora no parezca muy atractivo, no hay que descartarlo cuando surja la oportunidad.

Además, es una forma de diversificar que suele estar descorrelacionada de las acciones.

 

Allocation en el mercado inmobiliario

Ésta es un área complicada donde se puede ganar mucho, pero también donde una mala decisión puede hacer perder otro tanto. Hace falta conocer este mercado para invertir en él con seguridad.

Mark dice que es donde ha aprendido las lecciones más duras. Con su experiencia, le gusta elegir inmuebles en ciudades, principalmente capitales, con un crecimiento sostenible, industria, universidades, y que no depende de unas pocas empresas.

Para ver una forma de ver la rentabilidad aquí, vamos a hacerlo con un ejercicio.

Comprar una vivienda de 100.000€ con una entrada del 20%. De esta forma la inversión es de 20.000€, no el valor de toda la vivienda. Si consigues un alquiler de 100€ mensuales por encima de la cuota de una hipoteca más los gastos de la vivienda. La ganancia serían de 1.200€ al año, un 6% de esos 20.000€ iniciales.

Si el precio del alquiler sube cada año, la rentabilidad también subiría hasta que estuviese la hipoteca pagada, y a partir de ahí sería todo beneficio.

Realmente nunca es tan sencillo, siempre hay gastos adicionales, periodos donde puede que la vivienda no esté alquilada o cualquier otro suceso.

Si decides entrar en este mercado, nunca seas muy emocional sobre la propiedad, y si surgen problemas, simplemente déjalo ir aceptando la pérdida. Siempre habrá otra oportunidad si eres paciente. Aunque siempre es más fácil decirlo que hacerlo.

Ten en cuenta que es sólo una forma de diversificar y nunca un lugar donde apostar todo tu dinero.

 

Allocation en metales preciosos

Invertir aquí es algo muy personal y depende de la preferencia de cada inversor. Tener algo invertido aquí viene bien como precaución y poder tener algo con valor si los mercados financieros sufren una gran catástrofe. Para eso también sería necesario tener los metales preciosos físicamente, si solo quedase eso en el mundo con lo que pagar.

Como referencia, Mark no utiliza el oro como inversión. Guarda algunas bolsas de oro y plata, como un seguro contra la inflación, ya que si un día el dinero pierde todo su valor, al menos tendría algo con lo que poder intercambiar para alimentar a su familia durante un tiempo.

De esta forma, cada inversor debe decidir si quiere entrar en esta clase de activo.

 

Conclusión

Hasta aquí hemos visto los consejos de Mark Bern para diversificar la cartera y las clases de activos que podemos tener al hacer una cartera para toda la vida.

Es importante tener en cuenta nuestro perfil de riesgo y nuestros conocimientos para estar preparados cuando vengan las oportunidades en cada clase de activo.

Recuerda que la paciencia siempre es la parte más importante a la hora de invertir.

 

FONDOS ÍNDICE

1. Aspectos previos

Es un apartado especial, porque no es fácil encontrarlos y menos en euros. El caso de los ETFs es diferente.

Por supuesto los tienes también en dólares. El tema de la divisa es personal y depende de los objetivos y la construcción de la cartera.

Lo ideal es tener una cartera que combine ETFs con Fondos Índice, puesto que la estructura de funcionamiento es diferente. Los Fondos Índice más baratos de mercados pueden ser más  baratos que los propios ETFs porque solo tienen el gasto del coste de gestión.

La otra razón por la que es bueno tener tanto ETFs como Fondos es que diversificamos en depositario. En el caso de los Fondos Índice nuestro dinero está directamente en la gestora (Vanguard, Amundi, etc) y también diversificamos en la garantía de depósito última.

La otra ventaja del Fondo Índice sin límite de inversión es que puedes invertir cada mes con el mínimo (por ejemplo 200 euros). En el caso del ETF esto no “sale a cuenta” porque la comisión del broker + spread es alta en % en relación a lo invertido. Como en el Fondo Índice no tienes este problema es muy bueno para pequeñas aportaciones.

Como inversores retail los mejores Fondos Índice se centran, casi de manera exclusiva, en Vanguard. El resto o son muy caros (comisiones muy altas) o la barrera de entrada es alta por lo que dejan de ser interesantes. En la selección que aparece abajo hay otras gestoras adicionales.

Si nos salimos de los Fondos Índice amplios, baratos y con muy baja barrera de entrada, directamente dejan de ser una opción.

A continuación os muestro una selección de los que se pueden contratar.

 

2. ¿Dónde?

¿Dónde contrartarlos en España?

En España el único sitio que conozco que los comercializan a inversor retail es BNP Paribas y para el caso de los Vanguard sin límite de inversión. Esto es ideal para las pequeñas aportaciones mensuales.

Fondos en BNP Paribas: https://pi.bnpparibas.es/fondos/buscador-de-fondos-de-inversion

Si alguno de los indicados no está lo puedes pedir.

Para los residentes en Europa, las gestoras sin Europeas. Por ejemplo los fondos Vanguard pertenecen a la gestora de Vanguard que está en Irlanda.

Los que aquí se listan están listados en la CNMV, son traspasables (diferimiento fiscal) y de acumulación.

 

3. ¿Cuáles?

A continuación te presento una selección de los que considero mejores. Al lado de cada fondo pongo el índice que siguen y el ISIN. Es muy importante saber el índice que siguen, para saber donde invertimos y el objetivo a perseguir.  Los aquí expuestos siguen índices mundiales amplios conocidos, todos son grandes elecciones.

 

Renta variable

Mundial (Global)

USA

Europa

Pacífico

Emergentes

Inmobiliario

 

Renta Fija

Medio Plazo

Corto Plazo

Vinculada a la inflación

  • Vanguard Eurozone Inflation-Linked Bond Index Fund. IE00B04GQQ17.

 

4. Notas

La idoneidad debe estar dentro de una cartera personal estudiada y perseguir objetivos concretos dentro de la misma, más allá de su rentabilidad.

Los costes también son importantes. Como he apuntado al inicio, los Vanguard son los mejores de lejos, además sin límites de entrada. Pero aquí de nuevo cada uno debe elegir el que más le convenga más allá de estos costes, por esta razón se exponen otros.

Esta selección está centrada para alguien que reside en Europa y con especial hincapié en España. Si resides fuera de Europa escribe un comentario. En caso de dificultad alta lo mejor será irse directamente a los ETFs. Además en otros países los que tienen ventaja fiscal son precismante los ETFs.