Inversión en energías renovables

La inversión en energías renovables, fundamentalmente solar, fue muy popular hace años antes de la crisis financiera. En esa época la producción de energía limpia era cara y en algunos casos ineficiente, favorecida por las famosas primas a las renovables, que consistía en remunerar al productor de este tipo de energía con un dinero adicional además del percibido por verter (vender) esa energía a la red general.

Tras la eliminación o reducción de esas primas una gran cantidad de instalaciones dejaron de ser rentables y cesaron su actividad, por lo que la producción disminuyó considerablemente. Por eso motivo, se potenció la innovación para fabricar placas solares más económicas y eficientes en costes.

Actualmente esta fase ha sido superada y la inversión necesaria para la instalación de nuevas plantas solares ha disminuido enormemente, lo que ha provocado que el coste del kilowatio/hora (kw/h) de una instalación de energía renovables se está acercando al de las energías convencionales.

En USA el coste de generación de un kw ha disminuido enormemente en el período 2010-2017. En el caso de las instalaciones fotovoltaicas de 0,33 dólares en 2010 a 0,22 dólares en el 2017. Además, se prevé un aumento importante en la capacidad instalada de fuente renovables, en 2010 la capacidad instalada de producción de energía a nivel mundial procedente de fuentes renovables era de 1.336 gigawatios, y se estima que para 2050 la capacidad aumente hasta los 4.337 gigawatios. Ver infografía sobre estos datos aquí.

La disminución del coste de producción del kw, unido a una estabilidad regulatoria (recordemos que es un sector muy sensible a la regulación) y a un futuro y constante aumento de la demanda ha hecho que nos plateemos la inclusión de este tipo de activos en nuestra cartera. Existen razones para pensar que es una inversión a largo plazo con una rentabilidad-riesgo atractiva, además de ser un activo descorrelacionado.

A continuación, vamos a analizar las diferentes posibilidades de las que disponemos para invertir en energías renovables y sus diferentes características.

1. Financiación de proyectos de energía solar

1.1. Crowdlending

La principal plataforma de préstamos entre particulares con foco en la financiación de proyectos de energías renovables en España es Ecrowd!. Una de las primeras plataformas de financiación participativa registrada en 2016 en la CNMV. Los préstamos relacionados con energía ofertados ofrecen una rentabilidad neta entre el 4% y 6%. Invertir con esta plataforma es sencillo y con poco riesgo.

A nivel europeo existen otras plataformas que realizan una actividad similar como Abundance plataforma de Reino Unido fundada en 2012 y que ha financiado proyectos por más de 85 millones de libras o la holandesa Wind Centrale.

1.1. Bonos

Existen grandes empresas del sector que emiten bonos con rentabilidades en torno al 4%. Otra opción es contratar los minibonos, que son bonos del negocio de renovables de las empresas.

2. ETF

Una opción con mayor riesgo que el crowdlending, pero con una rentabilidad potencial mayor son los fondos cotizados. La principal ventaja es que invertimos de una sola vez en una cesta de 25-50 empresas del sector de manera que diversificamos el riesgo entre varias compañías. A continuación, comentamos los más relevantes:

Invesco Solar ETF (TAN). Creado en 2008, sigue el índice MAC Global Solar Energy Stock Index e invierte al menos el 90% en acciones de este índice. Actualmente tiene 22 empresas en cartera, principalmente tecnológicas (70%) y servicios públicos (25%). El 40% de las empresas del ETF están basadas en Estados Unidos y el 30% en Asia emergente.

La composición actual del índice MAC Global Solar es la siguiente:

Invesco WilderHill Clean Energy ETF. Creado en 2005, sigue el índice WillderHill Clean Energy Index e invierte al menos el 90% en empresas de este índice. 39 empresas, más del 75% de sus posiciones corresponden a empresas americanas y un 11% aproximadamente a Asia emergente. El sector que mayor peso tiene es el tecnológico, con un 50%.

First Trust NASDAQ Clean Edge Green Energy Index Fund (QCLN). Invierte el 90% en el índice que le da nombre. Más del 90% de sus posiciones corresponden a empresas de USA, fundamentalmente tecnología (55%) y servicios públicos (18%). Actualmente está compuesto por 39 acciones, las principales de ellas las podemos ver en la siguiente imagen:

El comportamiento que han tenido no ha sido bueno desde su creación, considerando que salieron en 2008 o antes, justo previo a la crisis financiera y de que se desarrollase toda la tecnología. Otro factor es la gran volatilidad, con años extraordinarios, con resultados por encima del 30% y otros realmente desastrosos.

Llama la atención el peso que tienen los países desarrollados asiáticos en estos ETFs, síntoma de que algunos grandes productores de placas solares y semiconductores se encuentran en esa región.

Por otro lado, tienen una ventaja destacable, que es la poca correlación con el mercado de renta variable. Habrá que seguir de cerca su evolución, sobretodo si entramos en un nuevo ciclo expansivo y ver cómo se implementan las mejoras tecnológicas. Actualmente no son una buena opción.

3. Fondos de inversión

Otra alternativa interesante para la inversión en energías renovables es a través de fondos de inversión. El Pictet-Clean Energy  fue creado en 2007 e invierte en empresas de USA y Europa, al menos dos tercios de su patrimonio en acciones emitidas por empresas que contribuyen a, o se benefician de, la transición mundial hacia una producción y un consumo de energía que genere menos emisiones de CO2.

Como vemos tienen el máximo rating de Morningstar. La rentabilidad anualizada de este fondo a 5 años es de 3,93% y su volatilidad de 11,96%.

Por otro lado, el Robeco SAM Smart Energy invierte en empresas que ofrecen servicios, productos y tecnologías en el ámbito de las energías del futuro, como energías renovables, suministro de energía descentralizado y eficacia energética orientada a la demanda. Fue creado en el año 2003 e invierte principalmente en empresas tecnológicas y de servicios públicos americanas (55%) y europeas (20%).

4. Acciones individuales

Es posible invertir directamente en empresas relacionadas con las energías renovables, algunas de ellas incluidas en los ETFs que hemos comentado. En el caso de las empresas de energía solar podemos distinguir entre las que fabrican placas solares y las que instalan y desarrollan productos. Algunas de las principales son:

First Solar Inc. (FSLR). Dedicada a la fabricación de módulos de placas solares fotovoltaicas. Ubicada en Arizona y cotiza en el NASDAQ.

Tesla Motors (TSLA). Cotiza en NASDAQ. A parte del coche autónomo ha desarrollado las primeras baterías de almacenaje para uso doméstico. El potencial de sus desarrollos es enorme aunque con gran incertidumbre. Además, adquirió Solar City Corp., dedicada a servicios de energía a los propietarios de viviendas, empresas y organizaciones gubernamentales/sin ánimo de lucro.

Sun Power (SPWR). Cotiza en el NASDAQ. Diseña y produce placas fotovoltaicas de sicilio de alta calidad, tejas y módulos fotovoltaicos.

Canadian Solar Inc (L5A). Fabricación de módulos y proveedor de soluciones  de energía solar. Cotiza en el NASDAQ.

Trina Solar Ltd (TSL). China, dedicada a la fabricación de módulos.

PG&E.Ubicada en California, es una de las empresas de renovables del sector utilities más grandes. Cotiza en NYSE.

En el caso de España existen varias empresas exclusivamente de energías renovables que cotizan en el MAB pero debemos considerar su corto recorrido y los pocos proyectos o plantas que han instalado y/o gestionado hasta el momento, por lo tanto implican gran riesgo.

Entre invertir en un ETF o fondo y hacerlo en una acción individual, esta última implica un mayor riesgo, pero es otra opción de la que disponemos.

5. Participación en el capital de un proyecto de energía renovable

Cuando analizamos las posibilidades de inversión en energías renovables, echamos en falta la posibilidad de invertir directamente en una instalación de este tipo, al igual que podemos realizarlo en otros sectores como el inmobiliario gracias a las plataformas de proptech. Participar de la propiedad del activo directamente o bien mediante la participación en el capital de un proyecto concreto.

Hasta ahora teníamos la opción de las cooperativas de producción de energía como puede ser Som Energía, pero el problema es que para la producción propia el proceso es complejo y sin diversificación, además de que no es un activo financiero. Otra opción a medio camino entre la inversión tradicional y el crowdfunding es Ecoo, que permite invertir en plantas fotovoltaicas comunitarias mediante sus participaciones a largo plazo (desde 100 euros y una rentabilidad después de impuestos del 5%) o corto plazo (1,5% rentabilidad anual después de impuestos y desde 1.000 euros).

En esta web tienes una herramienta interesante para ver el retorno de la inversión en función de una serie de parámetros y a partir de qué años comienza a ser una ganancia neta.

Sin embargo, muy recientemente se ha creado Fundeen, una plataforma de financiación participativa que se ha registrado recientemente en la CNMV . Su objetivo es facilitar la participación en proyectos concretos de energías renovables bien mediante capital o mediante préstamo a partir de 500 euros, con una rentabilidad estimada del 7% y la creación de un marketplace para dar liquidez a este activo.

Este el proyecto que tienen actualmente en financiación, la instalación de un planta fotovoltaica para cubrir el 25% de la demanda energética de un campo de golf en Málaga. El horizonte temporal es a 15 años y la rentabilidad estimada es de 7,47%.

De momento no han financiado ningún proyecto, pero seguiremos de cerca esta plataforma para ver su evolución. Puede ser una alternativa atractiva en el futuro.

 

 

Para compartir información y opiniones sobre este tema tenemos el hilo específico de Energía verde en el Laboratorio.

 

 

 

 

Inversión proptech o crowdfunding inmobiliario

En este curso analizaremos las características de la inversión proptech o crowdfunding inmobiliario y lo que ésta nos puede aportar a nuestra cartera. Además, veremos las ventajas e inconvenientes de este tipo de inversión, así como las plataformas que nos permiten participar en este tipo de activo.

1. ¿Qué es el proptech?

El proptech o crowdfunding inmobiliario (en inglés, Real Estate crowdfunding) consiste en la inversión en proyectos inmobiliarios a través de plataformas de financiación participativa, de forma que los inversores minoristas podemos participar del negocio inmobiliario a partir de importes muy bajos. De esta manera, gracias a la tecnología empleada por las plataformas fintech, podemos adentrarnos en este negocio sin necesidad de disponer de un gran patrimonio, que es su principal barrera de entrada.

Dentro de las diferentes “verticales” fintech, el crowdfunding inmobiliario es de las que mayor financiación ha captado, probablemente debido a que en nuestro país existe una gran tradición del sector y es un tipo de inversión sencilla de comprender.

Hasta el momento disponíamos de diferentes formas o vehículos para invertir en este negocio, como por ejemplo: (i) la adquisición directa de una vivienda o plaza de garaje con el objetivo de arrendarla; (ii) la adquisición de participaciones en un fondo de inversión centrado en este sector; o (iii) la compra directa de acciones de compañías constructoras e inmobiliarias o de REIT (en España tenemos las SOCIMI).

Sin embargo, frente a las opciones mencionadas, las plataformas proptech nos permiten invertir en el sector a pesar de disponer de un bajo presupuesto y con una alta diversificación a través de diversos proyectos.

2. Características, ventajas e inconvenientes

A continuación, vamos a comentar las características de este tipo de inversión, ya que como siempre debemos entender el tipo de activo en el que tenemos intención de invertir.

2.1. Características

Dentro del crowdfunding inmobiliario existen diferentes tipos de inversión, pero debemos partir de la principal diferencia, como es el vehículo empleado:

Capital o Equity: Consiste en la creación de una sociedad limitada como vehículo de inversión. Con los fondos captados para el proyecto concreto, la plataforma crea una empresa cuyo patrimonio es el total de los fondos. Una vez formalizada la sociedad, ésta adquiere el activo inmobiliario. Por tanto, seríamos accionistas de la misma.

Préstamo: Consiste en la financiación a un promotor para la adquisición y reforma de un inmueble, o para la construcción de vivienda nueva.  De esta manera, nos convertiríamos en prestamistas, realizando un servicio tradicionalmente de los bancos, y recibiríamos como contraprestación unos intereses.

Tras realizar la división inicial, podemos distinguir diferentes tipos de oportunidades:

  • Compra y posterior reforma del inmueble con el objetivo de arrendarlo.
  • Compra y posterior reforma del inmueble con el objetivo de venderlo.
  • Adquisición de terrenos y posterior urbanización de los mismos.
  • Financiación de promociones de vivienda nueva.

Además, el período de inversión es diferente según cada oportunidad, el cual puede oscilar entre los 6 y 60 meses aproximadamente.

Con base al tipo de inversión, al período invertido y al riesgo de la inversión, la rentabilidad obtenida por cada proyecto variará. Dicha rentabilidad puede oscilar entre el 4% y el 10% anual, sin considerar las comisiones de la plataforma y el tipo impositivo.

A continuación, comentaremos las principales ventajas e inconvenientes de este tipo de inversión:

2.2. Ventajas

Baja inversión inicial: Como ya hemos mencionado anteriormente este tipo de inversión requiere un capital mínimo, ya que se puede participar en los proyectos desde 50 euros, por lo que se elimina una de las barreras de entrada al mercado inmobiliario.

Diversificación: Esta inversión nos permite una alta diversificación, tanto por tipo de proyecto como por geografía. Dependiendo de la plataforma que utilicemos, podremos invertir en diferentes ciudades de nuestro país, o incluso en el extranjero, a través de una plataforma española o extranjera.

Descorrelación: Este tipo de inversión está descorrelacionada de los mercados de renta variable o renta fija, ya que el rendimiento que percibiremos será fijo y establecido de antemano. Dicho esto, debemos tener en cuenta que el sector inmobiliario en España está fuertemente vinculado a la situación económica del país.

Liquidez: En función de la plataforma elegida y del tipo de oportunidad, podremos disfrutar de un mercado secundario (un marketplace privado) en caso de querer deshacernos de nuestras posiciones. Con esto evitamos uno de los grandes inconvenientes de este tipo de inversión como es la iliquidez.

Gestores profesionales: Las plataformas proptech suelen estar dirigidas por profesionales con amplia experiencia en el sector, por lo que aportan valor y criterio en el momento de seleccionar las oportunidades que publican.

2.3. Inconvenientes

Por otro lado, debemos considerar las desventajas de este tipo de inversión:

No se obtiene la propiedad del inmueble: La principal crítica al proptech es que, a pesar de que nos permite participar en el sector inmobiliario, en ningún caso participamos de la propiedad directa del activo inmobiliario. Bien mediante la participación en oportunidades de capital, bien mediante la participación en proyectos de préstamos, en los cuales somos acreedores, no tenemos la propiedad del subyacente. Por tanto, no se puede considerar inversión pura en activos reales.

Evaluación del riesgo: La asignación del rating a cada tipo de proyecto, el cual se realiza en función del riesgo que asumimos en cada inversión, se realiza desde la propia plataforma, no desde una sociedad independiente ni por el regulador. Como veremos más adelante, en España estas plataformas pueden estar registrar en la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores), pero en ningún caso el regulador supervisa las oportunidades concretas ofertadas ni la información facilitada por los promotores.

Rentabilidad bruta: Las rentabilidades publicadas de los proyectos son brutas, por lo que no consideran las comisiones de gestión, que dependerá de cada plataforma y tipo de oportunidad, así como el coste fiscal, cuyo tipo mínimo es del 19% y es la retención que practica la plataforma.

3. ¿Cómo invertir en proptech?

Antes de entrar en las plataformas concretas que podemos emplear para la inversión en proptech, vamos a comentar aquellos aspectos que debemos considerar para la elección de la plataforma:

3.1. Aspectos a considerar

Plataforma regulada: El hecho de que una plataforma esté regulada no nos asegura nada, no garantiza nuestra inversión, sin embargo nos indica que al menos ha tenido que cumplir una serie de requisitos, tales como: (i) disponer de un seguro de responsabilidad social para proteger a los inversores frente a posibles negligencias llevadas a cabo por la plataforma, (ii) diponer de una garantía de pago para que en caso de quiebra de la plataforma los inversores continúen cobrando las cuotas de sus préstamos o (iii) que el dinero aportado por los inversores se deposita en una cuenta bancaria distinta a la de la plataforma.

Trayectoria de la plataforma: Un aspecto relevante es el tiempo que lleva operando la plataforma, ya que a pesar de ser en un sector novedoso y con poca historia, las plataformas más antiguas llevan 3 o más años operando.

Volumen financiado: El volumen financiado es un aspecto que nos puede servir de referencia, no es lo mismo que haya financiado proyectos por importe de 300.000 euros que 10 millones de euros.

La morosidad: Es un punto fundamental, al igual que en las empresas de crowdlending, la tasa de morosidad es relevante. En muchas ocasiones no se publica y es un aspecto que manifiesta una de las claves de este negocio como es el análisis de riesgo de los proyectos realizados por los profesionales de la plataforma.

3.2. Plataformas españolas

A pesar de que el proptech es un sector con pocos años de historia, en España ya existen más de 10 plataformas de este tipo de inversión. Por tanto, disponemos de un amplio abanico para elegir. Anteriormente hemos mencionado que un aspecto importante es que la plataforma en cuestión esté regulada, por lo que vamos a comentar aquellas que actualmente están autorizadas por la CNMV conforme a lo establecido en la en la Ley 5/2015, del 27 abril, de fomento de la financiación empresarial.

A continuación, mostramos una imagen resumen con las características de las plataformas con actividad registradas en la CNMV:

Housers: Es la pionera en España, con más de 70 millones financiados y 100.000 usuarios.

Civislend: Plataforma que de momento no ha financiado muchos proyectos, pero con gran éxito. Oportunidades de capital y préstamo.

Icrowdhouse: De las plataformas registradas en la CNMV es la más joven, sólo dispone de oportunidades de capital.

Los datos correspondientes a fondos captados y el número de usuarios han sido obtenidos de las propias plataformas.

Adicionalmente, existen PropCrowd y Bricks&People que no disponen de licencia propia de la CNMV, sin embargo emplean la de terceros.

El listado de las plataformas registradas en la CNMV no está cerrado e irán surgiendo nuevas plataformas. Puedes comprobar el listado actualizado aquí. En este listado no sólo figuran las proptech, sino todas las plataformas de financiación participativa registradas.

3.3. Plataformas extranjeras

Adicionalmente, detallamos algunas de las principales plataformas extranjeras, las cuales son las pioneras del crowdfunding inmobiliario, surgido en USA y en Reino Unido. Como con cualquier otro activo, en caso de invertir en una divisa diferente al euro, debemos considerar el riesgo del tipo de cambio, que transforma un ingreso fijo en variable.

Realty Mogul. Plataforma americana, una de las proptech pioneras y con mayor recorrido. Más de 2.000 millones de dólares financiados y más de 175.000 usuarios. La inversión mínima 1.000 dólares y el vehículo utilizado para la inversión es un REIT diversificado con varios inmuebles.

Property Partner. Plataforma inglesa, de las primeras proptech europeas. La inversión mínima es de 1.000 libras. Existe la posibilidad de invertir en oportunidades concretas o bien en un plan de inversión (Growth, Income o Balanced) que agrupa diferentes oportunidades.

Fundrise . Considerada la primera plataforma proptech, es originaria de Estados Unidos. Hasta la fecha han financiado proyectos por valor de 2.500 millones de dólares. Los ciudadanos españoles no podemos utilizarla.

4. Housers

Para finalizar el curso, vamos a comentar más en detalle Housers, que es la proptech española con mayor recorrido y que actualmente cuenta con 100.000 usuarios.

Housers permite a los inversores minoristas participar en sus proyectos desde 50 euros en 3 países diferentes: España, Portugal e Italia, lo que nos aporta una mayor diversificación. También es la primera proptech paneuropea, ya que hasta ahora estas plataformas estaban centradas en un único país.

A continuación, vamos a comentar los tipos de oportunidades que oferta Housers:

  • Ahorro: Consiste en prestar dinero a un promotor para la compra, reforma y alquiler de un inmueble. El horizonte temporal es de 5 a 10 años.
  • Inversión (reforma o promoción):  Consiste en prestar dinero a un promotor para la compra y reforma de un inmueble o para su construcción. Es un tipo de inversión a corto plazo.
  • Tipo fijo: Consiste en la concesión de un préstamo a un promotor inmobiliario, con diferentes objetivos. En este caso el horizonte temporal de la inversión es de 12 a 36 meses.

Actualmente, en la plataforma no se ofertan oportunidades de capital, pero si lo han hecho con anterioridad.

Así es como se muestran las oportunidades ofertadas en la plataforma:

 

En caso de estar interesados en una oportunidad, podemos clicar sobre ella y nos proporcionará toda la información relativa al proyecto: tipo de inversión, localización, promotor, garantías aportadas, información financiera, planos del inmueble, etc… Es una plataforma que aporta gran documentación en cada oportunidad, de manera que podemos comprobar en detalle todas sus características.

Una vez que ya hemos invertido en varias oportunidades, podremos comprobar en la sección “Mis inversiones” todas los proyectos en los que participamos, de una manera muy visual:

 

Dentro de la plataforma, podemos comprobar nuestro nivel de diversificación de una manera muy visual con base al número de inversiones, distribución geográfica, importe, etc…

Un aspecto importante de esta plataforma es que dispone de un marketplace privado llamado “canal de comunicación directa” o CDD en el que tenemos la posibilidad de comprar o vender participaciones en proyectos que ya han sido financiados y están en curso, aportando liquidez al activo (siempre que exista demanda) y eliminando uno de los grandes inconvenientes de la inversión inmobiliaria.

Invertir en vino. Cómo, dónde y por qué.

En este curso veremos las posibilidades que nos ofrece la inversión en vino, ventajas e inconvenientes, así como plataformas o vehículos de inversión que nos permiten la adquisición de este activo.

1. El vino como activo financiero

En el momento en el que nos planteamos la posibilidad de invertir en un activo, la primera cuestión que tenemos que analizar es si es un activo que ha sido utilizado a lo largo del tiempo y si es un negocio con un histórico que podamos analizar. Además, si lleva funcionando varios siglos, mucho mejor. ¿Por qué motivo? Pues porque si es un negocio con mucha historia, considerando todos los cambios que se han producido por el camino, existen altas probabilidades de que sobreviva a los cambios e innovaciones que estamos experimentando y a todos aquellos que se produzcan en un futuro.

El vino se produce y consume desde tiempos inmemoriales, los vinos exquisitos (en inglés, “fine wines”), han sido demandados hasta cubrir su oferta durante siglos, y lo continúan haciendo.

Una de las características principales de aquellos vinos de altísima calidad es que no son replicables, las condiciones climatológicas y los métodos de maduración empleados por los productores de vino (enólogos) son únicos.

El vino se engloba dentro de los activos “collectables”. Es un activo real que en condiciones idóneas de conservación aumenta su precio con el paso del tiempo, al igual que otros activos reales como las obras de arte.

Este tipo de vino necesita un período largo de maduración, por tanto es una inversión tranquila y que requiere paciencia. Si el mero paso del tiempo hace subir el precio y es una inversión tranquila, el problema no es el activo, sino cómo y dónde invertir en él.

 

2. Cómo invertir en vino

A continuación, vamos a analizar las diferentes opciones de las que disponemos para invertir en este activo alternativo:

2.1. Adquisición de botellas

La primera opción para la inversión en vino y más accesible es a través de la compra de botellas, es posible adquirir una caja de entre 2 y 12 botellas a partir de 50 euros. Después compras una cámara adecuada para guardarlo y a esperar. Es la manera más accesible, sin embargo es la más arriesgada y menos recomendable por las siguientes razones:

  • Es necesario poseer un gran conocimiento sobre vinos.
  • Debes conservar el vino en condiciones óptimas por tu cuenta y riesgo.
  • Es un mercado sin liquidez.

Para conocer el valor actual del vino es posible acudir a alguna plataforma de intercambio y consultar los índices de referencia, como cualquier otro tipo de activo. En el caso del vino, el portal de referencia para consultar la cotización de los vinos más exquisitos es LIV-EX.

Índice LIV-EX

Este índice está compuesto por los 100 vinos de mayor calidad y más demandados a nivel mundial, principalmente vinos de Burdeos, y con un Vega Sicilia como única representación española. Es el índice de referencia en el mercado. Puedes consultar la actual composición del índice en la propia web.

Cotización del LIV-EX 100:

El índice está compuesto por aquellos vinos que:

  • Tienen una calificación superior a 95 puntos (sobre 100).
  • Tienen suficiente demanda.
  • Están disponibles físicamente en el mercado de Reino Unido.

El precio ponderado de cada uno de los 100 vinos se calcula tomando como referencia el precio medio LIV-EX (precio máximo demanda plataforma – precio mínimo oferta plataforma) / 2. Posteriormente este precio medio se multiplica por su producción. Los vinos incluidos en el índice son retirados al cumplir 25 años.

Adicionalmente, existen los índices LIV-EX Fine Wine 50, que agrupa los 50 mejores vinos, y el LIV-EX Fine Wine 1000, que aporta mayor diversificación al considerar los 1.000 mejores vinos.

Existen otros índices, pero estos son los más interesantes y de referencia. Para aquellas personas que no tenemos un gran conocimiento de este producto, vamos a analizar otras opciones disponibles.

2.2. Renta variable

Otra opción para invertir en vino es la compra directa de acciones de empresas productoras o distribuidoras de vino. Compañías como Barón de Ley (España), Diageo (Reino Unido), Pernod Ricard (Francia) o Treasury Wine Estates (Australia) por citar algunas.

En este caso, el problema es que tienes que seleccionar en qué empresa invertir y (i) no tienes el suficiente conocimiento sobre vinos como para valorarlos y (ii) tampoco tienes el suficiente conocimiento para elegir la empresa adecuada con base a un análisis fundamental, técnico o macroecnómico.

Por ello, parece más sencillo invertir en un fondo de inversión cuyo objetivo sea el sector vinícola. El fondo más conocido es el March International Vini Catena que tiene posiciones en las empresas mencionadas anteriormente y un equipo gestor profesional.

Otra opción sería invertir en el poco conocido fondo Penghua China Secs Wine Index Fd, pero que sólo tiene renta variable de compañías chinas, o incluso a través del ETF iShares Stoxx Europe 600 Food & Beverage, que tiene posiciones en alguna de las compañías productoras que hemos visto como Diageo o Pernod Ricard.

La cuestión principal es la siguiente, ¿tiene sentido invertir en renta variable si queremos invertir en un activo real?

En principio, no parece que tenga mucho sentido invertir en acciones o fondos de renta variable cuando estamos hablando de un activo real para poder diversificar nuestras inversiones. Para ello ya tenemos el resto de nuestra cartera invertida en renta variable internacional de una manera diversificada y con mejores resultados en el largo plazo. No estaríamos hablando de inversión alternativa, sino de otra inversión en renta variable.

La (única) solución con sentido y posibilidades reales es la siguiente:

2.3. Fondo de inversión alternativo

Cuando hablamos de vinos exquisitos, los llamados “fine wines”, nos referimos a los mejores vinos del mundo, como pueden ser:

  • Domaine de la Romanee-Conti. Conocido por el acrónimo “DCR” y producido en Cote De Nuits, es considerado por muchos el mejor vino del mundo y su precio medio se encuentra en torno a los 15.000 dólares.
  • Château Mouton Rothschild. Vino procedente de la región de Burdeos y considerado otro de los vinos más exquisitos.

El principal problema de adquirir una de estas botellas es que nos encontramos en un mercado ilíquido. ¿A quién le podríamos vender una botella de 15.000 euros? Desde luego no sería sencillo encontrar demanda.

Para solucionar este problema podemos acudir a un fondo de inversión alternativo que realice este tipo de inversiones y que tenga como benchamark algún índice de referencia de materias primas o el mencionado LIV-EX.

De esta forma, conseguimos delegar en expertos toda la gestión de la inversión de un activo que conocemos y diversificar entre una multitud de vinos.

Los principales fondos que invierten en este activo son:

Wine Source Fund

La suscripción minima a este fondo es de 75.000 euros/libras/dólares y su rentabilidad anualizada desde 2012 (6 años) es aproximadamente del 6,5%. Además de en vinos, invierte en champán, coñac o whisky.

El período mínimo recomendado para el inversor es de 3 a 5 años, y tiene unos costes de gestión para el inversor privado del 2% y un 20% sobre resultados.

Los datos originales se pueden consultar aquí.

Wine Investment Fund

La suscripción minima de entrada a este fondo es de 10.000 libras y su rentabilidad anualizada desde 2004 (14 años) es aproximadamente de 10,8%.

El período mínimo recomendado para el inversor es de 5 años, y tiene unos costes de gestión para el inversor privado del 1,5%, 5% de costes de suscripción y un 20% sobre resultados.

 


El portfolio del fondo es el siguiente:

Los datos originales se pueden consultar aquí.

Otros fondos

Existen otros fondos conocidos en el sector, pero que no hacen públicos sus datos, como son el The Bottled Asset Fund o Viniculum. En caso de estar interesado en estos fondos deberás ponerte en contacto directamente con ellos.

3. Rentabilidad-riesgo de la inversión

La rentabilidad riesgo de estos fondos, antes de comisiones, es muy alta. El Wine Source Fund tiene un ratio de Sharpe de 1.38 debido a que la desviación estándar es de 1,90%, que es un dato increíblemente bajo.

Para que realices una comparativa, el ETF de renta fija a corto plazo americana (uno de los más amplios), el SHY, tiene una volatilidad (desviación estándar) de 6,71% para los últimos 3 años.

A las rentabilidades comentadas debemos restarle las comisiones, que son altas, y en el caso de los institucionales disminuyen bastante. De todas formas, estas rentabilidades considerando la baja volatilidad son una inversión atractiva para determinadas personas.

Son fondos dirigidos a inversor institucional, que es donde realmente es interesante incluirlo en la cartera. A nivel retail es más difícil que encaje en una cartera personal, porque tenemos otras opciones más baratas y con resultados parecidos. No obstante sigue siendo una posibilidad más. Cada perfil es diferente.

A continuación, vamos a analizar qué nos puede aportar este tipo de inversión.

4. Objetivos que puede cubrir este activo

Si observamos los rendimientos año a año del Wine Investment Fund (del que tenemos más histórico), llegamos a una conclusión; como activo financiero funciona muy parecido al oro. Sube a lo bestia en 2005, 2006 y 2007 pero en 2008 tiene una pérdida de solo un -4,55% y en 2009 se queda a cero. Entre 2011 y 2015 tuvo resultados malos, pero no malísimos y en 2016 vuelve a tener rentabilidades positivas de dos dígitos. 2017 y 2018 son años planos.

Esto es así porque estamos hablando de un activo real que cumple la función de activo refugio y que nos cubre de la inflación en periodos hiperinflacionarios. Con la ventaja de que el riesgo (volatilidad) es mucho menor que el resto de activos reales, los cambios en su pecio son mucho más suaves, como ocurre en el Whisky y otros “collectables”.

Esta estabilidad en el precio con cierta descorrelación es la ventaja y por donde debería ir el objetivo de esta inversión en su caso. Es un mercado poco saturado, con poca oferta y demanda especializadas.

Este podría ser el objetivo a perseguir si decides incluirlo en tu cartera. Como siempre, cuando decides invertir en algo a largo plazo deberías hacerlo por una razón concreta y porque te aporta algo diferente a la misma.

Tal y como hemos indicado antes, es un tipo de inversión más apropiado para un inversor institucional tipo family office o fondo, pero también existe la posibilidad de integrarlo en una cartera personal.

 

Cómo invertir en Crowdlending con Circulantis

Una forma de invertir en renta fija es a través del Crowdlending.

Circulantis en una buena plataforma para tener esta parte de renta fija, y a continuación vamos a ver:

  • Cómo darse de alta en Circulantis
  • Cómo funciona esta plataforma
  • Cómo invertir de forma automática
  • Rentabilidad que podemos esperar